Que salga Chong porque YOLO (dijeron los estudiantes)

De la marcha de estudiantes del IPN del 30 de Septiembre de 2014

¡Wow! Es la expresión que primero salió de mí, de manera espontánea, después de atestiguar (en vivo y a través de diversos medios) los acontecimientos suscitados el día de ayer 30 de Septiembre de 2014, cuando la comunidad estudiantil del Instituto Politécnico Nacional tomó algunas avenidas principales de la Ciudad de México exigiendo que se atendieran sus demandas.


Caminaba sobre Reforma, a la altura de la glorieta de la Diana cazadora, cuando la vanguardia del contingente comenzó a asomarse por la avenida Río Misisipi. Las consignas se oían a coro, a todo volumen, y algunas mantas sobresalían encima de las cabezas de los estudiantes que marchaban en fila. La organización era impecable. Me sorprendió ver que los estudiantes que transitaban a las orillas de la concentración sostenían un lazo que no permitía que la masa de personas desbordara fuera de aquel límite, de tal manera que todos se mantenían caminando en una sola línea y nadie más podía entrar y/o salir de la aglomeración sin que ninguno de esos jóvenes del margen se diera cuenta. Después me enteré en los medios de comunicación que los estudiantes caminaron con sus credenciales escolares en la mano, para poder identificarse como alumnos con intereses legítimos.

Los estudiantes marcharon con sus credenciales en la mano. (Fuente de la imagen: http://bit.ly/1wYrPIk)

Organización es la palabra. Organización que además se dio sólo en cuestión de horas y que el alumnado del “Politécnico” demostró desde un principio, desde que comenzaron a hacer sus protestas frente a los recintos escolares. Pocas veces se ve una organización tan bien planeada y con tan buena respuesta en cualquier movimiento social. Estos jóvenes dejaron muy en alto el nombre de su escuela, escuela que (deliberada o indeliberadamente) busca perjudicarlos a través del nuevo reglamento que desea implementar.

Mucha gente transitando, o apostada en las banquetas que bordean el paseo de la Reforma, se atrevía a criticar a los estudiantes a discreción, como siempre sucede, sin poseer ninguna información de por medio y por consiguiente sin el más mínimo conocimiento de causa. Un padre que llevaba de la mano a sus dos pequeños hijos que portaban el uniforme de una escuela privada les decía: — Eso sólo sucede en las escuelas públicas, en las escuelas privadas no -; una rubia mujer, engalanada con enormes lentes oscuros, platicaba con otra de las mismas características: — nada más estorban, deberían ponerse a estudiar — y así diversos personajes emitían sus opiniones con un convencimiento tal que pareciera que sólo ellos poseen la única e inapelable razón en cuanto a todo. En fin, yo por mi parte me sentí emocionado, admirado, ante la organización y pasión desplegada por estos jóvenes en la defensa de sus intereses y (como representantes del futuro profesional académico y laboral del país) de los intereses de todos los mexicanos. Me impresionaron al punto de erizarme la piel.

Los estudiantes del IPN rechazan el nuevo plan de estudios que se pretende implementar (Fuente de la imagen: http://bit.ly/1wYswBn)

De regreso a la oficina me di cuenta que no había sido el único que atestiguó sorprendido aquel suceso. Un compañero llegó repitiendo lo “increíble” que era el contingente, a lo que otros respondieron saliendo inmediatamente de la oficina para verlo por sí mismos. Más tarde otro compañero de la oficina, de los más grandes en edad, me dijo: — Me encantó lo que hicieron esos estudiantes. En este país se sufre mucha injusticia y nadie dice nada, en cambio ellos tomaron la iniciativa con valor. Me recordó a lo que vi en el ’68 – y acto seguido, muy contento, entonó un estribillo que utilizaron en aquél tiempo y que iba más o menos así: — Papá, papá ayer cuando marchaba le pregunté a un hombre que miraba: ¿quién es usted? y me dijo: un granadero. Papá ¿qué cosa es un granadero? –

Es la primera vez que un Secretario de Gobernación se encuentra ante una aglomeración de estudiantes (Fuente de la imágen: http://bit.ly/1wYrPIk)

Pero lejos de cualquier cursilería, el efecto provocado por los estudiantes del IPN en la sociedad es de grandes alcances. El hecho de que por primera vez un servidor público de la talla del Secretario de Gobernación haya salido de sus oficinas para encontrarse de cara con los estudiantes, ya es de por sí un logro. Es cierto que la decisión de Osorio Chong es calculada, lejos de buscar atender las demandas de los estudiantes es más bien con miras a apaciguar ánimos. Pero por algo se empieza. Al menos se agendó otro encuentro alumnos-Secretario de Gobernación para el día viernes 3 de Octubre.

Yoloxóchitl Bustamante, directora del IPN (Fuente de la imagen: http://bit.ly/1oA6ZtA)

Y los alcances de la marcha de los alumnos del IPN pueden ser mayores. Ayer circulaba la versión (después desmentida) de que la directora del “Poli” ya había dimitido de su cargo. Si se ha de concretar o no la renuncia de Yoloxóchitl Bustamante, no se sabe, pero a temblar ya la pusieron. Como a Chong.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Tienda de Historias’s story.