A.·. L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. D.·. U.·.

Los padres fundadores

Noche aterciopelada con mirada de estrellas,
Rutilantes estrellas que alumbran la heredad,
Entre pétalos blancos y entre orquídeas muy bellas,
Una historia, una vida que ha muerto en soledad…


“But is a long, long, long way down…”

Sin dilaciones, excusas, o reservas. Sin prisas; pero sin pausas. Sin memoria; pero con muchos sueños.

Es hora de volver, porque el tiempo es corto.

Es hora de volver, pues el daño cada día es más grande.

Es hora de volver, pues es lo justo.

Es hora de volver, pues el tiempo es perfecto.

Es hora de volver, ¡porque sí!

Es hora de volver, ¿por qué no?


La luna siempre estuvo allí, aunque no la pude ver. Por momentos su luz era tenue; pero siempre alumbraba. No importa qué tan lejos quisiera remar, allí estaba. No importa cuán implacable hubiese sido el sol, allí estaba. Fue mi compañía todas las noches, mi guía en la alborada, mi…


El silencio nos recorre. Las distancias hacen mella en lo más profundo de nuestro “nosotros” y nos vuelve trizas el mañana.

Somos olores que ya no están, se desvanecieron.

Somos risas agotadas, que fueron apagándose al acabar la función.

Somos manos que no se encuentran; porque no se buscan.

Somos respuestas que no llegan; porque no importan.

Somos olvido, somos pasado, somos todo lo que ahora es nada.


Y me pregunta mi amigo:

“¿Qué fue? ¿Qué pasó?”

Y le respondo yo:

“Nada: Ella fue lo mejor de mi. Yo fui lo peor de ella.”

Fin.


Ella sabe que lo sé. Yo sé que ella lo sabe. Lo pienso, lo estudio, cuidadosamente. Por cualquier lado que se mire es lo mejor que podría pasarme. ¿Qué más podría pedir? ¿Qué más podría buscar? ¿Qué más podría vivir?

Y estoy seguro que así es. Me acerco y la busco con no poco interés, y el tiempo pasa, y las cosas fluyen. Las palabras cada vez más dulces, las sonrisas cada vez más francas. Los momentos se vuelven eternos. Los olores se fijan al viento.

Y aún así, con todo y eso; hoy almorzaba y recibí una galleta, una galleta de la suerte. Y abrí la galleta. Y el mensaje era claro: “en ésa victoria, encontrarás tu desgracia”.


He sentido desde siempre una profunda admiración por los opositores. Hombres y mujeres de todas las corrientes ideológicas, que deben afrontar y combatir con fiereza —aún contra todo pronóstico de derrota— en la lucha por divulgar su discurso.

Leía hoy a Jean-Paul Sartre y su República del silencio. Leía su…


Pasado los años Mario había recorrido 50, tal vez 60 países distintos. Viajaba con frecuencia, con mucha frecuencia. Viajaba por trabajo, viajaba por placer, viajaba por viajar. Vuelos distintos casi siempre, nuevas ciudades, nuevas personas, nuevas experiencias. La misma rutina de no tener rutina. Lo mismo de siempre, siempre.

Y…


Se odiaban tanto que se alejaron, en direcciones opuestas. Olvidaron que el mundo es redondo y al final del viaje –exhaustos de caminar- se encontraron de nuevo.

No fue lo mismo; pero fue igual.


…Entonces miró atrás, buscando dónde se había equivocado. Tratando de entender por qué estaba tan lejos de sí.

Fue allí cuando sintió pavor. No estaba lejos; tampoco cerca. Nada había cambiado ¡Excepto el mundo!

Y él seguía allí, en el mismo lugar.

Soy Randolf .·.

Minicuentos, cuentos, poesías y reflexiones de Randolf Rincón Fadul — S .·. F .·. U .·.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store