En la ventana

Siempre me ha resultado extraño que en las noches siento como si alguien me observara. Pareciera que las sombras se mueven y que los ruidos se convierten en voces, como si alguien tratara de decirme algo. Estoy imaginando cosas, ¿verdad?, no existe nada así, al menos es lo que me repito una y otra vez.

Hay una ventana en mi cuarto… tiene una gran cortina, pero no es lo suficientemente gruesa como para evitar que perciba los cambios de luz durante el día. Podría jurar que cuando el sol se oculta veo como “alguien” pasa caminando frente a ella, o como “alguien” se queda ahí observando. Hasta ahora no he tenido el valor para asomarme a ver qué es lo que produce tal cosa, pero pasan los días y esto se repite con mayor frecuencia. ¿Qué debería hacer?

No puedo negar que me da mucho miedo, vivo solo, en caso de que algo malo sucediera, nadie lo sabría. Esto no puede seguir así, me armaré de valor y la próxima vez que pase, abriré la cortina y al fin sabré si lo que veo es real o no.

Esa noche el miedo invadía mi cuerpo, pero había decido terminar con esto de una vez por todas. Pasaron las horas y casi me quedaba dormido cuando de repente lo vi, de nuevo, la sombra de “alguien” estaba frente a mi ventana. Lentamente me levanté de la cama y con las manos temblorosas me acerqué y moví la cortina… no había nadie. Por un momento estuve observando con detenimiento pero no pude ver nada fuera de lo normal, respiré aliviado y decidí irme a la cama, cuando volteé… “él” estaba ahí.