#CuentanosTuHistoria - El Teniente Dan: un YouTuber con discapacidad que hace reír y llorar al mundo

Mauricio Riffo es su nombre, pero en Internet todos lo conocen como el “Teniente Dan”. Nació en Santiago de Chile hace 23 años y hoy por hoy es uno de los YouTubers más originales de la red. Es un chico inteligente y atrevido, que siempre tiene algo ingenioso para decir, pero detrás de su apariencia divertida y casual se esconde una conmovedora historia que tiene tanto de trágico, como de épico.

Mauricio padece una enfermedad llamada “Ataxia de Friedrich”: se trata de un mal degenerativo, de origen genético. Su efecto es debilitar progresivamente las extremidades del cuerpo. Causa fatiga muscular y por eso los brazos y/o las piernas van perdiendo fortaleza hasta que ya no tienen funcionalidad. No hay cura conocida, solo tratamientos paliativos.

Sin embargo, este chico no nació para rendirse. Hoy en día no puede caminar, pero eso no le impidió terminar su carrera y convertirse en una figura muy popular dentro de la red. También es comediante y hace charlas motivacionales en diferentes auditorios. Tiene una fortaleza que aterra y una honestidad que conmueve. Esta es su historia.

Una historia de obstáculos y esperanza

Mauricio Riffo era un niño inquieto y creativo que adoraba pararse frente a una cámara para hacer morisquetas. Vivía feliz y ajeno a las dificultades de la vida. Cuando tenía 11 años sufrió un golpe que marcó su destino: su padre, aún muy joven, murió súbitamente; la tristeza lo invadió y se sumió en una depresión que le costó mucho trabajo superar.

La familia entró también en una crisis económica y por eso tuvieron que ir a vivir en la casa de los abuelos. Poco a poco las cosas volvieron a la normalidad y Mauricio entró a la universidad a estudiar publicidad. Todo parecía haber tomado su curso hasta que comenzó a mostrar los primeros síntomas de la enfermedad que cambió por completo su vida. Cuando le dieron el diagnóstico definitivo pasó por una oleada de desesperanza, que superó relativamente pronto. La pérdida de su padre lo había preparado para ser fuerte ante las adversidades.

Al principio pudo seguir caminando con ayuda de bastones y muletas, pero la enfermedad avanzó y sus piernas perdieron fuerza rápidamente. Debía andar de ahora en adelante en una silla de ruedas. Siempre había sido “el chistoso” dentro de su grupo de amigos y se aferró al humor como arma para desviar la atención de la tragedia.

Terminó su carrera con gran esfuerzo, pero luego no logró conseguir un trabajo. A pesar de que era magnífico como publicista, las agencias no tenían adaptadas sus instalaciones para personas en condición de discapacidad. Por eso le cerraron las puertas. Como Mauricio no está hecho para victimarse, tomó el toro por los cuernos. Comenzó a hacer stand up comedy y luego llevó sus monólogos a un canal de YouTube. Allí se ríe de sí mismo y de la discapacidad, pero también le enseña al mundo a entender la realidad de quienes tienen capacidades especiales.

Mauricio y el Teniente Dan

Cuando Mauricio perdió la movilidad de sus piernas, nació el Teniente Dan. El personaje lo extrajo de la película Forrest Gump. Para quienes no la vieron, vale decir que este era un militar que sufrió una mutilación durante un combate en Vietnam. Tenía un humor ácido y demasiado carácter como para renunciar a la vida. “El Teniente Dan es un personaje icono de las sillas de ruedas. Está en el inconsciente colectivo. Me pareció una marca entretenida y me apropié del nombre”, dice Mauricio.

La verdad es que Mauricio y el Teniente Dan muestran las dos caras de la vida: una trágica y otra cómica. El chico de carne y hueso, Mauricio, es un joven como cualquier otro. Nació en una familia amorosa y modesta en la que siempre ha encontrado la fortaleza para seguir adelante. El Teniente Dan, en cambio, es un discreto héroe que se forjó en la tempestad. Nació para responder al dolor de la manera más constructiva: con humor.

Los videos de Mauricio son divertidísimos. Sin embargo, todavía no se ha hecho realidad su gran sueño: presentarse en la Teleton. De hecho, comenzó el canal para mostrarle a los organizadores que una puesta en escena de humor tenía cabida en ese evento. Aunque aún no lo ha logrado, tiene suficiente convicción para seguirlo intentando hasta que lo consiga. Así es Mauricio Riffo, obstinado y maravilloso: uno de esos seres humanos que con su existencia hace mejor el mundo para todos.

¡Te invitamos a seguir a Mauricio en Twitter: MauricioRiffo o encontrarlo en Youtube: tenientedan y seguir al tanto de sus historias!

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Theramart’s story.