Recomendaciones para Halloween

¡Felices fiestas! Porque sí, son fiestas y tengan un sentido imperialista o no, lo que celebra me parece que supera cualquier óptica política del asunto, o más bien, ese contexto es fácilmente extraíble de modo que nos podamos llevar la mejor parte. Esto es una celebración del terror, de un género que nos ha dado obras maestras en tantísimos ámbitos que ni mucho menos me atrevo a resumirlo en un post, pero eso sí, estoy harto de ver una y otra vez las mismas y mismas recomendaciones en estos listículos. Que si El resplandor, que si El exorcista, que si Stephen King, Poe, Lovecraft, etc etc. Por eso voy a intentar seguir los mismos esquemas, pero dando obras menos reivindicadas.

LA PELÍCULA: “Angst” de Gerald Kargl (1983)

Algo que me repatea de esta película es que está expuesta a muchas comparaciones. Visualmente ya sabemos todos que Aronofsky bebe de aquí o que las similitudes con algunas películas de Haneke son a momentos obvias; pero esta película brilla por sí sola sin necesidad de reflejarse en el trabajo de nadie más.

Los recursos estilísticos son bastantes rompedores con los de la época (género slasher sigue siendo, pero no es Viernes 13, vamos), creando la visión perturbada del protagonista a través de un sentido extraño a la hora de componer los planos o de ejercer un movimiento de cámara. La poca fragmentación de la película ayuda a su tono casi documental, como de análisis del individuo y los acontecimientos; pero al mismo tiempo, alejándose de juicios claro sobre lo que ocurre. Elimina sustos fáciles, subtramas complejas o explicaciones poco precisas. Para dejarlo claro, pese a volver a usar comparaciones como critiqué al principio: esto es lo mejor del Giallo italiano, pero con el sentido de análisis psicológico alemán.

Es verdad que la película puede resultar a momentos tremendamente estética o que sus descubrimientos hayan sido usados de mejor forma más adelante, pero seguiré defendiendo su calidad pese a todo.

LA COMEDIA: “Hausu” de Nobuhiko Obayashi (1977)

Si la otra obra usaba su estilo para crear un ambiente opresivo, aquí hablamos de jugar con la experimentación, la vanguardia como patio de juego.

Hausu es una comedia terrorífica como lo pueden ser Braindead o Zombies Party, pero sacando el humor no de los diálogos, las situaciones o la sangre dantesca de las terribles muertes de los protagonistas, aquí la risa es algo que se substrae de la forma en sí, de como el lenguaje cinematográfico puede explotarse para provocar la carcajadaa, algo que no se está tan acostumbrado a buscar en este tipo de películas.

Al principio usé palabras como vanguardias, no en vano. Pues esto no es otra cosa que una obra iconoclasta de la mitología japonesa: sus fantasmas, monstruos y leyendas.

Para los que sois más cagados, puede que la mejor forma de acercarse a este género.

EL CORTO: “Outer Space” de Peter Tscherkassky (2000)

La obra de Peter Tscherkassky puede parecer a momentos como simple festejo del celuloide, como tópicos del cine de autor que juegan y juegan sin llegar a puntos concretos o aportar nada; pero considero que la obra de este autor y, en especial, en Outer Space, tiene una increíble fuerza sensorial. Si cogemos sus cortometrajes podemos observar de una forma maestra como el desprenderse de una narrativa y no dar concesiones con el espectador ayuda a enviar mejor tu sentimiento. Vamos, que esta obra me ha emocionado más que toda la filmo de Bayona enterita. La forma de jugar con las imágenes superpuestas, el uso del sonido… consigue crear una incomodidad que no he sentido en años viendo una película de terror.

En lo menos narrativo, lo que más me gusta y veo que mejor funciona. Además para diez minutos que dura, darle una oportunidad es un mínimo.

LA SERIE: “Yami Shibai” de Tomoya Takashima (2013)

Yami Shibai me recuerda a esos capítulos de Shin-Chan donde se cambiaba la trama costumbrista con toques de humor absurdo, por un relato terrorífico e infantil. Usando la animación y los tiempos modernos para reconstruir los estándares clásicos del terror japonés (al fin y al cabo son los que mejor lo hacen). Esta obra antológica consta de diversas historias que apenas duran cinco minutos cada una (algunas hasta menos). Muchas funcionan en base a efectismos baratos y no son los relatos más profundos que podrás encontrar, pero a quien le guste el fácil repullo o pasar un rato divertido, la considero la opción más mainstream de la lista. Es un rebosar de imaginación, pese a que las formas no me llenen y resulten tópicas y, a momentos, bastante gastadas.

Si os gusta esto, id a por los cómics de Junji Ito o de Shintaro Kago, esos sí que son buenos. Es más, esos son unos genios. Nada como Shintaro Kago para leersélo a tus hijos. Espero hablar de ellos dos algún día.

EL CLÁSICO: La chute de la maison Usher de Jean Epstein (1928)

De todos los textos de Poe, que llevo leyendo años y años, el que más me gusta y creo que mejor resume al autor es: La caída de la casa Usher. Y nunca ha tenido Poe una adaptación cinematográfica tan lograda como esta.

Epstein encapsula en esta obra no sólo muchos de los rasgos de Poe, sino que también resumen muchos de los suyos propios. Tiene una poética visual envidiable, un sentido mágico de la cámara que nos hace bailar por las escenas; una estética romántica, pero que no resulta agradable, sino más bien decimonónicamente macabra. La mano de Buñuel está presente en algunos momentos, rozando el surrealismo en varios momentos (disciplina marca de la casa del autor).

Parece que más allá del cine expresionista alemán no se recomienda nunca nada, pero con el poderío de la filmografía de Cocteau o Epstein, siento que nos quedamos atrás recomendando una y otra vez Nosferatu (por muy buena que sea).

Bueno, espero que no conociérais las películas que cito, porque analizar no las he analizado y el contenido del post está dirigido a que las veáis, no a que yo ofrezca una interpretación o una visión. El cine de terror es uno muy extenso y con mucha diversidad, así que dejaros de buscar falsos nuevos dioses del género con Fede Álvarez o Robert Eggers. La sombra de estas películas son largas, pasad un buen Halloween.