Bragas a un euro
Jorge Matías
383

Tienes que tener en cuenta que el trabajo de criticador es muy sufrido. Imagina que no sabes producir nada, así que decides dedicarte a rajar por internet. Tienes que escribir todas las semanas una columna diferente y no puedes contar historias como los periodistas de verdad. Es normal que salgan semejantes aberraciones.