Reparar

Me gusta hacerte perder el equilibrio, gritas por miedo a caer mientras yo me río.

No me gusta que aún pienses que es malo temer o caer, no ves lo bueno de la tormenta y que no pare de llover.

Vuelvo a reír pero esta vez buscando tu sonrisa, aún estás tambaleando pero no importa no tengo prisa.

Prefiero quedarme cuidando de que no llores por idioteces a irme corriendo y no poder reírnos de idioteces.

Hay mucho por ganar si puedo escucharte, quizás sea raro para vos pero quiero emparcharte.

Solo quiero ver fluir tu risa como la ansiedad, tu alma merece solo rozarse con amabilidad.