El blog de cocina que factura 30.000 dólares al mes (case study)

Un blog personal de recetas de cocina declara ingresos de más de 30.000 dólares mensuales

¿Se puede vivir de un blog de cocina? A esta pregunta la mayoría de la gente respondería que no.

Como siempre hay optimistas, algunos pocos te dirían que con MUCHO esfuerzo es posible generar algunos ingresos.

Pero lo que nadie en sus cabales se atrevería a decir es que es posible ganar lasalvajada de 30.000 dólares al mes.

Pues es posible. Esa es la facturación mensual (25.000 dólares en beneficios netos) de Lindsay y Björk, autores del blog Pinch of Yum. Un blog de recetas. Tal cual.

¿Cómo lo hacen? ¿Cuál es el secreto?

Vayamos por partes. Lo primero: ¿cómo conocemos estos beneficios? Muy sencillo: cada mes, esta parejita de Minnesota hace públicos los datos de tráfico e ingresos que les acreditan como el blog más exitoso, por mucho, dentro de su temática.

¿Cómo sabemos que lo que dicen es cierto? ¿Hay alguna garantía? Sí. Los ingresos están desglosados según el medio del que provienen. Muchas de estas fuentes son empresas independientes, para las que Pinch of Yum “trabaja” captando clientes (es decir, se trata de acuerdos de marketing de afiliación; luego veremos más sobre esto).

Si los ingresos declarados en sus informes mensuales no fueran ciertos, se les podría desenmascarar muy fácilmente: bastaría contrastar datos con cualquiera de las empresas con las que dicen estar ganando dinero.

En otras palabras, al declarar ingresos provinientes de empresas con una reputación intachable en internet como Amazon, Aweber, E-junkie, StudioPress o Bluehost, están añadiendo un sello de aprobación a sus cifras.

Al fin y al cabo, uno de los mayores activos que puede tener un blogger de éxito es su reputación. Y no la van a arriesgar mintiendo de una forma tan tontorrona y fácil de desbaratar.

Descartado el engaño, sus informes mensuales demuestran que con un blog personal es posible triunfar y hacerlo mejor que muchos grandes grupos editoriales. Dentro de una industria tan saturada y poco propicia para dar pelotazos desde el salón de tu casa, como es el mundo de la cocina.

Pero sé lo que estás pensando. Que lo suyo es un milagro, un caso entre un millón, que no merece la pena intentarlo.

El éxito de Pinch of Yum no es un milagro, ni algo imposible de reproducir.

Al contrario. Por más que analizo su caso, llego siempre a la misma conclusión. Lindsay y su marido Björk no tienen nada de extraordinario. No hay nada que les diferencie de lo que suele ser el clásico blogger de nutrición, moda o estilo de vida.

De hecho, los autores de Pinch of Yum también se las vieron en sus inicios con el mismo problema que el 99% de los bloggers. Su blog no generaba nada.

Esta situación duró dos largos años, en los cuales Lindsay y su marido no vieron ni un dólar. Cuando, hace tres años se decidieron a publicar su primer informe mensual, confesaron haberse embolsado 21 dólares.

Pasar en 3 años de 21 a 25.000 dólares al mes no es un milagro, sino fruto de la constancia. En no darse por vencidos está la primera lección que cualquier blogger puede sacar de Pinch of Yum.

Que ahora mismo no estés monetizando tu blog no quiere decir que no puedas generar ingresos o vivir de tu blog más adelante.

Incluso si llevas dos o tres años y todavía no ves dividendos, la situación todavía puede cambiar. El problema no es que tu blog sea imposible de monetizar. El problema es que has caído en los errores de todo blogger que comienza, y hay una serie de cosas que no estás haciendo bien.

Repito que Lindsay y Björk son como cualquier otro blogger. Pero hacen tres cosas muy bien:

  1. Saben el valor de una buena imagen
  2. Logran llegar a mucha gente, tienen cantidades enormes de tráfico
  3. Venden cosas

Estos 3 factores, sobre todo el último, son la clave de su éxito. Vamos a verlos uno a uno. Seguro que te convencerás de que son cosas que, en el fondo, cualquiera puede hacer en su blog.

1. El valor de tener buenas imágenes

Si echas un rápido vistazo a Pinch of Yum, enseguida habrá algo que te llamará la atención. Todos sus posts tienen varias fotos enormes, con buena resolución, bien iluminadas. Son tan buenas como las que podría hacer un profesional.

Antes de vivir de su blog, Lindsay era profesora de educación secundaria. No sé qué tal se le daba la fotografía cuando empezó con Pinch of Yum, pero sí sé que a día de hoy lleva cinco años fotografiando comida, y lo hace muy bien.

Sea cual sea la receta de la que están hablando, esas fotos te dan ganas de probarla. De hacerla para tu familia, de decírselo a tus amigos del trabajo. De compartirla.

El ascenso de Pinch of Yum se ha producido en los tres últimos años, lo que coincide con el ascenso de dos redes sociales centradas en la imagen: Pinterest e Instagram.

En ambas redes, a la gente le encanta compartir fotos de comida. En ambas, Pinch of Yum tiene una legión de fieles seguidores (cuidado: no recomiendo echar un vistazo a sus perfiles en estas redes antes de comer, te morirás de ganas de probar sus platos).

Pinch of Yum tiene más seguidores en sus perfiles de Pinterest e Instagram que en Facebook y Twitter. Eso ya dice mucho sobre en qué redes basan su estrategia.

Y si te fijas, los posts de su blog sólo incluyen un botón para compartir. No es el de Facebook ni el de Twitter. Es el de Pinterest.

Tiene su explicación. La audiencia de Pinterest es principalmente femenina(83%), con buena capacidad adquisitiva, y además es una red que más tráfico envía a páginas externas, sólo por detrás de Facebook y por encima de Twitter. El dato es importante, porque tanto Facebook y Twitter tienen muchos más usuarios que Pinterest. Es decir, es más probable que los usuarios de Pinterest hagan clic para ir a tu página, a que lo hagan los usuarios de Facebook o Twitter.

Como guinda, los estudios calculan que cada clic desde Pinterest significa cuatro veces más dinero para un negocio que cada clic desde Twitter. Esto las marcas lo saben muy bien y por eso se aseguran de tener presencia en Pinterest.

Entrando más en detalle sobre el tipo de público que usa Pinterest, podríamos decir que es la red de las “mamás” y las mujeres de mediana edad en general. Un 83% de los usuarios son mujeres y un 45% se encuentran entre los 35 y 54 años. Y por último, el 66% de los usuarios citan “Cocina y restaurantes” como uno de sus intereses principales. Así pues, todo encaja para Pinch of Yum.

2. Para vender mucho, necesitas que mucha gente te vea

¿Cuánto público es mucho público? Según Google Analytics, un millón y medio de usuarios visitaron Pinch of Yum en abril de 2015.

¿De dónde vienen todas esas visitas? Cotillea un poco en su informe, ahí están todas las fuentes de tráfico. Pinterest, Google, BuzzFeed, Facebook, su propia newsletter… (Relacionado: Cómo escalar posiciones en Google)

Como veremos luego en el caso de las fuentes de ingresos, su estrategia es estar activo en muchos medios y canales. No todos ellos van a funcionar tan bien como Pinterest (su máquina de atraer clientes número uno), pero al fin y al cabo lo que atrae tráfico desde Pinterest también puede atraer tráfico desde otras fuentes, aunque sea en menores porcentajes.

Un millón y medio de usuarios mensuales puede parecer una cifra inalcanzable, pero si Pinch of Yum, un blog de recetas, puede, también otros pueden hacerlo.

Se trata de ofrecer el contenido adecuado para la audiencia adecuada, y ponerlo en los canales adecuados.

No voy a decir que el resto venga solo. Pero si fallas en tu estrategia de contenido, si no estás dando lo que tu público quiere o no lo estás colocando en los canales adecuados, no hay nada que hacer. No puedes vender, ni mucho ni poco, si eres prácticamente invisible.

3. Para ganar dinero, hay que vender algo

También es cierto que no sirve de nada tener millones de usuarios cada mes, si no somos capaz de monetizar ese tráfico. En mi guía Cómo monetizar una web explicaba que la clave para ganar dinero en internet es, en primer lugar, vender algo.

Si te limitas a captar el tráfico y dejar que sean otros los que hagan el trabajo de monetizar ese tráfico (por ejemplo mediante publicidad), te vas a quedar sólo con las propinas.

Por el contrario, si usas la audiencia que has creado y que ya confía en ti (porque son fans de tus contenidos) para vender tus propios productos o recomendar personalmente los de otros, ahí es cuando sucede el milagro.

Es importante señalar que, mientras Lindsay se encarga de crear el contenido, su marido Björk está exclusivamente a cargo de buscar y gestionar vías de ingresos para el blog. Una tarea para la que hace falta talento e imaginación. Encontrar productos que vender, dentrod e ciertos nichos, no es fácil.

¿Qué vende exactamente Pinch of Yum?

Antes hemos dicho que lo que más destacaba del blog eran sus fotografías. ¿No te gustaría poder subir fotos así de buenas a Instagram, en lugar de las chapucillas que haces con tu móvil cuando sales a comer?

Pues ahí está una de las principales fuentes de ingresos de Pinch of Yum: un ebook en el que Lindsay enseña a fotografiar comida de manera profesional. Este ebook le generó 4.000 dólares en abril de 2015.

¿En qué eres un experto? ¿Qué le puedes enseñar o aportar a tu audiencia? Saca lo mejor de ti y conviértelo en un producto vendible.

Además de el ebook de fotografía culinaria, Lindsay tiene otro ebook de sencillas recetas caseras (también una excelente fuente de ingresos a lo largo de estos tres años) y, quizá lo más importante, una guía gratuita en la que explica cómo crear un blog de comida en tres sencillos pasos.

¿Gratuita? ¿Pero esto no va de ganar dinero? Sí, pero resulta que esa guía gratuita es también su fuente número uno de ingresos. ¿Cómo es posible?

Bueno, para poner en marcha un blog en condiciones hacen falta dos cosas: un WordPress y un servicio de alojamiento. En esta guía, Lindsay y Björk recomiendan el servicio de alojamiento que ellos mismos usan (Bluehost) y proporcionan un enlace afiliado para contratarlo, junto con todas las instrucciones para realizar la compra.

Esto quiere decir que, por cada persona que siga el enlace y acabe contratando un servicio con Bluehost, ellos se llevan una comisión. ¿Sabes cuánto factura mensualmente Pinch of Yum a Bluehost gracias a ese post y ese enlace? Seis mil dólares, un mes sí, otro también.

Una última nota sobre sus ingresos. Están muy diversificados. Sí, el enlace afiliado de Bluehost o el ebook de fotografía son las dos principales fuentes, pero eso “sólo” sumaría 10.000 dólares en abril. Los 15.000 dólares restantes vienen de una serie de fuentes que no son no tan importantes por separado, pero que juntas marcan la diferencia entre tener un blog que te da para vivir, y tener un negocio en condiciones.

Como explicaba en mi guía de monetización, ciertos modelos no son idóneos como base de tu estrategia de ingresos, pero pueden ser un apoyo nada despreciable si eres capaz de generar mucho tráfico. Pinch of Yum está recibiendo unos mil dólares mensuales de una red de publicidad. Minorista y especializada, eso sí, no un mayorista estilo AdSense.

Otro pequeño dato: el récord de beneficios netos de Pinch of Yum está por encima de los 30.000 dólares mensuales. En agosto de 2014, se embolsaron 32.647 dólares. ¿Lo superarán este año?

Sumando todo, el blog de Lindsay es ahora mismo una máquina de ganar dinero, y no estoy nada seguro de que haya tocado techo. Me extrañaría que grandes grupos editoriales como Condé-Nast no la hayan tentado ya con alguna oferta mareante a cambio de quedarse con su blog.

En fin, ahora que ya conoces las claves, ¿sigues pensando que es un caso milagroso, o que los demás no son capaces de hacerlo? Yo creo que no.

¿Hay otros ejemplos comparables al de Pinch of Yum? Sí, muchos. La moda de la transparencia se ha abierto paso en la blogosfera anglosajona, y gracias a eso podemos seguir y comparar los ingresos de un buen número de blogs.

Hay varios bloggers que se mueven en cifras parecidas a las de Pinch of Yum, sin embargo casi todos ellos se dedican a un nicho conocido desde hace tiempo por ser terreno abonado para ganar dinero. Se trata del mundo de las finanzas personales, los ingresos pasivos, el emprendimiento online… En definitiva, blogs sobre ganar dinero. Tenemos por ejemplo a Making Sense of Cents (32.000 dólares en abril de 2015, a los que hay que restar gastos) o a Moms-Make-Money, que en su último informe (enero 2015) declaraba 18.376 dólares en ganancias.

Mi ejemplo favorito, por ser un blog de indiscutible calidad y muy interesante de leer, es el de Matthew Woodward, un experto en posicionamiento que decidió que, además de trabajar de manera privada para sus clientes, también podía hacer dinero con un blog de SEO y marketing digital, y mostrarle a todo el mundo sus ganancias. Lógicamente, a más ganancias, más clientes deseando trabajar con él, por lo que es una maniobra perfecta. Matthew publicó 26.200 dólares de beneficios en abril de 2015, aunque su récord está en 35.000 dólares (noviembre 2014).

¿Y en España qué?

Pues precisamente aquí tenemos un caso parecido al de Matthew Woodward, el de Lifestyle al Cuadrado, blog sobre temas de emprendimiento digital.

Su autor, Franck Scipion, también hace públicos su tráfico y sus ingresos. Su último informe mensual (abril de 2015) arroja unos beneficios de 28.000 euros. Lo interesante es que lo hace con un tráfico total muy inferior al de Pinch of Yum (se mueve en torno a los 140.000 usuarios mensuales). Esto quiere decir que, dentro del mundo del emprendimiento online, el ratio de usuarios dispuestos a hacer un desembolso es mayor que en el nicho de las recetas de cocina.

En cualquier caso, también en España y con un blog en español puede funcionar y de hecho funciona esta fórmula. Pero dicen las malas lenguas que en España son menos los bloggers que se animan a declarar sus beneficios, por si acaso Hacienda está a la escucha.

¿Serás tú el siguiente blogger en hacer públicos tus beneficios y dejar asombrado a tu público?

Si quieres más consejos para hacer crecer tu audiencia, no te pierdas la guía Cómo escalar posiciones en Google.