KonMari Method

La ultimas semanas he estado medio perdida del blog entre enfermedades, quitadas de lunares y reorganizando mi casa y mi mente. Desde que llegue de vacaciones he sentido unas ganas que poner orden al orden que ya tengo en mi vida. Quería hacer un alto, re-organizar mis pensamientos, mi casa, mi persona para poder enfrentar los nuevos retos que tengo en estos momentos.

Tuve la suerte en Barcelona de estar hablando con una amiga del tema y de cómo tener una vida más simple cuando me recomendó el siguiente libro, The Life Changing magic of Tidying up de Marie Kondo.


Cuando volví de vacaciones me metí en la lectura, cosa que no hago muy amenudo para las personas que me conocen, y terminé el libro en 2 días. Marie Kondo es una japonesa que se dedica a organizar la casa y la vida de sus clientes. Su método es infalible y dice tener la solución para ser organizado y no volver a caer en el desorden ni en la acumulación desenfrenada.

Tenía un poco de escepticismo con el tema ya que yo soy muy organizada pero tiendo a acumular muchas cosas y por más que haga limpieza veo que todo se reproduce a velocidades inigualables. Ya llevo un par de semanas después de seguir su método y me encuentro muy feliz, porfin con una mente clara para poder seguir adelante y ya no pienso en que no tengo nada que ponerme o en que tengo que arreglar la casa porque todo esta en su lugar.

Su metodo se basa en tener sólo las cosas que hablan directamente a tu corazón y dejar a un lado el resto. Pero, ¿cómo saber si algo me habla o no? Para empezar a entender lo que mueve a tu corazón debes seguir un orden lógico que propone el libro para que cuando llegues a cosas como cubiertos, sepas realmente lo que se siente cuando el objeto te transmite algo. Debes comenzar por la ropa, luego los libros, los papeles, Komono (miscelánea) y por último los mementos o cosas que tienen un valor sentimental muy alto.

Debes hacerlo por categorías y no por espacios como nos han enseñado ya que nos vamos a encontrar que guardamos muchas cosas de la misma categoría en varios espacios. Además recomienda hacerlo en una sola tacada de por ejemplo un fin de semana para no perder el impulso ya que es agotador en todos los sentidos (fisico y emocional).

Una vez tenemos todo fuera y en un mismo sitio debemos tomar cada objeto, analizarlo, ver si nos habla al corazón y dejarlo en el montonsito de quedar o desechar. Todo lo que se desecha se debe guardar en una bolsa o caja y se le debe dar gracias por la felicidad que transmitió en su momento. Para mi fue muy claro con la ropa saber si me transmitía alegria y me llenaba de emoción, y así luego con los otros objetos pude entender claramente a lo que se refería Marie Kondo en su libro.

Una vez terminas de organizar la categoría debes encontrarle un lugar específico a cada uno de esos elementos y ese será siempre su lugar. El método KonMari tiene hasta una forma de doblar la ropa especial que permite que veas las prendas que tienes y que hables con ellas cada vez que las usas ya que logras entender lo que necesita cuando las doblas o las cuelgas sientiendo materiales y texturas. Por ejemplo los abrigos y chaquetas deben ser colgadas del material más pesado al menos de izquierda a derecha ya que esto te da tranquilidad y te permite ubicar una prenda fácilmente.

Una vez terminada mi casa me encontre con casi 8 bolsas grandes de basura de cosas que no me hablaban al corazón. Hay muchas cosas que no pude desaserme en este momento porque las uso mucho y no tengo dinero para cambiarlas pero me siento tranquila de saber que pronto pasarán a una mejor vida. Lo único que fue dificil y que recomendan no hacer, es mostrarle el resultado a tu familia. Fue curioso porque en vez de felicitarme por el cambio, me llene de miradas de tristeza y de enfado al ver lo mucho que desechaba (la mayoría regalos que me habían hecho sin pedir).

El libro y la experiencia te muestra lo que tienes y lo que necesitas para vivir tranquilamente, te demuestra que con pocas cosas o como dice mi mamá 3 cosas puedes ser feliz. Sentí que me encontre conmigo misma y descubri que a la única que debo complacer es a mi y no debo rendirle cuentas a nadie más. Ahora tengo lo que necesito y he comprado algunas cosas que complementan muy bien con este nuevo estilo y que me transmiten alegría. No volví a tener desorden en mi casa ya que todo tiene su lugar y una vez termino de usarlo lo guardo. Tengo la mente más clara y estoy descubriendo la dirección que debo tomar en mi vida ahora que no tengo trabajo.

Se lo recomiendo mucho, no duden en intentarlo. No se pierde nada y se puede ganar mucho.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.