“Che, mataron al enano”: Reseña de un libro necesario

Durante sus más de 200 años de historia la Argentina se edificó sobre la sangre derramada, desde las batallas internas decimonónicas hasta los mártires populares, los bombardeados en la Plaza de Mayo y los desaparecidos de la última dictadura. Lo sabemos todos y entendemos generalmente como un elemento constitutivo de nuestra identidad y actualidad, una triste cicatriz de lo que no debemos volver a hacer, pese a algunos que pidan olvidar.

Sin embargo en lo que memoria y conciencia popular se refiere, hay un hueco innegable y evidente siempre. En Corrientes también hubo desaparecidos, mártires y crímenes, pero sus nombres, fechas y responsables no suenan con la suficiente fuerza que debería y sin dudas el de Juan José Cabral es uno de las más importantes figuras a tener presente y más aún comprender su contexto y apreciar la trascendencia histórica que tuvo. Ninguna persona que haya pasado por las aulas de la Universidad Nacional del Nordeste puede ignorar al “Chelo” y a lo que pasó el 15 de mayo de 1969.

Posiblemente consciente del vacío y el olvido, María Laura Riba ofrece “Che, mataron al Enano” (Cospel Ediciones, Resistencia Mayo de 2015), un libro muy bien logrado y desarrollado donde se analizan todas las tramas que envolvieron al casi olvidado Correntinazo, que sirvió como antecedente del Rosariazo y el Cordobazo, que se llevan todas las luces, que derivaron en la caída del todopoderoso Juan Carlos Onganía.

Con una pluma exquisita, Riba realiza una búsqueda notable hacia la difusión de los hechos, con una gran novelización de escenas (¿influenciada por la novela policial o el nuevo periodismo?) que son muy útiles para que el lector se sienta en ese lugar e incluso escuchar a la Montada reprimiendo estudiantes y el olor a pólvora de la trágica jornada del 15 de mayo de 1969.

La investigación realizada por la autora, quizás con ayuda, se merece una mención especial, ya que indaga numerosas fuentes oficiales o de prensa para describir todo el panorama que envolvió a la muerte de Cabral y explicita los porqué y sobre todo, los quienes, lo más importante.

Los días previos, la privatización del comedor, Walker, las 3 M, el MOR y cada uno de los protagonistas está debidamente explicado en sus escasas 111 páginas que dejan sabor a poco, abriendo el apetito a querer conocer más y más.

“Che, mataron al Enano” es un libro totalmente necesario, todos tenemos la obligación de conocer lo que pasó en esa trágica jornada. Nadie quiere mártires, todos queremos que Cabral siga vivo, trabajando de médico con su vida hecha. Pero la realidad nos apabulla, siempre. A Cabral lo mató la Policía de Corrientes en una cruel represión que quedó impune y hoy casi en el olvido. Y es justamente ese olvido el que sigue asesinando a Juan José, a 46 años de los hechos.

A no olvidar. Cabral, presente.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.