La democracia y las redes sociales

Las redes sociales, sobre todo Twitter, han supuesto un cambio en la manera de hacer política. La oportunidad que tienen los usuarios de decidir si algo les gusta, incluso de responder a lo que, tanto instituciones o políticos, dicen es una nueva manera de democracia.

Sin embargo, las personas elegimos mediante el voto a nuestros lideres políticos para que estos decidan por nosotros y, aunque muchas veces, sentimos que la última palabra a la hora de tomar decisiones debería ser nuestra, ¿hasta qué punto deseamos ser consultados para todo?

Hasta el momento las redes sociales son, mayormente, una oportunidad de quejarnos, criticar o replicar lo que nos gusta; no tenemos la oportunidad de participar en una democracia 2.0 de manera limpia y ordenada. Quizás algún día sea posible una red social gubernamental, en la que de verdad podamos aportar nuestro granito de arena como ciudadanos, pero hay dos factores esenciales que serían necesarios: nuestro interés y el interés de los políticos.

La vida es más fácil cuando dejamos que decidan por nosotros y la vida es más fácil cuando no tienen que contar con nuestra opinión. Hoy en día las redes sociales se han convertido en redes donde la diversidad de usuarios es muy grande y, sin duda alguna, no todos somos merecedores de tener una voz que deba ser escuchada. La educación es otro elemento necesario a la hora de que las redes sociales ayuden a que la democracia sea más real.

Lo que hoy tenemos, las redes sociales, son una oportunidad. Suponen una manera de poder opinar, una manera de crear comunidad acerca de algo, se ha comprobado que pueden ser una herramienta para el activismo. Son muchas las oportunidades que están por llegar, pero con la evolución de estás también es necesaria la evolución de las propias personas, de cómo las usamos.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Nerea Valencia’s story.