Polo Norte: Dos grados más caliente

Los políticos en Estados Unidos de Norteamérica se encuentran atentos al desconcierto en Washington. Sin embargo, ciertas personas pertenecientes al mundo científico permanecen atentos al caos en otra zona: el Ártico

Actualmente las noches son polares en el área y el sol no sale en la mayor parte del Ártico. Es entonces cuando se conjetura que el Ártico se torna frío, cuando el hielo marino que envuelve el vasto Océano Ártico se presume que debe progresar y engrosarse.

Pero durante la segunda mitad del año 2016 -que ha sido un año extravagante para la zona, con diversos registros que instituyen récords mensuales minúsculos de la amplificación de hielo- este asunto se salió de su curso. El Ártico se encuentra caliente y una extensa masa de aire frío polar se traslada hacia Siberia.

En el mismo orden, uno de los indicadores determinantes del estado del Ártico -la ramificación del hielo marino que abriga el océano polar- se redujo a una proporción récord. El hielo se solidifica de nuevo, como invariablemente lo hace en esta estación del año después de conseguir su mínimo durante el mes de septiembre, pero no lo está forjando tan rápido como de hábito.

De hecho, el espacio del hielo resulta aún más chico de lo que era durante el exploración y registro más bajo en el año 2012.

Los espectadores en la red social Twitter versados en el Ártico se encuentran aturdidos. Zack Labe, un alumno de doctorado de la Universidad de California en Irvine, que experimenta el Ártico, tuiteó una fotografía el miércoles desde el Instituto Meteorológico de Dinamarca que evidencia que las temperaturas del Ártico permanecen cerca de dos grados centígrados más altas que lo estándar.

“A pesar de la llegada de la Noche Polar, el clima y las temperaturas cerca del Polo Norte se acrecientan, escenario extraordinaria ahora en el Ártico, con bajo hielo marítimo”, añadió Daniel Swain, un especialista climático de la UCLA.

Este resulta el segundo año inmediato en el que las temperaturas en el ambiente del Polo Norte se han acentuado a niveles extrañamente calurosos. Durante los últimos días del año 2015, la temperatura cercana al Polo se proyectó hasta el punto de fusión gracias a una fuerte tormenta que bombeaba aire caliente en el territorio.