CARTA DE UN ENAMORADO DESCONOCIDO.

Puedo parecer un loco porque me despierto en la madrugada a escribir palabras para alguien que no conozco, para buscar un fijación egocéntrica en lo que le escribiré, para buscar una impresión que tal vez no sea tan real como pretendo, o tal vez que ni llegue a ser. Es mi realidad, no sé, lo único que sí sé es que en mi distracción del día vi una sonrisa gigante pintada de rojo, con unos ojos brillantes que dominan su alrededor, puede que estè loco, pero esa sonrisa y esa mirada están impresas en mi como si me tatuara la mente de una manera eterna y etérea.

Yo no se quien es usted y mucho menos usted sabe de mí. Horas pasan en mi cabeza dibujando posibles vidas suyas basadas en lo poco que muestran las fotos en que vislumbro día a día. Esas historias solo me llevan a un punto…. si el 1% de posibilidad de que usted se interese en mi se hiciera real daría lo mismo, porque en mi mundo de caos no habría cabida para tanto vivir junto a usted, que le puedo escribir un millón de los más hermosos poemas y dejaría fluir mi inspiración por su belleza física y el resultado solo seria un dolor al final; que en la vida existen tiempos y espacios y que en ese sentido usted es norte y yo sur, usted es un norte en primavera de cielos azules sin nubes, de flores amarillas radiantes, de niños en el jardín riendo, de hombres y mujeres de la mano viviendo en el amor, de esos amores tipo cliché, con los que uno sueña vivir como si fuera Hollywood.

Y yo…..

Yo, en la normalidad de una transición de estación, en la normalidad de una rutina de alguien que busca constantemente algo que no sabe que es, pero que sabe que lo encontrara.

Y desde mis lejanos pensamientos solo deseo que su vida sea tan bella como yo me la imagino, que vivas. Solo vivas, porque aunque no la conozca, por unos segundos del día me hace feliz verla.

Gracias al universo por dejarme ver una creación expresada en belleza.

L.E.O