Declaración de la Asesora de Seguridad Nacional, Susan E. Rice, sobre los ataques contra hospitales y equipos de respuesta rápida en Siria

LA CASA BLANCA

Oficina del Secretario de Prensa

PARA DIFUSIÓN INMEDIATA

19 de noviembre de 2016

Declaración de la Asesora de Seguridad Nacional, Susan E. Rice, sobre los ataques contra hospitales y equipos de respuesta rápida en Siria

Tenemos conocimiento de los informes de organizaciones internacionales que todos los hospitales que quedan en el este de Alepo, así como las instalaciones donde se ubican los equipos de respuesta rápida, han sido destruidos en ataques perpetrados por fuerzas leales al régimen de Asad, apoyado por su más fuerte aliado, Rusia. Estados Unidos condena en los términos más fuertes estos ataques horrorosos contra la infraestructura médica y los trabajadores de ayuda humanitaria. No hay excusas para actos tan atroces.

Los “Cascos Blancos” de la Defensa Civil siria y los profesionales médicos arriesgan sus vidas con el fin de salvar las vidas de civiles inocentes heridos durante los ataques. Por años, Estados Unidos ha trabajado con sus socios internacionales para apoyar esos esfuerzos de socorro y proporcionar ayuda humanitaria al pueblo sirio que sufre como resultado directo de la guerra de Asad contra su propio pueblo, guerra que Moscú ha ayudado e instigado. El régimen de Siria y sus aliados, Rusia en particular, son responsables de las consecuencias inmediatas y de largo plazo que estas acciones han causado en Siria y el exterior.

Después de la reunión del Presidente con sus aliados en Europa, Estados Unidos nuevamente se une a sus socios, muchos de ellos participantes de la reunión en Perú este fin de semana, para demandar el cese inmediato de los bombardeos y hacer en llamado a Rusia para que reduzca la intensidad de la violencia y facilite la ayuda humanitaria y el acceso a la misma por parte del pueblo sirio.