Hospedaje y comunicación celular: coberturas proclives a mejorar…

La realidad es que los empresarios, ciudadanos, padres y madres que aprecian su futuro van día a día con el anhelo de las mejoras y la incorporación constante de nuevos servicios, de allí las conversaciones sobre detalles como que en tiempos remotos y aún todavía están vigentes pólizas que ofrecen dos servicios accesorios en casos de siniestros catastróficos que requieren aprecio; los cuales son:

1) «Hospedajes» es cobertura accesoria que se activa en caso de considerarse la vivienda asegurada como inhabitable (tambien aplica en las polizas para apartamentos o residencias de playa); y,

2) «Asignación de celular» hasta por 15 días en casos de siniestros que ocasionen interrupción de las comunicaciones en el recinto asegurado (edificaciones, almacenes, tiendas, plantas industriales, oficinas, etc.). No está mal. ¡¿Si se entiende lo que tal servicio era en el año 2000?! Exclusividades para asegurados propensos a la estabilidad.

En su oportunidad la vigencia era moderna; pero ahora la actualización de tantos requerimientos en el desenvolvimiento comercial y empresarial hace el llamado a la incorporación de otros servicios más orientados a la realidad de la segunda década del nuevo milenio: ¿Y qué significa eso? Sencillamente, el aprecio por el propio producto comercial:

¿Qué cómo se traduce esa valoración que se aprecia y requiere revisiones y lecturas constantes?

Podríamos empezar con el hospedaje que no excluye si no que se refiere a servicio accesorio de apoyo: en este particular está bien y la sugerencia es​ que funcione cabalmente con sus complementos que busca suplir las condiciones anteriores del evento-siniestro a otras equivalentes con lapso definido (alimentación, lavandería, tintorería y traslados).

Ahora, en el caso del «celular» que en su momento se inclinaba a apoyar la comunicación telefónica oral o por sms y que está dentro del abanico de posibles siniestros: bien haríamos por y para valorar el producto que se acondicionara lo que implica un «teléfono celular» dada esa normalidad de que muchos llevan en su dispositivo no solo la comunicación tradicional sino la oficina entera: son detalles qué pueden generar consecuencias comerciales inesperadas en los asegurados. La cultura de seguros lo amerita.

De resto, el asunto va de conversar los detalles porque las coberturas básicas tienen amplio apoyo a los asegurados: la de incendio, terremoto, inundación, motin, la contratación de robo, vidrios, impactos de aeronaves, disturbios laborales u otros por daños son coberturas que se pulen en la contratación y conversaciones de mantenimiento.

@seguros9