EL JUEGO DEL MIEDO (PARTE FINAL)

“Es fácil ir a cada sector y decirle lo que quiere escuchar”. Macri debería entonces decir: “¿Qué se va a sacar?, ¿todas las políticas sociales?, ¿todas las políticas de subsidios a sectores que lo necesitan?, ¿las inversiones que se están llevando adelante en lo social?”. Atenuando su pensamiento a través de interrogantes, Daniel Scioli y el FPV practicaban su juego favorito: el del miedo. Ese que tiene al enemigo que viene a “privatizar lo ganado”.

La contracara de las encuestas: Scioli persiguiendo de atrás a Macri.

Mauricio también jugaba con la misma estrategia. Sin enemigo, porque para él “el que piensa distinto” no lo es. Iba contra la “Década ganada” y las “oportunidades no aprovechadas” por este Gobierno, con frases como “¿Cómo no va a querer todo el mundo comprar dólares si el Gobierno miente en todos los campos de la vida de los argentinos? Que no hay inseguridad, que no hay inflación, que no hay pobreza…”. “se puede seguir conviviendo a duras penas con una economía ajustada, con la SIDE persiguiendo a la gente que quiere comprar dólares y con cepos por todos lados”.

Pero el domingo todo cambió, y contradiciendo a la mayoría, para mí no se kirchnerizó el Pro, sino que se jugó las últimas cartas a verse estancado sin posibilidades de crecimiento y al ver que las encuestas muestran que la mayoría del electorado le tiene miedo a la palabra “cambio” (no al cambio en sí). Por eso se vio obligado a declarar que lo que va a cambiar es la forma de administrar lo estatal y no que lo va a privatizar: “la Asignación Universal por Hijo se mantendrá” y “las jubilaciones seguirán en manos de la ANSES, pero esta no será una herramienta política partidaria porque cada argentino merece una jubilación digna sin sufrir un apriete de un político”.

Mauricio Macri saludando a los “voluntarios” del Pro en el búnker de Costa Salguero. (PH Marcelo Capece)

Desde el triunfo ajustado de Horacio Rodríguez Larreta, #Cambiemos le dio lugar a #VamosJuntos, y no está mal el cambio discursivo para terminar con el juego del miedo. Lo que estaría mal es que, en caso de ser electo, termine siendo la famosa estrategia que usó Carlos Saúl: “Si decía que iba a hacer todo lo que terminé haciendo, no me votaba nadie”.

LAS REPERCUSIONES DEL NUEVO DISCURSO

Su nuevo discurso generó dudas en el Mercado y ayer el dólar cerró sin movimientos cambiarios. Pero hoy declaró reiterando una de sus polémicas promesas que “El 11 de diciembre no hay más cepo”. Por otra parte, en Cadena Nacional, Cristina se refirió a este giro de timón y aprovechó para capitalizar las declaraciones del alma del Pro “Los que hace un año y medio atrás no nos votaban leyes ahora se dieron cuenta lo bueno que es Aerolíneas Argentinas, Anses e YPF estatales. Qué suerte”.

Veremos si esta jugada de Macri le sirve para alcanzar nuevos electores, o si genera que los votos no Pro emigren hacia el necesitado Massa.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.