PARTE II: LA TECNOLOGÍA COMO HERRAMIENTA DE INCLUSIÓN SOCIAL

En la primera entrega de LA TECNOLOGÍA COMO HERRAMIENTA DE INCLUSIÓN SOCIAL, nos enfrentamos ante una pregunta desafiante: ¿qué posibilidades hay de utilizar las TICs (Tecnologías de Información y Comunicación) como factor de inclusión social? La Cooperativa de desarrollo de Software Libre GENEOS, de la ciudad de Tandil, Argentina, compartió su experiencia con Talent It Up sobre cómo llevar adelante este desafío a través de iniciativas reales y de impacto social positivo. En esta segunda parte de la nota, nos cuentan cuáles fueron los resultados, las complicaciones a las que tuvieron que enfrentarse y sus próximos proyectos de inclusión social.

ST: ¿Cuál fue el resultado del curso Tester destinado a jóvenes de barrios periféricos de Tandil?

CG: Tuvimos 7 egresados en el primer tramo, y luego tres más. Entre ellos un estudiante hipoacúsico.

SA: ¿Y cómo fue dar clases a un estudiante que no puede oír?

CG: Fue un gran desafío. Tuvimos que adaptar todos los materiales y le dedicábamos un tiempo al final de la clase para que nos enseñara lenguaje de señas. Fue una experiencia muy enriquecedora ya que pudo terminar el curso y demostrando que posee un perfil muy adecuado para este oficio digital, por su capacidad de atención a los detalles, su prolijidad en el trabajo y su orden.

ST: ¿Surgieron algunas complicaciones en el desarrollo del curso?

CG: Tuvimos una complicación muy importante, que no pudimos salvar, pero al finalizar el curso. Luego del último encuentro que realizamos en las oficinas de una empresa con sede en Tandil, a modo de actividad de inducción al ambiente de una empresa IT, llegaron las vacaciones de verano. La universidad entró en receso y eso nos dejó pendiente la última etapa: la generación de entrevistas con empresas del sector.

ST: ¿Y cómo tomaron los jóvenes esto?

CG: Con mucha desilusión. Durante las vacaciones me escribían preguntándome por las entrevistas, y aún hoy esperan tener una posibilidad. A nosotros como cooperativa nos quedó un sabor amargo por no haber logrado concluir con lo planificado. Algunos de los actores involucrados nos han pedido repetir la experiencia, pero entendemos que hasta que no logremos posibilidades reales de inserción laboral para quienes realizaron el curso, no tiene sentido.

ST: ¿Tienen algunas alternativas pensadas para lograrlo?

CG: En principio contando la experiencia. Tal vez una empresa lee esto y quiere darle una oportunidad de entrevista a los jóvenes. Algunos Voluntarios de Nahuan en Buenos Aires concretaron la constitución de una empresa (Nahuan IT), que sea el espacio desde donde los jóvenes formados puedan trabajar. Esta es otra alternativa viable.

ST: Ustedes como empresa, ¿tienen otros proyectos de inclusión social planificados?

CG: Si. En el marco de la Federación a la que pertenecemos FACTIC (Federación de Cooperativas de Tecnologías de Información y Comunicación) y conjuntamente con el Ministerio de Trabajo, vamos a desarrollar cursos de formación profesional gratuitos de software libre y programación web.

ST: ¿Todas estas actividades las desarrollan en su tiempo libre, como una forma de voluntariado?

CG: No, estas actividades son parte de nuestra carga de trabajo que dedicamos a la cooperativa. Es decir, las horas que dedicamos al curso de Tester o las que dedicaremos al proyecto de formación profesional con FACTIC, son contabilizadas como horas trabajadas para GENEOS. Es parte de nuestro compromiso con la comunidad, por lo tanto, lo asumimos como empresa.

ST: Como reflexión final, ¿qué puede aportar el sector de TICs para la inclusión social de poblaciones más desfavorecidas o con derechos vulnerados?

CG: Creo que pasa por entender que este sector sólo demanda formación intelectual. Los oficios digitales no requieren de otros medios de trabajo más que una computadora. Eso facilita la inclusión laboral. Pero es esencial la articulación de actores y formatos de capacitación adecuados a las realidades de quienes buscamos incluir. Es una industria que cada vez demanda más personas formadas en diversas disciplinas.

Con esta experiencia, desde Talent IT up, buscamos reconocer que las tecnologías no tienen virtudes intrínsecas para resolver todas las dificultades, ni para eliminar las desigualdades que generan exclusión. Se requieren, además, otras condiciones de naturaleza social, económica y educativa que propicien el desarrollo de las capacidades para generar nuevas oportunidades.

La inclusión social en el sector de las TICs cuenta con innumerables casos y ejemplos como el de GENEOS, que dan cuenta del potencial existente. Lo importante es tomar consciencia de las distintas realidades que se presentan para aportar a la construcción de un sector de tecnologías que crezca brindando posibilidades para todos.

Por Sebastián Alvarez Lic. en Administración, especializado en Recursos Humanos. Capacitador en temáticas de empleo. Docente UNICEN. Consultor en Talent IT up.