25 Cosas que pensé mientras veía a Blur en Concierto.

  1. Tengo sueño.

2. Como se nota que no hay millenials, toda esta chavorrucada efectivamente está cheleando y platicando sin pelar tanto sus teléfonos. Punto para Gryffindor.

3. Estas son las gotas de tequila más putocaras de la historia. Neto. ¿2 mililitros de tequila en vaso? Me estás perdiendo, OCESA.

4. ¿Grupo abridor? Hello, Seahorse… mñe, pudo ser peor. Pudo ser Moderatto vendiendo Pepsi o algo.

5. La cantante ¿Dennise, era? ya embarneció otra vez. Ya regresaron las chichis. Bien por eso. Nomás que la ropita no le ayuda nada, esas ganas de verse fe@s…

6. Tengo sed. Tengo sueño.

7. De los 3 mil que habemos en la pista si solo 3 se han tomado selfies con el grupo abridor debe ser un indicador de algo… creo.

8. Se me hacen conocidos un chingo de espectadores. 20 años de coincidir con muchos de estos muchachos y muchachas. Detrás de esas arruguitas, calvas prematuras y dad/mom bodies las sonrisas hacen la conexión con ese pasado de fiesta, esas son las reconozco. Ando de un pinche poeta… creo que fueron las gotas de tequila.

9. Ya salió Blur. Qué chingonería. Esas son bandas con huevos, mira a este cabrón del Alex James con cigarro y todo. ¿Cuándo se le achicaron las pelotas a los grupos?

10. Damon Albarn es un pinche capo. Hasta hizo una ópera en chino, o en China, algo así. Y Gorillaz. Y más Blur. Se ve re-feliz. Si yo fuera Damon Albarn también lo estaría.

11. Aquí cerquita del escenario se escucha chingón. Ojalá al fondo no esté rebotando tanto.

12. Me hubiera hecho un man-bun. Ya me dió la calor. ¿Pediré otra chela? ¿con cuántas de estas paso el alcoholímetro? Un man-bun aguanta ¿o se me desgarra de plano el disfraz de chavo-ruco?

13. ¡Coffee & TV, cabrón! “Damooon… tócame la de la lechitaaaa!” Soy un poeta.

14. Se ven contentotes. Esos “candid” close-ups no mienten. No son pinches robots como el último de Durán Durán. En el docu No Distance Left To Run sale Damon de unos 9–10 años gritando y saltando en un escenario escolar. Onda un Billy Elliot mini rockero. No ha cambiado nada. No creció. Que envidia.

15. No mameeeesss, ¡Beetlebum! “Because you’re yoooung…” A huevo.

16. ¡¡Tender!! ¡qué bonitooo! no hay encendedores pero salieron todas las lamparitas de celular. En México rockeamos muy cabrón. Gracias pinche Slim por nuestros aifons.

17. Mira a este pendejo de la pantalla…es: “I’m waiting for that feeling…” no “waiting for a ceiling”. Qué oso washawashear y que te tomen las cámaras del venue.

18. ¡Parklife! ¡no mames! y subieron a 15 fans al escenario. ¡Qué momento! Fuck. ¿Quién se sabe el “rap” de Parklife? ¡Nadie! Estoy lejos de las cámaras… vamos a washawashear con convicción. Nadie se va a dar cuenta. A huevo. Saltemos. ¡Park life! Saltemos.

19. ¡Uh-uh! Song number two. Es 1997. A la chingada. Ahí va mi chela por los aires. Saltemos.

20. Fuck. Hace mucho no hacía cardio. Tengo sed. ¿Y mi chela? Fuck.

21. Ya se me espantó el sueño.

22. Se acabó. Viene el encore. No mames… Blur… la banda está que no se la cree. “This is a looow” gritamos todos haciendo cuernitos con una mano y el celular en la otra.

23. Girls & Boys. Saltemos. Washawashemos… ¿a ver, really, quién putos se la sabe bien? no nos mintamos entre nosotros par favar.

24. “HE’S A TWENTIETH CENTURY BOOOY…” Chale… todos acá somos del siglo pasado.

25. Suena “The Universal” con su inicio de cuerdas sintéticas. No veo al grupo sino volteo a todos los que están en las gradas y los que están junto a mi. Todos cantan. Muchos tenemos una lagrimita al borde de la mirada. La gente está recordando lo que era ese soundtrack de vida hace 20 años. Parejas, familias, amigos, aventuras... La gente grita hacia el frente pero sus mentes están en otro lado. Esta noche es 1995 ó 97 ó 99. No importa. Todos estamos saltando y llorando. ¡Viajamos! ¡Mira mamá, sin manos! En tu cara, DeLorean.


Oliver Meneses

@showbeast

www.showbeast.com

Disfruta de más entretenimiento, cine y cultura pop en @finisimosfilmes.

Descarga el podcast semanal en iTunes, Stitcher y Podomatic.com

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Oliver Meneses’s story.