Ser humano

Ayer leí el perfil que hizo Rodolfo Palacios sobre Mirta “Cuca” Antón, la única mujer condenada la semana pasada por la megacausa La Perla. Es difícil entrevistarla, dice Rodolfo. Ella nunca había dado notas así. Que no es cierto lo que dicen de ella, dice Antón. Que nadie la conoce en realidad. Por eso la convence Rodolfo: para qué querés entrevistarme; para contar tu lado humano.

Ayer, también, lo escuché a Cristian Alarcón. Leyó un texto todavía inédito sobre el caso que conmueve a Chile. Nabila Rifo fue víctima en un caso típico de violencia de género: marido golpeador, alcohol, gritos, noche, vecinos que escuchan, temor a contar. Excepto por un detalle, que no es tal: a Nabila le arrancaron los ojos. Y vive para contarlo.

Ayer no podía dormir. Nabila, Cristian; Cuca, Rodolfo. Algo tienen en común, pienso. Algo. Lesa humanidad. La carátula social más que la penal: no hay humanidad en alguien que picanea embarazadas; no es humano alguien que extirpa ojos con las llaves del auto. Pienso. Quizás sea eso lo que más nos perturba: que sí, que son humanos. Que somos todos humanos.

Que nos tengamos miedo a nosotros mismos.