¿El Internet nos espía?

Me molestan las personas que todavía gastan energías en demandar privacidad en internet. “Nos espían”, dice alguien. (Quiero creer que) normalmente no me irritaría semejante trivialidad, pero me duele la cabeza.

Lo que uno hace en internet no es más privado que lo que hace en la vida real porque el internet es la vida real. La palabra internet no debería escribirse con mayúscula. Excepto en el título de una entrada, porque queda lindo.

Cuando hablás mucho con alguien por Whatsapp, esa persona te aparece arriba de todo en el Facebook Chat de la computadora aunque jamás le hayas hablado por este medio. Cuando ves varios capítulos de una serie por Netflix, te aparecen videos de esa serie en la home de YouTube aunque jamás hayas visto un video en YouTube de dicha serie.

Esto pasa porque estos datos (fácilmente obtenidos por cualquier aplicación) se traducen en información vital sobre el comportamiento y los intereses de los usuarios que se vende a diversas empresas, no para que te espíen sino para vender productos. Whatsapp quiere que lo uses mucho, YouTube quiere que mires muchos videos, entendiste el concepto. Necesitan saber que te están publicitando cosas que te pueden interesar. Es la misma lógica que lleva a un músico independiente a distribuir su álbum en una disquería en lugar de una panadería. O eso hubiese hecho en la edad de piedra cuando no existían Facebook o Soundcloud. Uno podría alarmarse, a mí me parece más útil comprender la realidad.

#blogvibe

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.