El arco iris de gravedad — Diario de lectura (27)

PÁGS. 324–334

Hay un procedimiento que usa Pynchon cada tanto y sobre el que creo que no escribí. Es el de meter, cada tanto y en situaciones muy puntuales, letras de canciones. Es similar a lo que pasa en los musicales. La canción “explica” o “comenta” algo de la trama más o menos importante, casi siempre con tintes humorísticos. No estoy seguro de que funcione bien. En general creo que no.

En este caso, en la página 333, Slothrop es testigo de la canción intitulada “El pene que él creía que era suyo”.