¿Ya no vas a gym?


Hace poco leí que el contenido, propio, subido por los usuarios en Facebook había bajado un 21%. Es una tendencia que se da en todas las redes sociales. En un principio nos dedicamos a compartir nuestro minuto a minuto, ahí están los primeros tweets de Pedro Sánchez como ejemplo, ahora lo que más se publica son enlaces a vídeos de YouTube y a noticias destacadas.

La historia es pendular y se ha pasado de compartirlo todo a encriptarlo todo. La preocupación porque nuestros datos, fotos, vídeos… caigan en ciertas manos es creciente. Nadie, en la génesis de las redes sociales, nos avisó de que todas esas publicaciones se quedarían en la red para siempre, no pusieron un cartel anunciando: «Las autoridades sanitarias advierten que tweetear puede perjudicarte seriamente en el futuro». Así que ahora lo común es: ver como los medios de comunicación se vuelcan en cazar clicks a sus webs y a los haters/fans de siempre; los «de camino al gym» «buenos días in the morning» «aquí, con mis lokis» etc… pasaron a la reciente historia.