Esta, nuestra comunidad.

Observando a la gente en un centro comercial te puedes llegar a dar cuenta de “como está el panorama” actualmente. Y si encima trabajas en un centro comercial, es impresionante el número de detalles que percibes de los tipos de gente que existen en este santo mundo de Dios. Y digo santo y de Dios, porque madre mía los personajes que existen por ahí.

El consumismo es el rey de nuestro mundo, la gente no busca estar tranquila en sus ratos libres, en sus ratos sin trabajo, sin obligaciones. Nos vemos absorbidos por los comercios, las compras, los gastos, las modas, las tendencias y muchas cosas más. ¿No es mejor irse a la sierra a tocar y sentir la nieve que pasarse todo un día metido en un edificio lleno de tiendas con objetos rebajados a mitad de precio? No sé, yo preferiría lo primero que lo segundo, pero te das cuenta después no en el momento. El español piensa bien pero tarde, ese es el problema.

Si se tiene un mal día, parece que la cura es ir de compras, o, ahora, en su defecto con esto de las nuevas tecnologías, coger un Ipad y quemar la tarjeta de crédito con su ayuda. +“Hola buenas tardes, quería descambiar esto” ,— “Si, ¿me deja verlo? … Ahh esto es un poco más adelante, justo detrás de esa columna” + “¿Perdón, me tengo que mover, no lo puedes hacer tú todo?” — “No, lo siento, son las normas” + “Estoy alucinando, esto no es lo que era…” Vamos a ver, damas y caballeros, si no quieres estar bajo la presión de unas normas prueba con un plan más natural: sal a dar un paseo con tu perro, ve a una exposición, planea una escapada… L@s vendedor@s de una tienda no están pensando en amargarte la vida haciendo que cumplas las normas de un centro donde ellos son unos simples empleados. Es más si vas con buena cara, te responderán con buena cara, el mundo debería funcionar así. Me parece muy injusto ser el sparring de otras personas que han tenido un mal día y lo quieren pagar con el primero que se cruce en su camino. No, el cliente no siempre lleva la razón. En mi opinión todo funcionaría mejor si no se hicieran “excepciones” a la hora de cumplir las normas: si se cierra a las 10 de la noche (que ya está bastante bien) se cierra a las 10, no es mi culpa que el cliente no sepa levantar la muñeca y mirar el reloj, yo tengo una vida y me gustaría vivirla, gracias.

El problema de nuestra comunidad son las facilidades que esta ofrece al ciudadano, y no digo que todas sean malas, por supuesto, pero hay algunas que mal acostumbran y son innecesarias. Como el peloteo al cliente. ¿Por qué no establecemos una relación cordial de compra- venta? Somos personas iguales, no hace falta “pelotear al comprador”, va a comprar lo mismo y tú no vas a ganar más por humillarte.

Apostemos por relaciones cordiales, y apostemos por el buen trato y el tratar a los demás como nos gustaría que nos tratasen a nosotros. Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo.
Like what you read? Give Sara Escribano de Francisco a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.