El fomento a las ‘finanzas responsables’ en México.

Hace algunos meses, realicé una pequeñísima charla con sobre la ‘inversión responsable’ y me concedió algunas recomendaciones para sostener un ecosistema para el fomento de dicho tipo de inversiones, las cuales cito mediante híper vínculo. Definir una política de inversión, coherente, sólida y que permita una adecuada diversificación y gestión del riesgo. Mantener un proceso de selección de los proyectos riguroso y profesional.

Ante sus aportes, la pregunta natural, para el caso de nuestro país, sería, ¿cuándo podemos contar con una ley de fomento a la financiación empresarial, (o de crowdfunding)? (como le ‘nombraron’ en España, a dicha ley, publicada a principios del 2015.

Sin duda es una pregunta ‘simple’, por ello, me remití al Código Fiscal de la Federación, debido a que una buena forma de promover las inversiones responsables son los beneficios fiscales.

En el artículo 32-B Bis. se habla sobre las instituciones financieras que residen en el país o residentes en el extranjero con sucursal en México se menciona que todas sus cuentas que hayan sido fiscalizadas antes del 31 de diciembre del 2015, serán consideradas como, cuentas preexistentes, por lo tanto, dichas empresas para contar con cuentas nuevas deben de iniciar operaciones financieras a partir del 1 de enero del presente año. Lo cual podría fomentar la creación de cuentas e incluso fondos, sin embargo, esto no significa que sea ‘a priori’ dicha nueva capitalización, sino que depende del fomento en sí que se ofrezca a las instituciones financieras.

En México las ‘finanzas responsables’ se basan mucho en los donativos, mismos que pueden fungir como ‘deducibles de impuestos’ como lo determina la Ley de Impuesto sobre la Renta. Tan solo es un mínimo impulso al fomento de las ‘finanzas responsables’. Ya que el donativo en sí, no es una inversión, la economía solo se ve atendida ‘asistencialmente’ y la rentabilidad nace y se queda en la deducción de impuestos. Por lo cual la economía social, el emprendimiento social, la economía verde, la economía naranja, la economía colaborativa, quedan alejadas de la cultura de la donación. Hasta cierto punto, debido a que un modelo de negocio de doble naturaleza encuentra su punto de equilibrio en las inversiones realizadas mediante las ‘empresas sociales’ que logren comercializar sus productos, marcas, servicios y/o eventos. Etc. Etc.

En México operan varios fondos que se enfocan en el fortalecimiento del tejido neo empresarial de corte social y ambiental, en formato de empresas es sin duda una necesidad programática comenzar a plantear cuestiones exactas como la ley de fomento a la financiación empresarial, o la vinculación de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores con dichos fondos. Ante esto, la bolsa social, en la voz de @JoseMoncadaD su CEO, nos da la siguiente respuesta a esta pregunta, ¿La Bolsa Social podría expandir sus servicios a Latinoamérica o toda la UE?.

La Ley de fomento de la financiación empresarial limita el ámbito territorial de la Bolsa Social a empresas radicadas en la Unión Europea; no obstante, en el futuro nos gustaría plantear una réplica del modelo en Latinoamérica.

Colaborador: Carlos Zaragoza Cibrían.

@rayoctron

www.carloszaragoza.net

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.