Trainspotting 2 : Elige vida.

Elige vida. Pero elige tu propia vida. Elige avanzar. Elige evolucionar. O no. Elige quedarte estancado. Pero elige ser feliz.

Hace veinte años dejábamos a Renton embarcándose en una nueva vida, en una nueva oportunidad de dejar la heroína y callejear para vivir una vida normal, tener esposa, hijos, una bonita casa, un buen trabajo, hacer ejercicio… Lo que nos encontramos en la actualidad es su evolución natural: no es feliz. No ha conseguido tener la estúpida vida que todos los infelices desean vivir. La vida que nos venden esos estúpidos eslóganes de los anuncios, hallar la felicidad comprando refrescos de compañías que maltratan a sus trabajadores, haciéndonos desear un cuerpo diez mientras nos hinchamos a comida basura y nos adentramos en bucle de mediocridad hasta que muramos y nuestros hijos, si llegamos a tener el egoísmo de traerlos a este mundo, repitan nuestros pasos. Pero peor.

La película es puro fanservice, mientras paralelamente nos cuenta una amarga historia sobre la depresión, la madurez, el pasado, la amistad,… Y sabe manejar los dos conceptos a la perfección.

Por un lado, el fanservice. La película está plagada. Empezando por su característico humor negro y escatológico, el corto cameo de la heroína, etc. Todo camuflado en acciones coherentes con la historia y los personajes.

Por otra parte, nos encontramos con una película que trata sobre la depresión de un grupo de viejos amigos ex-drogadictos que no pueden seguir adelante. Renton, intentando escapar de su fallida vida, vuelve a su ciudad natal para revivir su juventud. Spud sigue buscando desengancharse. Sick Boy se sigue ganando la vida traficando y estafando. Y Begbie, bueno, sigue siendo un psicópata con ganas de venganza.

La película sabe mantener el equilibrio en cada personaje para que puedas a llegar a empatizar con ellos. Los que veáis la película sabréis a lo que me refiero. Se ahonda más en los personajes, en su situación, en sus emociones. Son personas horribles, pero de algún modo u otro, pretenden hacer lo correcto. Alguna lagrima se me ha escapado durante el metraje, la verdad. Aquí se nota la mano Irvine Welsh. Es su especialidad, la de manejar personajes así. Me recuerda a otra adaptación de uno de sus libros, “Filth”, con James Mcavoy haciendo una de las mejores actuaciones de su carrera. Recomiendo verla.

Sin duda satisfará a los fans de la primera parte. Por desgracia, no será esta la película que saque del pozo a Danny Boyle, pero le estaré eternamente agradecido.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated BJ’s story.