POR QUÉ EL MUNDO NECESITA MÁS MUJERES EN TECNOLOGÍA

A pesar de ser talentosas, capaces e inteligentes, las mujeres siempre fueron minoría en la industria tecnológica, pero ¿por qué? Algunos sostienen que es un problema de estereotipos de género y favoritismos de grupo, mientras otros afirman que es una cuestión cultural del universo laboral. Los hechos demuestran que la diversidad de género beneficia a las compañías y, además, fomenta la creatividad y la toma de mejores decisiones a largo plazo.

Quisimos ir más allá de las estadísticas y escuchar a las expertas: a continuación, tres referentes nos cuentan cuál es el nuevo paradigma de la mujer y la tecnología y cómo hacer para empoderar e inspirar a otras mujeres que quieran sumarse a esta iniciativa.

LA TECNOLOGÍA COMO UNA OPORTUNIDAD PARA REINVENTARSE

Ilana Milkes es Fundadora & CEO de World Tech Makers, una empresa especializada en dictar bootcamps (cursos intensivos) de programación, tanto presenciales como virtuales, para que cualquier persona pueda adquirir la habilidad de desarrollar aplicaciones web y móviles y páginas web. Para esta joven colombiana la tecnología representa la capacidad de reinventarse, como el aporte más significativo en una carrera profesional. “El acceso a la información, procesos y personas que te brinda la tecnología, te da la oportunidad de abrirte a mundos a los cuales no habías tenido acceso antes en tu formación académica tradicional o del pasado. Además, la tecnología te permite mantenerte al día en tendencias, aprender a leer lo que se viene para capitalizar en ellas y comunicarte con personas que han recorrido caminos que aspiras completar” resalta Ilana. Pero para la mujer, no siempre fue fácil acceder a este mundo tecnológico y lograr posicionarse de manera natural. La voz femenina de World Tech Makers expone que “hasta hace un poco más de 150 años, hasta las mejores universidades del mundo como Harvard University, consideraban que la educación en ciertos temas debía ser sólo para los varones, entonces, pienso que la tecnología nos ha abierto muchas puertas a las mujeres y nos ha permitido acceder a información y procesos que eran exclusivos para los hombres. Al final, la tecnología permite darle voz y luz a esas mujeres que siguen haciendo cosas extraordinarias”.

Para concluir, Ilana reflexiona con cierta indignación pero también con una gran cuota de esperanza y optimismo: “¿Cómo es posible que de 800 millones de personas analfabetas en el mundo 600 millones sean mujeres? Y ¿cómo es posible que ganemos menos que los hombres en casi todas las industrias sólo por ser mujeres? ¿Cómo se explica que menos del 5% de la inversión total en empresas startups en países como EEUU sea para equipos liderados por mujeres? Pienso que falta mucho camino para que el rol de la mujer se reconozca en su totalidad y que el potencial femenino llegue a su máximo; me encantaría ver ingenieras, empresarias, científicas, astronautas, programadores en mayor cantidad y transformando el mundo. El hecho de que hay mujeres en la industria de la tecnología y otras industrias demostrando que el talento no es inherente a un solo género, motiva a otras mujeres a trabajar por sus sueños”.

UNA MIRADA ARGENTINA

Celeste Medina, Co- fundadora & CEO de ADA IT, una empresa de soluciones creadas con impacto social para startups tecnológicas y empresas innovadoras, hace alusión a un estudio de la Fundación Sadosky el cual refleja que, actualmente en Argentina, hay cada vez menos mujeres en tecnología y es necesario para el crecimiento de nuestro país que se involucren cada vez más mujeres en esta industria declarada como clave para nuestro crecimiento económico, ya sea como empresarias, programadoras, diseñadoras o líderes de equipo. Pero ¿cómo hacer para inspirar a más mujeres a que se animen a encontrar su lugar en el mundo tech? La emprendedora argentina sostiene que, lo primordial, es dar visibilidad a los role models: “No se puede ser lo que no se ve, es necesario que todo el aparato de promoción de la industria, ya sea periodistas, organizadores de conferencia, inversores, puedan dar espacio a que las mujeres que están desarrollando un camino en la tecnología tengan más oportunidades y espacios, y no sólo por el simple hecho de ser mujeres, sino porque estamos capacitadas, formadas, y liderando iniciativas interesantes y nos merecemos esos espacios” Además, resalta la importancia de crear iniciativas de enseñanza y programación dirigidas específicamente a mujeres. Y, sobre todo, mostrar activamente las oportunidades de desarrollo personal, profesional y para el país, para fomentar la diversidad en nuestra industria.

EMPRENDEDORAS Y TECNOLOGÍA

Nuestra tercer referente elegida es Alejandra Mustakis, Presidente de ASECH, la asociación de emprendedores más grande de Chile, y Directora iF. Según las estadísticas de su país, solo el 18,45% de las mujeres chilenas entre 18 y 64 años se declara emprendedora (836.600). De ellas, el 14,53% manifiesta ser emprendedora en etapas iniciales (dueñas de negocios de menos de 42 meses) y 3,92% una emprendedora establecida (más de 42 meses) Pero ¿por qué el rol de la mujer en la tecnología es tan débil? “Las mujeres temen más al fracaso que los hombres”, reconoce Alejandra.Por ejemplo, las mujeres están más presentes en emprendimientos relacionados con alimentación, vestuario, cuidado de niños, que son actividades asociadas a la labor femenina, estereotipos que son totalmente necesarios de romper. Por otro lado, hoy es ilógico tener la idea que una mujer no se la pueda en el área científica, matemática o tecnológica, puesto que es clave que nos integremos en los distintos procesos para generar esa diversidad necesaria, especialmente en tecnología donde, en concreto, se crean soluciones a problemas donde muchas veces se extraña la perspectiva que aportamos en este ámbito. Hoy por hoy el mundo y nuestro país necesita más habilidades femeninas y las experiencias de sus mujeres para evolucionar y revolucionar el mundo”

La emprendedora chilena supo posicionarse como una referente emprendedora y de liderazgo femenino y, mirando hacia dentro de su trayectoria admite que “debemos hacer las cosas de otra forma, con parte de la fuerza femenina como motor de este desarrollo. Las chilenas somos creativas, somos ingeniosas, solo que nos ha faltado creernos el cuento. Por supuesto, no existe una fórmula mágica para alcanzar el éxito empresarial; lo desconocido da miedo y no son pocas las mujeres que dudan de sus capacidades”. Como líder de ASECH y animando a que sean cada vez mas las women in tech aconseja que “sin importar lo que pase, hay que abrazar ese sueño y ser agradecida por tener la oportunidad que implica el perseguir un trabajo, una pasión, de la mano de construir una vida que amemos

Por Sofia Stavrou- Redactora asociada para Talent IT up.