EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LOS MODELOS TELEVISIVOS Y LAS DIFERENTES ETAPAS

Broadcasting

Es un modelo televisivo cuya emisión está destinada a una comunicación de masas, es decir, a la que abarca una audiencia amplia y generalizada. La evolución de este modelo ha pasado por diferentes fases; sobre todo, es conveniente destacar los cambios sociales que se han desarrollado de forma lenta y que fueron una causa directa de la apertura del mercado televisivo. Este proceso tuvo su desarrollo durante las siguientes décadas:

En los años 50, el broadcasting surge con una estructura claramente monopolística. Las cadenas televisivas cumplían las directrices de unos estados, dónde la libertad muchas veces brillaba por su ausencia. Esto se debía en gran parte, a que el estado era el dueño de la mayoría de los derechos de las ondas hercianas.

En los años 60, tuvieron una gran importancia en el aspecto político y social. Este cambio de actitud, es una consecuencia directa de los cambios en la posterior transformación de la estructura y de la apertura del mercado televisivo.

En los años 70, las formas de consumo se vuelven más individualizadas y las presiones sociales surgidas en los años sesenta tendrán finalmente el efecto deseado. El mercado televisivo pasará de un modelo monopolístico público, a uno comandado por un reducido número de grupos empresariales privados, es decir, por un oligopolio.

En los años 80, este grupo de empresas privadas trató de imitar el modelo de integración vertical de las grandes cadenas públicas y eso supuso que no hubiera apenas cambios con respecto a las décadas anteriores.

En el principio de los años 90, las cadenas privadas fueron dejando atrás el modelo de integración vertical, e incorporando un modelo basado en la multitud de empresas subsidiarias. Tanto en el ámbito de la producción, como en el de la distribución.

El broadcasting es un modelo basado en contenidos destinados a una gran audiencia, que tuvo como principal escollo la posesión de las ondas hercianas en manos del estado y hasta que no cambió este inconveniente, la evolución fue mínima. Sin lugar a dudas, la tecnología es el principal artífice de los grandes cambios en la televisión y hasta esta última década no hubo grandes desarrollos que propiciarán la aparición de un nuevo modelo televisivo. El descubrimiento del cable y del satélite a principios de los años noventa, supondrá este gran cambio significativo que daría como resultado un nuevo modelo televisivo conocido como narrowcasting.

Narrowcasting

El gran desarrollo tecnológico fue el principal precursor de este nuevo modelo televisivo. El descubrimiento de las nuevas tecnologías, como son el cable, el satélite o el TDT, propició que surgiera una oferta variada de contenidos y esto tuvo como consecuencia directa el consumo más individualizado y personal por parte de los espectadores. Por primera vez en la historia de la televisión, el telespectador podría “elegir” y esto sucedió principalmente por el desarrollo de los siguientes cuatro cambios:

  • Nuevas políticas que permiten la entrada a una novedosa industria televisiva, que hasta los años 80 tenía un carácter monopolístico y restrictivo por parte del estado.
  • Desarrollo de nuevas tecnologías, que permiten el abaratamiento y entrada de nuevos competidores.
  • Digitalización de las redes y las señales de televisión.
  • Especialización de un mercado que hasta la fecha tenía un formato generalista y basado en las grandes audiencias.

Estos cuatro grandes cambios han permitido la aparición de un nuevo mercado de pago sustentado principalmente por las subscripciones de sus abonados. Dentro de este nuevo mercado de pago, han existido dos ramificaciones diferenciadas: la televisión por satélite y la televisión por cable.

  1. Televisión por satélite: se trata de un método de distribución de la señal televisiva, mediante un satélite de comunicaciones. La señal se emite desde un punto de la tierra y se recibe a través de una antena parabólica. En España, este servicio estuvo disponible en 1997, gracias a las plataformas de Canal Satélite y constaba en su origen de cuatro canales (Cinemanía, Documanía, Minimax y Cinedassics). Actualmente es lo que todos conocemos como Canal Plus o Zero.
  2. Televisión por cable: es un sistema de distribución eléctrica de la señal de televisión mediante una red de fibra óptica o cable coaxial. En España este sistema comenzó su implantación alrededor de los años setenta más concretamente en el año 1972. Cuando la Dirección General de Radiodifusión y Televisión y Telefonía llegaron a un acuerdo para colocar este sistema en Madrid y Barcelona. En principio, el sistema cubría un radio de 8 km cuadrados y únicamente conectado a nueve canales.

El crecimiento de la televisión por cable y de la televisión por satélite en estos últimos años ha aumentado más aún si cabe, con la aparición de un nuevo modelo cuyo principal fundamento reside en el desarrollo de internet. A esta nueva evolución de la televisión se le conoce como: webcasting.

Webcasting

El webcasting o televisión por internet, es sin duda la gran revolución y el gran “quebradero de cabeza” de la industria televisiva de esta última década. Este nuevo modelo de difusión televisiva surge entre los años 2000 y 2005, con la convergencia de la industria audiovisual y el desarrollo de internet. Ahora cualquier persona puede subir contenido multimedia a través de internet, lo que hace que el consumo de internet también sea mayor. Las innovaciones técnicas cambian el paradigma de la industria audiovisual.

Las definiciones a la hora de conceptualizar este modelo televisivo son varias, pero lo fundamental es que todas tienen como base el término internet. Algunos autores como A. Monzonillo consideran que el webcasting es la tercera generación televisiva, basada principalmente en las plataformas de internet y el móvil.

En el 2000, se descargaban los vídeos para poder visualizarlos (streaming), ahora ya no es necesario descargarlos para disfrutarlos ya que se visualizan a la par que se descargan (webcasting). Esto es gracias al desarrollo de la banda ancha y al aumento de la velocidad en el tráfico de datos. Gracias a esto, Internet se ha convertido en un gran mundo virtual con innumerables contenidos y muy variados entre sí. Los contenidos son los verdaderos motores del consumo masivo de internet. Hay textos, imágenes y sobre todo hay que destacar los vídeos.

Según estudios de la empresa Cisco, en 2012 el vídeo es el tipo de contenido que más ha crecido en internet y en 2015 supuso el 65% de todo el tráfico en la red. Hay gran variedad de vídeos que varían según su difusión, su finalidad o su plataforma.

Los telespectadores han encontrado un lugar donde la libertad de “elegir” se eleva a su máximo exponente. Ahora la oferta de las cadenas ya no es determinante, sino que el espectador es el que decide que quiere ver, así como cuándo y dónde sea necesario.