El mejor momento para actuar es AHORA

“La inacción engendra duda y miedo. La acción engendra confianza y coraje” — Dale Carnegie

He pensado mucho sobre esta frase recientemente. Has mirado alguna vez hacia atrás y dicho, “Hombre, si tan solo me hubiera comprometido realmente a hacer _________, las cosas serían muy diferentes ahora.

Tal vez se trataba de contratar finalmente un entrenador personal y aprender a comer bien. Imagina que tú empezaste ese hábito hace tres años y que hiciste lo mejor que pudiste y que eso resultó en estar en buena forma ahora. No te enfermarías o te lesionaras con tanta frecuencia. Tendrías una increíble energía en todo lo que hicieras. Tu pareja te encontraría increíblemente atractiv@, e inspirarías a tus seres queridos que te rodean a cuidarse mejor.

Tal vez tú veas hacia atrás y quisieras haber tomado una acción masiva para leer un libro cada dos semanas. Imagina cuánto habrías aprendido y crecido de esa experiencia. Dicen que cualquier problema por el que estés pasando ahora ya ha sido solucionado y escrito. Imagina la confianza y la capacidad que tendrías si durante el paso de estos tres años hubieras leído alrededor de 300 libros.

Para los emprendedores que están leyendo esto, tal vez vean hacia atrás y piensen — si tan solo hubiera tomado una acción masiva en hacer crecer mi seguimiento en redes sociales, cuán diferente serían las cosas en la actualidad. Si tan solo hubiera empezado hace tres años, en vez de alcanzar 4000 personas por semana, alcanzaría 400, 000 personas por semana. Imagina el impulso y el cambio masivo que crearías en tu empresa y en el mundo. Imagina el impacto que estaría teniendo.

Con frecuencia, hay mucho que hacer y tenemos tantas grandes ideas que se nos dificulta tomar una acción masiva con alguna de ellos. Tal vez pensamos que no podemos avanzar con algo si no es absolutamente perfecto. Nuestra inacción crea duda e incertidumbre. Empezamos a escuchar las razones de otros de por qué no funciona. La voz en nuestra cabeza comienza a convertirse en tierra fértil para la duda, el miedo y la incertidumbre. Estamos tan asustados de enfocarnos en cosas equivicadas o preocupados de qué pasará si fallamos. En ocasiones, esto dura meses, o años, y terminamos logrando nada — porque estamos paralizados.

Mark Zuckerberg una vez dijo, “El riesgo más grande es no tomar ninguno. En un mundo que está cambiando realmente rápido, la única estrategia que está garantizada a fracasar es no tomar ningún riesgo”.

Uno de los valores fundamentales que se ha vuelto realmente fuerte para mí durante el paso de estos años es la idea de fracasar. Tiempo atrás, leí el libro The Lean Startup y ha sido uno de los mejores que he leído, porque infundió este principio en mí de tomar acción rápidamente — y, después, buscar el aprendizaje. Olvídate de ser perfecto. Olvídate de fallar. Aprende — eso crea confianza y coraje.

Habrá algo que mirar en tres años a partir de ahora que te haga decir: “Estoy tan contento de haber tomado una acción masiva en _______”

Te dejaré con uno de mis proverbios chinos favoritos: “El mejor momento para plantar un árbol fue hace tres años, pero el segundo mejor momento es HOY”.

Ahora ve y ocúpate en algo productivo.

Traducido del artículo The best time to take action is now, escrito por Jeremy Ellens en www.entrepreneur.com

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.