Clústeres regionales: motores de la industria TI

La competitividad al sector TI también ha llegado por cuenta de la especialización vía clústeres regionales. De acuerdo con un estudio realizado por entidades gubernamentales, tras el análisis de mercado prioritario de cada región, más las características de la economía y el potencial del desarrollo tecnológico, se determinaron ciertas áreas de especialización para impulsar a la industria.

Así las cosas, a Santander se le designó un enfoque de Minería e Hidrocarburos, a Cundinamarca el de Banca y Servicios Financieros, al Eje Cafetero y el Pacífico el de agroindustria, a Antioquia el de Energía y al Caribe el de Logística y Transporte.

“Para la priorización regional se ha seleccionado el principal mercado prioritario de cada región, de acuerdo con las capacidades endógenas existentes y al potencial de desarrollo del sector TI asociado a esos mercados: tamaño del mercado y claves de crecimiento, principales empresas del mercado, principales empresas del sector TI, existencia de asociatividad y clústeres, capacidades endógenas de CTeI, existencia de planes e iniciativas, programas e inversiones, titulaciones y capital humano”, señala la visión estratégica del sector de software y servicios asociados-plan de mercadeo y ventas regionalizado del sector en Colombia.

Ahora bien, esto no significa que los empresarios de cada región dejen de mirar otros segmentos, pues de hecho el Gobierno estableció cuatro mercados de interés nacional: turismo, salud, agro y gobierno, con los que todos pueden trabajar.

Hoy, este modelo está en cabeza de Cetics (Santander), NetworkIT (Triángulo del Café), PacifiTIC (Valle del Cauca y Pacífico) y CaribeTIC (Región Caribe). Además, hay redes de empresarios como SinerTIC (Bogotá) e Intersoftware. Todos ellos se han dedicado a explotar las ventajas de la asociatividad, entre las que destacan el desembarco a nuevos mercados y el trabajo conjunto con los sectores a los que les están apuntando a través de ejercicios que establecen un puente de comunicación entre oferta y demanda, identificando necesidades concretas y sus soluciones correspondientes.

Esto es lo que algunos de ellos están haciendo.

El Caribe apuesta por la expansión

María Victoria Garay, directora ejecutiva de CaribeTIC, indica que este clúster ya cuenta con 46 afiliados que están repartidos entre empresas, academia y entidades que apoyan el emprendimiento y facilitan espacios de ‘coworking’.

Además, explica que el foco de su trabajo ha sido impulsar la especialización de las compañías, pues cuando iniciaron se dieron cuenta que los portafolios eran muy genéricos y que esto generaba un estancamiento en la facturación. Con base en esta premisa, el clúster está acompañando procesos de certificación de las empresas (hace dos años y medio no tenía ninguna certificada y hoy ya suma 4 y tiene 14 en proceso), la organización interna de los procesos de producción, capacitaciones y contacto con fuentes de financiación externa.

Sobre la expansión del clúster, Garay dice que CaribeTIC cuenta con oficinas en Barranquilla y San Andrés y que abrirá en Cartagena y Valledupar el próximo año. Sin embargo, especifica que a través de alianzas con entidades y universidades también se tiene cobertura en Riohacha, Valledupar, Santa Marta, Sincelejo, Montería, Cartagena y municipios del Atlántico.

La directora de CaribeTIC añade que, con la coyuntura del alza del precio del dólar y el euro, hay un mercado interesante para las empresas desarrolladoras de software. Además, a esto se suma el optimismo por los crecimientos de 40% anuales que han visto en la facturación de algunas de sus empresas asociadas. “Tenemos con qué. Los emprendedores que empezaron a exportar lo están haciendo de una manera exitosa. Tenemos, hoy, tres empresas en las que el 100% de sus productos son de exportación”, concluye.

Más que competencia, alianza: el objetivo del Eje Cafetero

Juan Pablo Montoya Roldán, director de NetworkIT, clúster TIC del Triángulo del Café, cuenta que esta alianza de iniciativa privada que nació en 2012 ya cuenta con 20 federados en Quindío, Caldas y Risaralda.

Los esfuerzos que hacen desde allí están direccionados a capacitación, certificaciones, gestión de demanda, formulación y administración de proyectos TIC, en ser un puente entre el Gobierno Nacional y los empresarios, apoyar al Ministerio TIC en la difusión de sus iniciativas, programas de vigilancia tecnológica y búsqueda de talento humano, entre otros.

En este último punto, dice, “necesitamos mucha gente con formación en las áreas TIC, y esa es una de las dificultades de los empresarios cuando quieren seguir creciendo o lanzar nuevos servicios. Tenemos una red de aliados como las bolsas de empleo de las cajas de compensación, de las cámaras de comercio, alcaldías, universidades y del Sena, y con ellos adelantamos ese trabajo cuando nuestros empresarios requieren de ese talento”.

Por otra parte, explica Montoya, NetworkIT está trabajando en la construcción de alianzas entre los miembros del clúster para hacer trabajos conjuntos. “Muchas veces para llegar a los negocios internacionales se hacen alianzas con los que serían los competidores locales”, dice, y añade que en la exploración de mercados extranjeros también han tenido el apoyo de Procolombia.

Finalmente, afirma que entre los miembros del clúster también hay empresas de desarrollo de software a la medida, soporte de software, soporte de aplicaciones, aplicaciones contables, firmas que trabajan temas de Gobierno en línea, fondos de pensiones, arquitectura de TI, usabilidad y pruebas, soluciones móviles, salud, software hospitalario y videojuegos.

La clave de Santander: el acercamiento entre oferta y demanda

Sergio Cajias, fundador y director Ejecutivo del Clúster de TIC de Santander (CETICS), cuenta que la manera de motivar a las casi 40 empresas que hacen parte de esta iniciativa es explicándoles que, en el sector TIC, la unión hace la fuerza y que así pueden crear una masa crítica.

Desde el clúster, destaca, se promueve el crecimiento permanente de los miembros, se impulsa la competitividad y la sostenibilidad y se busca el desarrollo tecnológico de otros sectores de la economía. “Esto no es para ayudarles a vender a las empresas, se trata de fortalecer las competencias de su personal directivo y técnico, ayudarles a abrir nuevos nichos de mercado, ayudarles a ser visibles. Tenemos convenios con todos los gremios de la ciudad”, dice.

Además, explica que una de las grandes campañas que se están adelantado, de la mano del Sena, la Cámara de Comercio de Bucaramanga y los gremios, es convertir al área metropolitana de Bucaramanga en un territorio TIC, razón por la cual se crearon los eventos TIC+. “Eso para nosotros significa que con Tecnología, Innovación y Creatividad obtenemos más clientes, más facturación y más ingresos. Eso para llevar el mensaje a los demás sectores de la región, porque aún no saben qué son las TIC”, añade.

A estos esfuerzos se suman los talleres de cocreación que se han adelantado con los sectores de turismo (restaurantes, hoteles y agencias), metalmecánica y Oil & Gas, para identificar necesidades puntuales de las industrias y trabajar en su solución, brindando la posibilidad de ampliar el portafolio de servicios de las empresas que hacen parte del clúster.

Cajias cuenta también que durante los dos años que el clúster lideró el proyecto de Apps.co en la región, trabajaron con 121 iniciativas y 149 emprendedores y considera como una victoria que la administración local los haya llevado en 2010 a Silicon Valley para que exploraran el modelo de emprendimiento que se maneja allí.

Por otra parte, concluye que pese a los problemas que hoy tiene la industria petrolera como resultado de los bajos precios del barril, Ecopetrol y otras empresas aún tienen necesidades que las TIC pueden ayudar a resolver y que, por tanto, aún hay mercado en su foco de especialización regional. Aunque también puede abrirse una oportunidad interesante en el sector salud si las empresas presentes en ese sector son más abiertas a la innovación.

El modelo de asociatividad es ganador

Brigitte Mayorga, directora de Tecnalia Colombia, indica que su experiencia al frente del laboratorio de innovación y previamente de SinerTIC, le permite establecer que el modelo de trabajo conjunto que se ha implementado con los clúster sí ha entregado resultados positivos, no solo en lo que respecta a competitividad, sino también en la ampliación de mercados internacionales, especialización y certificaciones.

Además, explica que la Alianza SinerTIC cuenta con 25 empresas en Bogotá que le apuestan a la innovación, no solo en tecnología, sino en las demás industrias, a través de un análisis de tendencias y un acercamiento de la oferta y demanda de servicios.

Los sectores financiero, de energía, bancario, turismo y de agroindustria son por ahora los principales focos sobre los que se está trabajando.

“El apoyo a las empresas se da en cuatro etapas: primero, que sean más competitivas, que tengan las certificaciones que requieran e industrialización; segundo, ‘smartización’. Ahí tomamos los productos que ya tienen y les ponemos componentes de innovación para que amplíen su mercado; tercero, desarrollo de nuevos modelos de negocio; y cuarto, nuevos modelos de mercado”, dice Mayorga.

Ahora, en lo que respecta a Tecnalia, la Directora cuenta que es un centro de innovación con sede en Bogotá y Medellín que cuenta con 1.500 investigadores y del que pueden participar personas de todo el país.

Por Mónica Parada Llanes.