Viernes

Hoy es viernes y el Sol deja ver su rostro sin vergüenza, nos da una enorme sonrisa de esperanza, relajación y diversión a los jóvenes, el sutil viento del día ya hace a la mayoría pensar que la semana por fin nos da ese tan esperado permitido.
El clima, en mi critica personal, perfecto, veo un parque enorme y verde con un escenario, veo a la juventud transpirando adrenalina por las bandas que se presentan, huelo el vino y escucho las risas de los grupos de chicos tocando la guitarra de manera improvisada, entonces salgo de mi escapada privada para volver la vista a mi amigo, quien explica su postura sobre el feminismo ayudándose con un vino en su mano y ante la mirada de un publico de seis personas.
Ahí nos encontramos, un grupo entre tantos esperando el inicio de la primer banda, se puede sentir la misma vibra en todos lados y es de las mejores, para ese entonces yo volví a perderme en otro viaje, mirando unas chicas fumar unos cigarros baratos me pregunto si esta no sera una de las mejores imágenes para representar a los jóvenes, enérgicos, ansiosos, sin importarle las paredes que ofrece la simple existencia y solo preocupados porque el vino dure y la banda toque.
Comienza la primer banda a tocar y como un enorme ejercito todos se dirigen al escenario, yo vuelvo de mi viaje para seguirle los pasos a uno de mis amigos que le daba el vino a una chica, al llegar lo mas cerca que pudimos comienza un pogo y creo entonces que cuando me encontré allí saltando con mis mejores amigos abrazados, la música haciéndonos cosquillas y nuestra juventud dandonos calor y aire en los pulmones, me encontré pensando para mi y en un rápido movimiento de neuronas, que era uno de los mejores momentos de mi corta e intensa vida.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.