Peronismo Británico en el Siglo XXIII

En el 2216 luego de dos exitosos siglos para las sociales democracias europeas, los países sufrieron un proceso de integración mundial muy marcado. Ya nada es lo mismo. La Unión Europea en comienzos del siglo XXII logró la tan necesitada integración con el continente sudamericano y así surgió la Unión Sudacapea.

En esta nueva unión multicontinental y tras un siglo de vida, los procesos de integración fueron tales que cada país miembro empezó a adoptar las costumbres de los otros países. Los alemanes empezaron a tomar mate, los suecos a jugar bien al fútbol mientras que los brasileros largaron la caipiriña y empezaron con el hábito del five o’ clock tea. En el caso del Reino Unido adoptaron lo más lindo, divertido y original producto made in argentine que tiene el pueblo que habita la pampa lindante al río de la plata: Los políticos y sobre todo los designios del querido Partido Justicialista. Curiosamente la Argentina empezó a repuntar cuando sus políticos empezaron a migrar.

El referéndum del 2016 en el Reino Unido sentenció permanecer rotundamente a la estructura supranacional europea. Pero luego de transitar más de doscientos años, el panorama no es igual y los ingleses quieren independizarse. Pero no todo es lo mismo, mi Querido Watson. Los inmigrantes argentinos que se encontraban en el Reino Unido empezaron a tomar relevancia en la política lugareña. Los tiernos del Partido Laborista y Conservador no pudieron ni imaginarse las mañas de los muchachos argentinos: mafias sindicales, valijas y bolsos llenos de dólares, irse de un gobierno y aparecer en la próxima elección diciendo que son la renovación y demás prácticas hermosas que se ven en nuestra querida clase dirigencial.

El tátara nieto de David Cameron se pasó del Partido Conservador a la Unión Cívica Radical Inglesa y asumió como Primer Ministro con su slogan “Dicen que soy aburrido” enemistado con el anterior primer ministro “Patillas” Brown que privatizó hasta al Palacio de Buckingham. Durante su gestión solo hubo quilombos y llamó a un referéndum para legitimar su postura de permanecer en la Unión Sudacapea. Los ingleses motivados por el líder sindical “Cat” Moyano votaron por irse a la mierda. Empezaron los saqueos en el conurbano de Manchester y Londres. La gente de bien hace fila afuera de las cuevas financieras para cambiar sus libras por los Eurosudacas. El gobierno de Chupete Cameron decidió hacer un playpen (corralito) y las ollas empezaron a tronar. La Royal Navy bombardea los puertos de Sunderland y la aviación británica RAF ataca a los manifestantes que gritan “Cameron basura vos sos la dictadura” en las inmediaciones del Palacio de Westminster.

Como buen radical inglés, Chupete Cameron choca la ferrari y renuncia ante la imposibilidad de gobernar, huyendo en un helicóptero brindado por la firma De La Rua Company SRL, la más prestigiosa en rescates extremos. El Conde de Escocia, Sir Adolf Rodriguez Saá pide por su tierra natal como siglos antes William Wallace independizarse del Reino Unido. Asume Lord Duhalde con la suma del poder público con su histórico discurso “El que depositó libras, recibirá libras. El que depositó eurosudacas, recibirá eurosudacas”.

Reino Unido pasa a ser un país del tercer mundo. Lord Duhalde promociona al Alcalde de Gales, Sir William K para que sea el nuevo Primer Ministro. William K declara en cada entrevista que da a su nuevo medio oficialista “six seven eight” que él mismo fundó a Inglaterra y al Reino Unido. Se sigue recordando su frase “Que te pasa The Guardian, estas nervioso”. Muere a los años. Asume su esposa y se autodeclara Reina de Reinas de Inglaterra. Amasa una fortuna creando hoteles en Irlanda del Norte y Australia. Se hace adicta el clonazepam y termina presa –porque en el Reino Unido a pesar del justicialismo, sigue habiendo una justicia independiente-. Asume en su reemplazo Su Majestad el Archiduque Leonard Macri con su slogan “Yes we can” y todo es alegría en el reino.

El futuro que le sigue a este país caído en desgracia por culpa de los inmigrantes políticos argentinos será relatado en otra oportunidad. Sin embargo no puedo pasar por alto que aunque esto sea ficción, no se aleja mucho de la realidad. Anibal Fernandez viajó a Inglaterra y en tan solo cuatro días de estadía les renunció el Primer Ministro, se les quiso independizar Escocia y se les desplomó la bolsa de valores ¿Casualidad? No lo sé. Lo único que voy a decir es que los ingleses no bancan los trapos, tan solo cuatro días de la morsa y ya tienen alto quilombo. Nosotros los bancamos doce años y seguimos en pie. Sin otro particular, saludo muy atte.

Like what you read? Give FS a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.