Conoce nuestras firmas: Gonzalo Gragera

Ya sabrás que los firmantes de El Subjetivo son gente intelectualmente irresistible. Por si acaso, con este cuestionario –elaborado por Ignacio Peyró, editor jefe de la sección- te invitamos a conocerlos mejor.


IP: Defínase políticamente. Ya, ya sabemos que es difícil.

GG: Es difícil, sí. Pero me quedo con esa reflexión que hizo Mingote en su viñeta de ABC. La del niño que pregunta a su abuelo si es mejor ser de derechas o de izquierdas, y el abuelo le responde que antes de nada lo que no hay que ser es gilipollas (sic). Aun así, como esto va de mojarse, quizá me defina el socioliberalismo.

IP: ¿Qué le falta –y qué le sobra- al periodismo español de hoy?

GG: En esta pregunta no soy nadie para sentar cátedra, hablaré como lector, como consumidor. Le falta didáctica, explicación de los hechos –aunque algo ya se está haciendo- y encontrar de una vez el soporte –el eterno dilema del papel o lo digital- adecuado para el futuro, que es el hoy. Le sobra esa lista de las diez noticias más leídas, que suelen ser caldo de morbo y sensacionalismo.

IP: Un maestro periodístico. O, ya puestos, columnístico. De aquí o de fuera de aquí.

GG: No suelo leer prensa extranjera, confieso mi pecado. Hablaré mejor del escritor de periódicos. Españoles. Y me quedo con Ignacio Camacho y David Gistau en ABC, Jorge Bustos y Arcadi Espada en El Mundo, Rubén Amón en El País y José Antonio Montano en El Español. Hay más, y muy buenos, pero esos son mis principales.

IP: Las columnas: ¿con “yo”o sin “yo”?

GG: Decía Umbral que la columna debía tener un poco de ensayo y otro poco de soneto. Sentando esas dos bases, el resto no me interesa demasiado. Quizá me quedo con el “yo”, aunque le añadiría que ese “yo” ha de tener una voz propia y original. Pero eso se le presume al columnista.

IP: Las redes: ¿gran tertulia o servidumbre contemporánea?

GG: Pues como todo, según qué perspectiva y con quién trates. Las redes han servido para ponerle rostros y conciencia a víctimas que, sin ellas, hubiesen sido aún más anónimas. Pongo por caso la masacre del pasado año en Kenia o el reciente atentado en Pakistán. En este sentido nos conectan con la realidad en puntos en donde muchas veces no llegamos. Por lejanía o desconocimiento. También es justo mencionar que todo se debe a magníficos profesionales freelance que cubren la batalla a pie de calle y de realidad. Las redes son una proyección para estos comunicadores y reporteros. Me quedo con eso. ¿Servidumbre contemporánea? También. Pero es un precio asequible para todo lo que nos dan.

IP: ¿Qué temas echa en falta en nuestra conversación pública, y cuáles tienen un exceso de presencia?

GG: ¿Me puedo permitir no saber/ no contestar?

IP: ¿Seguir el propio interés o inspiración, o escribir pensando en los lectores?

GG: El escritor tiene que ser fiel a su palabra y a su inspiración. A su criterio y a su voz. Lo dijo Jabois y creo que tiene mucha razón: “El primer deber del columnista es pasar de los lectores”.

IP: ¿Sobre qué temas le suele interesar más escribir?

GG: Política y cultura. Que al fin al cabo lo mismo es.

IP: Leer: ¿actividad cada vez más elitista?

GG: Se lee mucho y se publica aún más. Pero hay que diferenciar qué tipo de lectura es la común: la de entretenimiento-comercial-superficial o la que requiere de una ánimo intelectual, que también puede ser entretenida, claro, y en mi caso suele serlo. La primera no es nada elitista; la segunda, sí. Pero siempre lo ha sido. Y hasta es sano que así lo sea.

IP: ¿Qué le gustaría aportar a los lectores de este medio?

GG: Honradez y calidad. Que lean mi contribución y terminen con la sensación de no haber perdido el tiempo. Que aprendan y se fomente el debate. El lector siempre se tiene que marchar del texto con una nueva parcela de la libertad de pensamiento cultivada.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.