5 maneras de cómo USAID se está preparando para la temporada de huracanes

Al acercarse la temporada de huracanes del Atlántico, nos acordamos de que tan solo una fuerte tormenta puede causar grandes daños, matar y herir a miles de personas y ocasionar daños de billones de dólares.

Photo Credit: National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA)
Por esta razón USAID, a través de la Oficina de Estados Unidos de Asistencia para Desastres en el Extranjero, trabaja con los países de América Latina y el Caribe durante todo el año, para apoyar los esfuerzos de preparación de planes de emergencia y evacuación y asegurar que las comunidades más propensas a huracanes estén preparadas para la temporada.
Estas son las cinco maneras de cómo USAID le está ayudando a nuestros vecinos a prepararse para la temporada de huracanes:

1.) El Muro de Viento: ¿Sabía usted que hay un lugar en Miami, Florida, en donde pueden sentirse los vientos fuertes y mortales de un huracán sin la amenaza de destrucción? Se llama El Muro de Viento, un laboratorio de vanguardia de la Universidad Internacional de la Florida que simula las condiciones de un huracán de categoría cinco, usando 12 ventiladores gigantes que generan vientos de velocidades superiores a 150 millas por hora. Así es como la Oficina de los Estados Unidos de Asistencia para Desastres en el Extranjero, de USAID pone a prueba la resistencia y ​​el diseño de los albergues de transición que usamos para proveer un lugar seguro para vivir a aquellas personas fuertemente afectadas por un desastre. El laboratorio nos permite probar la resistencia de todo el albergue, hasta las tuercas y tornillos y comprobar cuáles materiales funcionan mejor para proteger a las familias de posibles peligros. Los huracanes pueden ser catastróficos, arrasando costas y matando a miles de personas. Los escombros que salen volando, comúnmente de pedazos de tejados y viviendas, son uno de los efectos más mortales y destructivos de estas tormentas. Por esta razón es crucial que los albergues de transición sean lo suficientemente fuertes como para resistir lo peor de la naturaleza.


2.) Sistemas de alerta avanzados: Las inundaciones repentinas son la principal causa de muertes por eventos meteorológicos y la consecuencia más atroz de los huracanes. Cuando ocurren, el exceso de agua de las fuertes lluvias no puede ser absorbido rápidamente por la tierra. Estas aguas de movimiento rápido pueden ser extremadamente potentes, alcanzando alturas de más de 30 pies. Una inundación repentina de solo seis pulgadas de altura puede tirar al piso a una persona y una de 18 pulgadas de altura puede causar que los autos floten. Aunque el comienzo de las inundaciones repentinas es inmediato, es posible tener una ventana de seis horas de tiempo para avisar anticipadamente a las poblaciones, lo cual es suficiente para salvar vidas. En los países más propensos a huracanes USAID trabaja en estrecha colaboración con los expertos meteorológicos, capacitándolos en el uso del Sistema de Detección de Inundaciones Repentinas, un método científico que mide la acumulación de lluvia y analiza la velocidad a la que el suelo la absorbe. Este sistema ayuda a salvar vidas, ya que le da a los países más propensos a desastres una ventana de tiempo antes de una inundación repentina, la cual es crucial para implementar los planes de emergencia y mover a todas las personas posibles fuera del peligro.

Flash floods are the number one weather-related killer and the most fatal aspect of hurricanes / Olga Palmer, US Embassy

3.) Reservas de provisiones de emergencia y expertos en desastres: USAID tiene bodegas estratégicamente ubicadas en Miami, Dubái, Emiratos Árabes y Pisa, Italia, las cuales están abastecidas con provisiones de emergencia esenciales, tales como materiales para albergues de emergencia, cobijas, sistemas de tratamiento de agua y kits de higiene personal. Tenemos la capacidad de transportar estos artículos vitales rápidamente por vía aérea a aquellas áreas en América Latina y el Caribe que sean golpeadas por huracanes. Por ejemplo, el año pasado tras el paso del huracán Mathew, USAID transportó por vía aérea a Haití 752 toneladas métricas de suministros de emergencia, lo suficiente para llenar siete aviones de cargo.

A cargo plane carrying USAID emergency supplies arrives in Haiti after Hurricane Matthew. Photo credit: Frederic Fath, UN/MINUSTAH

Indiscutiblemente, el recurso más importante de USAID es su gente. La Oficina de los Estados Unidos de Asistencia para Desastres en El Extranjero, de USAID, tiene una oficina regional en San José, Costa Rica y una oficina en Haití, en donde los expertos en desastres se mantienen listos para ser desplegados a las zonas afectadas por un desastre, cuando sea necesario. Además mantenemos una red de 29 especialistas en gestión del riesgo de desastres localizados a través de toda la región, los cuales están listos para entrar en acción cuando un huracán toque tierra. Cuando sabemos que una tormenta se aproxima, podemos posicionar previamente a un equipo para que esté preparado en el campo para evaluar las necesidades más urgentes. Adicionalmente, tenemos una lista de más de 400 consultores, los cuales están disponibles para ser activados para responder a un desastre, según se requiera. Estos consultores viven en la región, por lo que están familiarizados con la cultura local y conocen a los funcionarios del país. Además pueden informar rápidamente sobre las condiciones en el terreno y ayudar a USAID a priorizar las necesidades humanitarias.

USAID/OFDA disaster consultants meet with families displaced by Hurricane Matthew. / Photo by Irene Gago, USAID

4.) Promoviendo donaciones inteligentes: Es importante preparar a su familia y a su casa ante huracanes, pero ¿qué hay de prepararse para ayudar a otros? Trabajamos de cerca con el Centro para la Información de Desastres Internacionales de USAID para educar al público sobre las mejores y más efectivas formas de ayudar a otros durante un huracán. Cuando ocurre un desastre en el extranjero, muchas personas empiezan a recolectar ropa, comida enlatada y agua embotellada para los sobrevivientes. Aunque bien intencionados, muchos de estos artículos realmente permanecen en Estados Unidos debido a las altas tarifas y costos para transportar los bienes donados a un país extranjero. Otros artículos son rechazados en su destino porque no están vinculados a una organización de respuesta que pueda hacerse responsable de manejarlos y entregarlos o porque se consideran inapropiados de acuerdo a las leyes y costumbres de la región. Sin lugar a dudas, la mejor forma de ayudar a los demás es a través de donaciones monetarias a las organizaciones que están establecidas y operan en los países afectados. Estas donaciones les permiten a los trabajadores humanitarios responder de una mejor manera a las necesidades cambiantes de las personas afectadas por los huracanes, desde asistencia para salvar sus vidas hasta ayuda reconstruir sus comunidades. ¿Aún no está convencido de que donar dinero durante un desastre es la mejor manera de ayudar?

5.) Empoderando a la nueva generación de primeros respondedores locales: USAID trabaja en algunos de los barrios más marginales del Caribe, canalizando la energía y creatividad de jóvenes en riesgo para transformarlos en líderes de preparación ante desastres. El programa de Comités Juveniles de Acciones ante Emergencia liderado por nuestro socio, Servicios Católicos de Asistencia Humanitaria, le enseña a las personas jóvenes a planear y responder ante huracanes, a administrar primeros auxilios, a trazar rutas de evacuación y a establecer refugios de emergencia. A través de su liderazgo y capacidad de respuesta ante emergencias e incluso de sus habilidades musicales, estos adolescentes le están enseñando a sus comunidades a prepararse y a ser más resistentes ante los desastres. El programa, que comenzó en algunos de los barrios más propensos al riesgo y marginales del centro de la ciudad de Kingston, Jamaica, ha tenido tanto éxito que se ha expandido a República Dominicana, Santa Lucía y Granada.


Sobre el Autor:

Tim Callaghan es el coordinador regional para América Latina y el Caribe de la Oficina de los Estados Unidos de Asistencia para Desastres en el Extranjero, de USAID. Siga a @theOFDA en Twitter.

Read in English: 5 Ways USAID is Preparing for Hurricane Season