Criminalización del disenso en Venezuela

Declaración de la portavoz Heather Nauert, 30 de agosto de 2017

Estados Unidos condena la convocatoria de juicios de la oposición política por parte de la ilegítima Asamblea Constituyente de Venezuela, incluidos los miembros de la legislatura democráticamente elegida, por cargos de traición y supuesta participación en la crisis económica de Venezuela. La situación económica de Venezuela es el resultado de las políticas equivocadas y la corrupción del régimen de Maduro, que tiene responsabilidad directa por el sufrimiento del pueblo venezolano.

Esta injusticia es solo la más reciente de un esfuerzo sostenido del régimen de Maduro para debilitar la democracia, reprimir la disidencia política y sembrar el temor entre sus críticos. Representa otra ruptura en el orden constitucional de Venezuela y desafía el hecho de que en las democracias, las ideas y las opiniones no son delitos.

Instamos al gobierno venezolano que lleve a cabo elecciones libres, justas y supervisadas por observadores internacionales; que disuelva la ilegítima Asamblea Constituyente; que respete la constitución y las autoridades de la Asamblea Nacional; que disponga la liberación inmediata e incondicional de todos los presos políticos; y que atienda las necesidades humanitarias del pueblo venezolano.