¿Porque cuesta tanto saltar?

Siempre hablo de atreverse a perseguir lo que nos gusta, atreverse a perseguir ese “sueñito” que tenemos tirado en el «lóbulo de cosas para hacer cuando me jubile». ¿Pero por qué cuesta tanto atreverse a cambiar nuestra realidad para vivir como realmente queremos? ¿En serio me están diciendo que a lo que más aspiramos como sociedad es a poder tener casa, auto y darnos gustitos a cambio de dinero los fines de semana? ¿En serio no hay nada más?¿ Y qué hay de esas actividades que nos encanta realizar? ¿Que haríamos incluso si no nos pagaran? Cosa qué de hecho muchos ya hacen.

Existen personas motivadas que a diario dedican al menos una hora a ser ellos, y a luchar por lo que consideran su esencia, a alimentar ese talento oculto quizás para algún día no hacerlo en secreto. Quizás para algún día vivir de él.

Cuantas horas has dedicado esta semana a ser tú mismo?

El gran problema que se plantea al momento de probar fórmulas distintas para vivir y desarrollar nuestras habilidades, es que pensamos y creemos rotundamente que atreverse a cambiar la propia realidad significa dar un enorme y difícil salto al vacío y esperar sobrevivir. Poner todos nuestros recursos en un único impulso de fé y confiar en que esta fórmula es la ideal para poder cumplir nuestra meta.

Abandonar todo, loco

Abandonar todo para hacer lo que amo.

Si lo planteas así probablemente jamas te atreverías.

Existe la creencia de que mucha de la gente que hoy cumple sus metas y objetivos a niveles de excelencia probablemente sean unos superdotados, y con esto me refiero a empresarios, artistas, estrellas del fitness e inclusive estrellas espontaneas que surgen en programas de talentos, es decir probablemente este personaje que roza la excelencia debe haber nacido exitoso y con habilidades excepcionales para la escritura, el deporte , el canto o los negocios y jamás de los jamases pensamos que sea fruto del trabajo duro.

Pero no es así, afortunadamente, puedes seguir teniendo la vida que tienes y aun así hacer una pequeña ofrenda a diario a ti mismo, para que puedas alcanzar esa meta, la tuya. Solo debes saber lo siguiente, antes de ser un buen futbolista, antes de ser un buen guitarrista, todos tienen algo en común.

Constancia

Lo que no sabes es que esos resultados que tú estás viendo probablemente sean el fin de un largo camino, que quizás esta persona lleva recorriendo años paralelamente a su vida. Probablemente todos tengamos que trabajar por necesidad, de hecho todos lo hacemos por eso, pero también somos muchos los que tratamos día a día de alcanzar nuestras metas, con pequeñas acciones pero eso si con la constancia como estandarte. Y no trabajamos por dinero, trabajamos porque cada hora que invertimos trabajando, puede ser una buena cantidad de horas libres para dedicarle a nuestro sueño, para dedicarle a mi familia, o para entregarnos al placer de no hacer nada.

Supongamos un poco

A tí te gusta pintar y crees que lo haces bien, en este caso aplicar la idea anterior seria: dejar tu trabajo, ponerte a pintar como un loco y esperar a vivir de eso,sin mas preámbulo. Así es como lo ve gran parte de la gente.

Por eso muchos esperan ganar la la lotería, no se quieren sacrificar por tener estabilidad financiera día tras día, esperan el golpe de suerte.

Pero hacerlo de esta manera aparte de insensato seria la excusa perfecta en sí mismo para no hacerlo, porque como ya hemos visto a otros intentarlo de esta manera, es decir dando un salto al vacío, sabemos que lo más probable es que no funcione y entonces ahí se quedan nuestras ganas de cambiar, en una mera fantasía mental la cual postergamos diciendo:

No! yo he visto a otros arriesgarse por algo así, y hoy están en la quiebra y no tienen que comer, mejor no lo haré, está bien lo que estoy haciendo, no me llena pero al menos tengo lo mío.

Y es de esta forma es como nos convencemos a nosotros mismos de que estamos en la senda correcta y se acabó. Nada más de perseguir sueños ficticios que jamás se harán realidad. Nada mas de pintar tonterías, nada mas de escribir mierda, nada más de rasgar la guitarrita. Nada de nada.

A producir se ha dicho. Que tu familia no comerá retratos, no se alimentara de Do ni de Fa.

Ni podrás pagar la colegiatura con este escrito.

Hay otra manera

El problema radica en que seguimos esperando asestar ese gran golpe que nos lleve a vivir la vida que queremos y creemos cabalmente que todos los que lo han logrado en la historia, lo han hecho porque siempre fueron superdotados o porque tuvieron suerte o porque son seres de otro planeta, pero la realidad es otra, la realidad es muy distinta.

Y es que para lograr cambios reales debemos entender que no se trata de dar el golpe de suerte que nos lleve a vivir la gloria sino que muy por el contrario, es una serie de pequeños esfuerzos durante mucho tiempo que suman y suman pero que inevitablemente terminan acumulándose y llevándonos por donde siempre hemos soñado.

Si haces algo durante mucho tiempo repetidamente, inevitablemente dará resultados, aunque no quieras.

Analicemos

Tomar una copa de vino, no me hace alcohólico.
Fumar una vez no me hace fumador.

De esta misma manera

Tocar una vez las cuerdas de una guitarra no me hace guitarrista.
Pintar una vez un retrato no me hace retratista.
Ir una vez al gimnasio no me hace chico fitness.

En ambos casos la diferencia radica en nuestra capacidad para ser constantes.

Bueno finalmente te confieso que la única clave es la constancia misma y si te falla la inspiración, búscala! Que no huya.

Cualquier recomendación o duda, házmela llegar.

Me encanta la critica.

Si te gusto mi articulo, dale Recommend para que otra gente pueda leerlo, si no te gusto puedes probar suerte con los otros que he escrito, si no te gusto ninguno puedes seguir viendo el reality show. De todas maneras si llegaste hasta acá, ¡Gracias por leer!

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Sebastian Benavides’s story.