Nosotros, los impuros europeos

Todos los europeos somos descendientes de (al menos) tres migraciones diferentes a la de los ‘europeos originales’. Y esta es nuestra cronología:

Los primeros “humanos” (homininos) colonizaron Europa hace 600–500 mil años. Eran Homo erectus, Homo heidelbergensis o los famosos Homo antecessor de Atapuerca, que vivieron entre hace 1,2 millones y 800 mil años.

De izquierda a derecha (y de más antiguo a menos): reconstrucción de Homo antecessor (en un acto caníbal, tal y como se sabe que sucedía); cráneo de Homo erectus, y cráneo parcial de Homo

De alguna de estas especies descienden los neandertales, que a partir de hace 250 mil años poblaron el sur y centro del continente. (Eso sí: no está claro que descendieran de estas especies in situ. Es posible que los neandertales también fueran inmigrantes.) Los neandertales fueron los reyes del continente durante unos 200 mil años…

A la izquierda, cráneo y reconstrucción de neandertales. A la derecha, su rango máximo de expansión.

… hasta que llegó el Homo sapiens.

Pero no nosotros. Hace unos 43 mil años, algunos Homo sapiens salieron de África y poblaron parte de Europa. Pero esos tampoco somos los europeos de hoy.

(No, ni siquiera los vascos.)

Cronología de la expansión de Homo sapiens en su primera salida del continente africano.

De esta primera oleada de sápiens en Europa, que tampoco eran autóctonos (venían de África por Oriente Medio), quedan pocan trazas genéticas. Con la Glaciación retrocediendo, otra oleada paleolítica de sápiens llegó al continente desde Oriente Medio. Estos, sí, son nuestros ancestros.

Pero no los únicos. Hace 9000 años, una nueva oleada de sápiens granjeros entró en Europa desde el noroeste de Anatolia. Esta oleada está relacionada con la Cultura de la Cerámica Lineal, que dominó Europa Central hace 6500–7500 años.

Ejemplos de cerámica lineal, característica de la cultura arqueológica a la que dio su nombre. En el mapa de la derecha, culturas arqueológicas en el Neolítico Medio. La Cultura de la Cerámica Lineal (‘Linear Pottery’) en inglés está en amarillo (occidental) y verde claro (oriental).

De la última oleada hemos hablado ya: es la cultura Yamna, con sus famosos kurganes y, posiblemente, el indoeuropeo. (Los kurganes son túmulos funerarios típicos de esta y otras culturas de Asia central.) Los yamna traían una poderosa tecnología, el caballo.

Expansión original de la cultura yamna.

Y eran sobre todo hombres, por lo que se mezclaron con mujeres locales.

De esta mezcla surgió una nueva Cultura de gran importancia europea, la de la Cerámica Cordada:

A la izquierda, cerámica “cordada”, esto es: decorada con incisiones que recuerdan a cuerdas. Le da su nombre a esta cultura, cuya extensión se aprecia en el mapa de la derecha.

Como decía, todos los europeos somos, en la mayor parte, hijos de estas tres migraciones. Los europeos del sur, además, deberíamos contar una cuarta, la de pueblos árabes y norafricanos en la Edad Media; y otros europeos son también descendientes de otras migraciones que han tenido lugar en diferentes sitios y tiempos de la historia de nuestro continente (como la de los pueblos urálicos o los pueblos túrquico-mongólicos).

Hay un mensaje claro en todo esto: todos, TODOS, somos hijos de la inmigración. Sin ella, no estaríamos aquí. Ojalá tuviéramos esto siempre presente antes de analizar muchas cosas de nuestra actualidad.

¿Ruegos, preguntas, comentarios?

(La fuente de los datos es esta noticia de Science.)

PD: Si les ha gustado el artículo, ¡compártanlo! :)