El arco iris de gravedad — Diario de lectura (31)

PÁGS. 385–390

Al parecer Slothrop investiga/espía a individuos relacionados con las bombas V –en este tramo a holandeses ligados a la Shell- y a su vez es investigado en lo relativo a su peculiar atracción sexual por estas bombas o por alguno de los polímeros que la componen.

Leo: “Ha llegado el momento de bajarse el ala del sombrero, compartir el cigarrillo de la posviolencia y pensar en salir a escape”. Es bueno lo del cigarrillo.

Slothrop se entera por un número del Times londinense hallado ¿al azar? de la valerosa muerte de su amigo Tantivy en el campo de batalla.

Se menciona a un tal Carothers, empleado de la Du Pont, “conocido como El Gran Sintetizador. Su clásico estudio de moléculas grandes abarcó la década de los veinte y nos lleva directamente al nylon”.

Según internet, Wallace Carothers fue, efectivamente, el inventor del nylon siendo el líder del departamento de química orgánica de la estación experimental DuPont, en Delaware. También fue el precursor del neoprene. Era depresivo y el 28 de abril de 1937 se suicidó en un hotel de Filadelfia tomando un cóctel de jugo de limón mezclado con cianuro de potasio. No deja de ser llamativa la cantidad de datos de esta clase que maneja Pynchon, sobre todo teniendo en cuenta que esto se escribió en los 70. Hay un saber científico, o al menos un manejo de información, que no son comunes.