Carta a un emprendedor.

TAL VEZ TODO EMPEZÓ CON UN: “HASTA AQUÍ. YA LLENÉ. ESTOY HARTO.” POCAS PERSONAS LOGRAN TENER EL TRABAJO DE SUS SUEÑOS.

Artículo publicado en Smartia Digital.

La realidad es que cada quién hace las cosas de manera distinta, y tal vez no es tu forma. Tal vez en tu cabeza hay otra manera, otra idea, otro sueño. Pero empezar es lo más difícil.

De acuerdo a Gallup en su encuesta de satisfacción laboral 2013, solo el 13% de las personas a lo largo de 142 países, están a gusto con su trabajo. Entonces estamos hablando que hay miles de millones de almas en pena trabajando en algo que no les gusta. Y muchos tienen el mismo pensamiento: “No debo quejarme por que al menos tengo un trabajo”. Pues sí, 2000 horas anuales aproximadamente de un trabajo no feliz.

Entonces, de ser así, tal vez sea el momento adecuado para emprender. Hoy es más fácil que nunca poder iniciar un negocio. Internet lo ha hecho así. Tenemos a la mano servicios de procesamiento de datos, servicios avanzados, especializados, cadenas de suministros, reportes, informes, cursos, portales de ventas y medios de comunicación, por nombrar algunos, que hasta pueden ser manipulados desde tu smartphone. Los precios de estos servicios han disminuido gracias a la competencia entre ellos.

Entonces, una página web de venta, de prestación de servicios o una aplicación para celular son negocios factibles. Y en muchas ocasiones ni siquiera hay que tener los suministros o productos a la mano. Recordemos a Uber, que actualmente tiene un valor de 51 mil millones de dólares y presencia en 310 ciudades de 58 países. Pero Uber no es dueño de ningún carro, sólo provee la plataforma. Las herramientas están ahí, sólo hace falta la idea. Tú idea.

Emprender no es fácil. Es arriesgarse. Es lanzarse al vació persiguiendo una idea. Es para los soñadores, los creativos y los inconformes. Es trabajar más arduamente que antes para poder generar un producto o servicio de calidad y dejar de hacer las cosas como antiguamente lo hacías.

Para todos los que están por tomar el riesgo o ya están llevando a cabo su sueño: ¡Bienvenidos! Lloraremos, reiremos, nos daremos de topes contra la pared, tendremos ojeras y beberemos café como si no hubiera mañana. Pero al final, valdrá la pena.

Es hora de dejar de trabajar para cumplir el sueño de alguien más y empezar a trabajar en cumplir el tuyo.

Bienvenidos a Smartia.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Smartia Digital’s story.