El arco iris de gravedad — Diario de lectura (2)

PÁGS. 16–21

Resaca. Leo poco. De todos modos ya el texto empieza a volverse difícil. Nos sumergimos en una especie de monólogo interior de Pirata. Aparentemente posee la capacidad de meterse en los sueños de otros y manipularlos. O algo por el estilo.

Se describe un sueño en el que un adenoides gigante ataca Londres comiéndose personas. No sé qué es un adenoides. Lo busco en el diccionario de la RAE: “hipertrofia del tejido ganglionar que existe normalmente en la rinofaringe”.

OK.

No logro creer que la invención de un adenoides monstruoso sea producto de una imaginación prodigiosa. Imagino, más bien, a Pynchon escribiendo con los ganglios inflamados y poniéndolo en el papel. La invención literaria como producto de circunstancias azarosas y hasta olvidables. La enfermedad. La literatura como producto de eso mismo.