Cuatro ‘apps’ colombianas que quieren cambiar el mundo

“Hay muchas malas razones para empezar una empresa. Pero solo hay una buena razón y creo que sabes cuál es: para cambiar el mundo”. Phil Libin, fundador de Evernote.

Uno de los campos en los que el Software de Colombia está avanzando es el de los emprendimientos digitales. Las llamadas ‘startups’ colombianas empiezan a ser reconocidas y a sumar sus primeros millones de usuarios. Algunas tienen procesos de negociación para ampliar su presencia a otros países en América Latina, muchas se enfocan en modelos de negocio que muestran resultados en el corto y largo plazo, y unas cuantas adelantan rondas de capitalización. No son excepcionales los caso en los que compiten contra sus pares en el mundo con excelentes resultados.

El emprendimiento local está, sin duda, en los primeros estados de una era dorada, aunque afronte grandes desafíos y la competencia feroz de otros países.

Inspirados por los míticos emprendedores del Silicon Valley –pero, por fortuna, ya sin el sueño de imitarlos ni de pensar en Colombia como un ‘Silicon Valley latinoamericano’, estos emprendedores están logrando construir marcas sólidas, algunas de ellas masivas, y tienen en común que buscan simplificar la vida de sus usuarios, facilitar los procesos personales o empresariales… cambiar el mundo.

Ese es el común denominador de herramientas como Dreamjobs, Aflore, Mesfix, MobiJob y Acércate. Estas historias de negocio son una pequeña muestra de lo que está pasando en el mundo del emprendimiento y en el Software de Colombia.

“Queremos que la gente cumpla la expectativa de tener el trabajo de sus sueños”.

Andrés García, fundador de Dreamjobs, y el ministro TIC David Luna.

La historia de Andrés García, creador de Dreamjobs, al frente de esta herramienta, tiene un punto de quiebre que cuenta con orgullo: “Juan Felipe, el vicepresidente del Grupo Éxito, nos dijo: ‘Ustedes son el Uber del empleo y queremos trabajar con ustedes’. Me pareció muy halagador que el mayor empleador del país vea a Dreamjobs como el Uber del empleo”. ¿Qué hicieron para que este gigante del comercio, Avianca y Colsubsidio, entre otras empresas, miraran y apostaran por su plataforma?

Dreamjobs es una aplicación que, basada en la geolocalización, les permite a los usuarios buscar ofertas laborales en un rango de 1 a 15 kilómetros a la redonda, mostrando opciones que se adecúan al perfil a través de los filtros que fueron desarrollados para optimizar la información entregada. Esto, además de buscar ser asertivo en el emparejamiento de oferta y demanda de trabajos, pretende también dar una mayor calidad de vida a los empleados, mostrando empresas cercanas a su casa, mitigando los problemas de movilidad de las grandes ciudades y reduciendo las horas muertas que se pierden en trancones.

“En Dreamjobs se sube la oferta, se envía la notificación ‘push’ al teléfono móvil del usuario, similar a un mensaje de WhatsApp, y si la hoja de vida ya está cargada en la plataforma, con un clic se aplica al empleo. Es un tema de 20 segundos. Además, las empresas que hacen las ofertas tienen la posibilidad de que les demos una evaluación de la curva de desempeño de los candidatos que se contratan por la aplicación. No nos limitamos al proceso de contratación, ayudamos al proceso de integración a la empresa. Ahí se cierra el ciclo. Queremos que la gente pueda cumplir la expectativa de lograr el trabajo de los sueños”, explica García.

La ‘app’ lleva cuatro meses en línea y ya tiene 9.000 usuarios y 200 empresas registrados, y ha movido 4.000 hojas de vida sobre su plataforma. Sus líderes estiman que el incremento de estas cifras será significativo pues han cerrado un convenio con la Cámara de Comercio de Bogotá que les permitirá a 14.000 de sus empresas afiliadas hacer uso de los beneficios de Dreamjobs. Además, hay avances con Wayra, la incubadora de emprendimientos del Grupo Telefónica). Todo esto sumado les permite a Andrés García y su equipo proyectar que el próximo año podrían tener 30% del mercado laboral colombiano trabajando con Dreamjobs.

Pero el sueño no se acaba en Bogotá, mercado natural de la aplicación, sino que mira a urbes del tamaño de Ciudad de México, Buenos Aires, Lima, Santiago y La Paz, entre otras. De hecho, en la capital mexicana ya recibieron una oferta por 150.000 dólares para llevar la ‘app’, propuesta que no aceptaron, y el próximo año García se reunirá en esa misma ciudad con fondos de inversión para analizar nuevas propuestas y ahora sí arrancar a operar en el D.F.

Préstamos para el desarrollo: adiós al gota a gota

Equipo de trabajo de Aflore.

Que existe una lucha del sistema financiero contra la informalidad no es una novedad. Que una empresa intente formalizar los préstamos de calle y aproveche las redes establecidas entre familiares y amigos para dar educación financiera y préstamos de bajo monto, sí.

Manuel Jiménez y Ana Barrera, socios de Aflore, se han dedicado a eso. “En la cultura colombiana las cadenas, los préstamos entre familiares y amigos y el gota a gota están muy arraigados. Nosotros hemos identificado a esas personas que financieramente les ha ido un poco mejor, que tienen un rol destacado entre sus familiares y amigos, y ellos son nuestra red de Consejeros Informales. No trabajamos con los gota a gota, sino con los demás. A esos consejeros les decimos: ‘Utiliza la plata de Aflore, presta recursos mayores a tu círculo de confianza y te damos una comisión por eso’. Queremos que la gente preste con un objetivo social: para la universidad de sus hijos, para el mejoramiento del hogar, para crecer el negocio”, dice Jiménez.

La idea, agrega, es formalizar esos préstamos, razón por la que están construyendo una base de datos con todas las personas que prestan en ese sistema y están empleando tabletas para acercar esos servicios financieros a la población objetivo. A futuro, indica, su modelo puede ser aliado de un banco, o incluso ser el puente para que estos usuarios informales salten a los servicios del sistema financiero colombiano tradicional.

Por ahora, la plataforma, que presta a una tasa de 28,5% efectivo anual y otorga montos que oscilan entre los $500.000 y los $10 millones, ha logrado una red de 700 consejeros en Bogotá, 800 préstamos y ha entregado $1.000 millones. La tasa de morosidad, además, ha sido baja, indica Jiménez, pues está en 3%.

Para 2016, esta ‘fintech’ con ADN colombiano espera tener desembolsados 2,5 millones de dólares y desplegar una red de 6.000 consejeros en Bogotá. Además, planea ampliar una ronda abierta de búsqueda de capital que hoy les ha dado 700.000 dólares y adicionarle un millón de dólares en los primeros meses.

Sobre el ecosistema emprendedor, Jiménez destaca el camino que ha recorrido el país y señala que aunque queda mucho por hacer, las herramientas que tienen los emprendedores y las opciones de apoyo han mejorado.

La app que ayuda a los consumidores a monetizar sus hábitos de consumo

Santiago Vélez, líder de Mobijob.

Sacarles provecho a las marcas que compra, los lugares donde hace mercado, su ‘smartphone’ y sus hábitos de consumo en general es una opción que hoy está al alcance de todos. Mobijob es una aplicación que les pone pequeñas tareas a los usuarios, con las que busca llevar al siguiente nivel los estudios de mercado de las diferentes empresas de consumo masivo.

“En Mobijob, las marcas les piden a los usuarios en toda Colombia que respondan ciertas preguntas o hagan ciertas tareas. El usuario ve la notificación, el trabajo, y cuánto se le paga. Lo ejecuta y lo envía por la misma aplicación. Monitorean al consumidor en tiempo real”, explica Santiago Vélez, creador.

“Por ponerles un ejemplo, una marca de detergente quiere saber cómo las amas de casas en la Costa lavan la ropa y cuánto detergente usan. Nosotros mandamos la tarea a ese perfil de usuarios y ellos la responden y reciben una notificación, y la marca tendrá de primera mano la información que solicitó. Lo que es revolucionario es que le paga dinero extra a la gente por hacer la tarea: tomar una foto en una tienda de barrio o cualquier tarea que se le solicite. Hemos hecho muchísimos pagos semanales”, agrega.

La red hoy alcanza los 15.000 usuarios en todo el país, ubicados en grandes, medianas y pequeñas ciudades, y hace sus pagos a través de Daviplata, un servicio de Davivenda que fue escogido porque no hace descuentos por cuotas de manejo ni requiere de tarjeta para mover el dinero, simplemente se abre con la cédula y está asociado al celular.

Este emprendimiento también está siendo apoyado por Wayra para su expansión.

Liquidez para las pequeñas y medianas empresas

Felipe Tascón, fundador de Mesfix.

Otro emprendimiento financiero que está sonando mucho por estos días es Mesfix, creado por Felipe Tascón. Esta es una plataforma de ‘crowdfactoring’’, es decir, aquí las pequeñas y medianas empresas pueden vender sus facturas y obtener liquidez, mientras que los inversionistas ganan por poner su dinero a disponibilidad inmediata. Así, la ‘startup’ le saca provecho uno de los principios más básicos de la economía: el costo de oportunidad.

“Lo que hacemos es que les permitimos vender sus facturas a través del ‘factoring’, que les permite tener liquidez al momento, pero que genera un descuento inmediato sobre el valor, que lo gana el comprador”, dice Tascón, quien lo explica con un ejemplo sencillo: hay un tomatero que provee al Éxito y el Éxito le paga a 90 días, pero en esos días él tiene que suplir salarios, arriendo, compra de insumos de materia prima, y no tiene acceso al crédito. Así que si el Éxito le debe $100 en una factura, él la vende en $95. Se la pagan al momento y quien la compra se gana esos $5 de rentabilidad.

Pero además de dar liquidez inmediata, el algoritmo fue diseñado para cumplir uno de los mandamientos de los inversionistas: no poner todos lo huevos en la misma canasta, razón por la que permiten mitigar el riesgo diversificando el portafolio de facturas en el que pueden invertir. “Para los inversionistas creamos una oferta holandesa, y esto también les da valor a las empresas, pues se pueden financiar más barato con un perfil robusto”.

Tascón da un ejemplo de cómo funciona: “Tú inviertes $50 a 17% y yo oferto los otros $50 al 17% y llenamos el cupo, pero llega un tercero interesado y oferta $30 al 16%. Automáticamente, como yo fui el último que ofertó al 17%, me quita $20. Y si llega un cuarto, me quitan a mí, y luego van y te quitan a ti. A medida que haya más confianza, cada vez es más barato el financiamiento”.

La operación de Mesfix tiene hoy el respaldo de Thomas Greg & Sons como custodio de valores, ha movido $2.000 millones en facturas transadas (desde junio de 2014), opera 24 empresas y cuenta con un equipo de 9 personas. En semanas récord ha logrado recibir 600 solicitudes de vinculación.

En este momento el equipo trabaja desde las oficinas de la aceleradora HubBog, porque ganó un proceso de consolidación de negocio que implementó el Ministerio TIC con su programa Apps.co.

Internet de las cosas contra la epilepsia

Equipo de Acércate, ganador del Startup Weekend Medellín. (Foto: cortesía Universidad de Antioquia).

Y a estas cuatro sumamos una que aún está en una fase temprana de desarrollo, pero que podría causar un gran impacto.

La mayoría de las ‘startups’ busca cambiar el mundo, algunas a escala global y otras en una ciudad o en un nicho. Las enfocadas en salud tienen un componente social importante y pueden mejorar notablemente la calidad de vida de sus usuarios. Es el caso de Acércate, la iniciativa que ganó recientemente el Startup Weekend Medellín y que fue ideada por Julián David Arango Holguín.

Acércate es una pulsera pensada para epilépticos que, utilizando Internet, envía una alerta a los médicos y familiares cuando el paciente está teniendo un ataque, al tiempo que a través de mensajes informa a quienes están cerca cómo deben actuar.

El prototipo de esta idea fue desarrollado en la competencia de 54 horas por su creador con el apoyo de Álvaro Rodríguez Sierra, Andrés Ríos Arbeláez, Diego Mazo Muñoz, Katherin Quintero y Ximena Gómez García.

Si bien el dispositivo fue pensado para quienes padecen dicha enfermedad, en una entrevista luego de la competencia, Arango indicó que también la puede ampliar su uso a pacientes con hipoglicemia, diabetes y padecimientos cardíacos, entre otras afecciones. Acércate está en sus primeras fases de desarrollo.

Por Mónica Parada Llanes.