Ciclo

Skip to content

Veo las luces de las ciudades
escucho los ecos del futuro
del progreso
me estremecen,
pero ya no se que son
o como, o cuando fueron,
si fui alguna vez parte de ellos
si los tuve cerca alguna vez
o si viví para ser parte de ellos.

En pausa de mí
y de los asesinos a mi alrededor
me desarmo en ellos
me caigo a pedazos
en su horror
me derrito en su camino, en derredor,
una y otra vez.

Y muero en vida,
voy secándome en el ruido diario
que quiere pasar por melodía,
me pierdo en medio de los sueños apilados
entre las balas y los muertos
los números para las bolsas de comida y los entierros,
bajo el pesado odio del vecino que no entiendo y que me aterra.

Me marchito
le confieso al reflejo en el espejo
“No quiero nada ya”
“No me importan las migajas”

“Dame las migajas”.

Es cuando se que he perdido las batallas
que perderé también las guerras
y dejo entrar más en mí
la terrible ponzoña,
que se hunde ahora,
que me abre en dos esta vez,
para en el más profundo dolor
poder recordar:
Las luces, la ciudad,
Las calles sin miedo,
La música en la plaza,
tu amistad que ya no está, todas las que se fueron,
el cine, el alma, las risas, el vuelo, la poesía
la vida
la vida y yo
la vida antes de esto que no se si soy.

Entonces,
muero


Originally published at ensayoyerror2017.wordpress.com on June 20, 2017.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Zombie queen.’s story.