Seis conclusiones de la Copa América Centenario

No es fácil caer eliminados en un torneo que se esperaba ganar, mucho menos cuando esa eliminación incluye que uno de nuestros rivales históricos nos dé un paseo futbolístico, pero esta Copa América Centenario nos deja varias conclusiones importantes.

Keylor Navas si pesa

Patrick Pemberton es un portero de garantías y lo ha demostrado en incontables ocasiones, su calidad futbolística no está en duda, sin embargo, el nombre de Keylor Navas hoy en día pesa y mucho, los rivales nos ven diferentes al saber que en una estirada el portero menos batido de la Champions puede ahogarles el grito de gol, el tener a la figura del Real Madrid en el arco da un sentimiento extra de seguridad en la defensa de la selección y es hasta una inyección de motivación.

Es lo mismo que ocurría cuando no jugaba Wanchope, Ronald Gómez y Rolando Fonseca cubrían su ausencia con goles y grandes actuaciones pero el tener a “Chope” en cancha siempre daba un empuje extra en el factor anímico.

Su calidad no está en duda

Sin ritmo no debe haber titularidad

Jhonny Acosta fue la “cabezonada” del Macho en este torneo, lo puso como titular pese a haber pasado gran cantidad de tiempo lesionado y tener nula participación antes del torneo, sus actuaciones distaron mucho de lo que vimos en la eliminatoria pero fue única y exclusivamente culpa de Ramírez por insistir en un jugador sin ritmo.

Para la eliminatoria vuelve Giancarlo González, futbolista que en la Serie A de Italia demuestra que debe ser inamovible en la parte baja de la tricolor, Kendall Waston, Jhonny Acosta, Óscar Duarte y Francisco Calvo deben pelear por ocupar los otros puestos.

Cristian Gamboa siempre ha sido la excepción a esta regla porque en la selección brilla sin importar nunca jugar en su club, pero en esta Copa América se notó que las horas fútbol si pesan.

Dejen a Matarrita en paz

Tenemos un jugador joven con un gran nivel y que sigue en ascenso pero mucha gente le recrimina su pasado en Alajuelense (los morados) y que milita en la MLS, Matarrita se ha ganado su puesto con buen fútbol, ya déjenlo en paz que fue de lo más regular en este torneo.

El problema ahora es donde acomodar a Bryan Oviedo, un jugador diferente que debe ser titular siempre y que en su equipo ha jugado como lateral izquierdo, derecho y volante ofensivo.

Bryan Oviedo puede jugar como volante por izquierda: Le da mucha salida al equipo y desahoga por los costados, además de que su porcentaje de asistencias es más alto que el de Matarrita, en partidos donde el rival nos encime puede colaborar en labores defensivas con mucha facilidad y sin la necesidad de gastar un cambio.

A mi criterio Ronald Matarrita y Bryan Oviedo pueden ser titulares juntos por la banda izquierda.

Sin contención nunca

El partido ante Estados Unidos nos debe servir como recordatorio de que Celso Borges no debe estar tan desprotegido en el medio campo, aunque es un volante mixto que aporta mucha marca ese no es su fuerte.

Randall Azofeifa es el titular en ese puesto y si Yeltsin Tejeda quiere volver a competir por él deberá salir de ese equipo de tercera (literalmente).

Azofeifa no solo es un gran recuperador sino que da salida al equipo y se asocia de gran manera con Bryan Ruiz y Celso Borges, además es un especialista enviando balones al espacio que pueden aprovechar los puntas rápidos.

¿Y los goles?

En ofensiva se tendrán que probar nuevas alternativas y dejar de insistir en los de siempre, Joel Campbell es un jugador que pasa caminando dentro del campo y cuando tiene la pelota peca de individualista, ya no es aquella promesa a la que se le permitía brillar de vez en cuando, no basta con tirar una jugada de fantasía por partido.

Juega en el Arsenal de Inglaterra y eso se tiene que demostrar en la cancha, sino quiere sacrificarse ahí hay otros esperando oportunidad como lo hizo Johan Venegas que anotó, asistió y luchó cada balón para lavarse la cara de sus últimas actuaciones.

¡Olé!

Esa función también la puede cumplir John Jairo Ruiz que está brillando en Ucrania y debe tener unas ganas tremendas de defender la camisa de la selección de Costa Rica para algo más que salir en fotos.

Marco Ureña tiene la calidad para comandar la ofensiva de la selección pero lo “está matando” el pasar todas las jornadas sin jugar en Dinamarca, si quiere consolidarse debe salir cuanto antes de ese equipo (aunque llevamos diciendo lo mismo desde el 2014).

En la misma liga donde Ureña es banca eterna Myron George es goleador, un delantero rápido, potente y de buena técnica que parece no tener campo en la selección.

También se tiene a Álvaro Saborío, Ariel Rodríguez y Yendrick Ruiz para juegos en los que se ocupe un futbolista más de área, eso si no los envíen solos contra el mundo, acompáñenlos de jugadores veloces en ofensiva.

En el Machillo Confiamos

Óscar Ramírez alimentó la cohesión de esta selección y eso es vital para momentos donde las cosas no salgan como se esperaba, los jugadores se acuerpan como una familia y reciben el mismo trato por parte del entrenador, algo que se había perdido con Jorge Luis Pinto.

Tenemos un gran equipo y la parte más dura de la eliminatoria está por venir por eso no podemos darnos el lujo de tener seleccionados caminando en la cancha, el que no muera por esta selección que se quede en casa sufriendo como un aficionado más.

Por Juan Carlos Agüero