Bolivia: Nativos iniciaron rituales de Pachamama

Bolivia.- Miles de nativos de la franja andina de Bolivia concibieron rituales y ofrendas en los cerros alrededor de la metrópoli de La Paz, para dar inicio al mes de la Pachamama (la diosa madre-Tierra), una ancestral práctica para solicitar prosperidad y perdón por los errores cometidos.

Según reseñó el portal Telesur, como ya resulta hábito, desde primeras horas de la mañana, conjuntos de poblaciones originarias se dirigieron hasta el cerro La Cumbre, a cerca de 30 kilómetros de la sede de gobierno, en una nutrida vía de ingreso a la provincia cocalera de Yungas, para calcinar ofrendas, una mezcolanza de raíces, dulces, huevo o frutos, y ofrecerlas a la diosa nativa.

Gran cantidad de las ofrendas, realizadas en pequeños retablos con fuego encendido, son fetos o crías preparadas de llamas y de ovejas que, según quienes las venden, sucumbieron de manera natural y son acopiados en el campo debido a que son uno de los compendios centrales de los ritos dedicados “a saturar el hambre” de la “Madre Tierra”.

Mientras se efectúan las quemas, los ciudadanos bolivianos ruegan por salud, bonanza en los negocios o para que la Pachamama les suministre las energías positivas del medio ambiente. Los ritos andinos concuerdan con el mes de la siembra y se implora a la tierra por buenos frutos.

Esta práctica se extendió a las ciudades andinas donde comerciantes y transportistas acomodan fiestas callejeras con sinfonías andinas para acompañar comidas y bebidas.

Resultado de imagen para Bolivia: Nativos iniciaron rituales de Pachamama

“Nosotros los nativos, como es nuestra tradición, tenemos una costumbre milenaria, somos beneficiarios de una sapiencia forjada en miles de años, en nuestros días hemos comenzando (tanto en las montañas como en la cancillería) con el ofrecimiento a la Pachamama reconociendo que somos hijos de la madre-tierra”, aseveró el funcionario diplomático de Bolivia, Fernando Huanacuni.

Una de las acciones más trascendentales de la jornada será el ritual en homenaje a la Madre Tierra, durante el que se sepulta alimento en forma de agradecimiento.Rompemos el vientre de nuestra Madre Tierra para colocar en ella nuestras alegrías, tristezas y esperanzas. La madre después se manifiesta. Están todos invitados a participar en este momento espiritual”, explicó un nativo de Bolivia.