Discurso del presidente Trump ante la 72ª Sesión de la Asamblea General de la ONU

19 de septiembre de 2017

Organización de las Naciones Unidas
Nueva York, Nueva York

Sr. Secretario General, Sr. Presidente, líderes del mundo y distinguidos delegados: Bienvenidos a Nueva York. Es un gran honor estar aquí en mi ciudad natal como representante del pueblo estadounidense para dirigirme a los pueblos del mundo.

A medida que millones de nuestros ciudadanos continúan sufriendo los efectos de los devastadores huracanes que han azotado nuestro país, quiero comenzar expresando mi agradecimiento a todos los líderes de esta sala que han ofrecido asistencia y ayuda. El pueblo estadounidense es fuerte y resistente, y saldrá de estas dificultades más decidido que nunca.

Afortunadamente, a Estados Unidos le ha ido muy bien desde el día de las elecciones el 8 de noviembre pasado. El mercado de valores está al máximo de lo que nunca ha estado, un récord. El desempleo está en su nivel más bajo en 16 años, y debido a nuestras reformas regulatorias y otras, hay más gente trabajando en Estados Unidos hoy que nunca. Las empresas están mudándose aquí de nuevo, creando un crecimiento del empleo que nuestro país no ha visto en mucho tiempo. Y acaba de anunciarse que estaremos gastando casi 700.000 millones de dólares en nuestros militares y en defensa.

Nuestro ejército pronto será el más fuerte que haya sido nunca. Durante más de 70 años, en tiempos de guerra y paz, los líderes de naciones, movimientos y religiones se han presentado ante esta asamblea. Al igual que ellos, tengo la intención de abordar algunas de las amenazas muy graves que tenemos ante nosotros hoy en día, pero también hablaré sobre el enorme potencial que espera ser desencadenado.

Vivimos en un tiempo de extraordinarias oportunidades. Los avances en la ciencia, la tecnología y la medicina están curando enfermedades y resolviendo problemas que las generaciones anteriores creían imposibles de resolver.

Pero cada día también trae noticias de peligros crecientes que amenazan todo lo que valoramos y apreciamos. Terroristas y extremistas han reunido fuerzas y se han extendido a todas las regiones del planeta. Los regímenes renegados representados en este organismo no sólo apoyan a los terroristas, sino que amenazan a otras naciones y a sus propios pueblos con las armas más destructivas conocidas por la humanidad.

La autoridad y los poderes autoritarios buscan colapsar los valores, los sistemas y las alianzas que han impedido conflictos e inclinado el mundo hacia la libertad desde la Segunda Guerra Mundial.

Las redes criminales internacionales trafican con drogas, armas, personas; obligan a desplazamientos y migraciones masivas; amenazan nuestras fronteras; y nuevas formas de agresión explotan la tecnología para amenazar a nuestros ciudadanos.

Dicho sencillamente, nos encontramos en un momento de inmensa promesa y gran peligro. Depende enteramente de nosotros si levantamos el mundo hacia nuevas alturas, o lo dejamos caer en un valle del mal estado.

Está en nuestra mano, si así lo deseamos, sacar a millones de la pobreza, ayudar a nuestros ciudadanos a realizar sus sueños y asegurar que las nuevas generaciones de niños sean libres de la violencia, el odio y el miedo.

Esta institución fue fundada tras dos guerras mundiales para ayudar a dar forma a este mejor futuro. Estaba fundamentada en la visión de que diversas naciones podrían cooperar para proteger su soberanía, preservar su seguridad y promover su prosperidad.

Fue en el mismo período, hace exactamente 70 años, que Estados Unidos desarrolló el Plan Marshall para ayudar a Europa a recuperarse. Esas tres hermosas columnas son pilares de paz, soberanía, seguridad y prosperidad.

El Plan Marshall fue construido sobre la noble idea de que el mundo entero es más seguro cuando las naciones son fuertes, independientes y libres. Como dijo el presidente Truman en su mensaje al Congreso en aquél momento: “Nuestro apoyo a la recuperación europea está en pleno acuerdo con nuestro apoyo a las Naciones Unidas. El éxito de las Naciones Unidas depende de la fuerza independiente de sus miembros”.

Para superar los peligros del presente y para alcanzar la promesa del futuro, debemos comenzar con la sabiduría del pasado. Nuestro éxito depende de una coalición de países fuertes e independientes que abracen su soberanía para promover la seguridad, la prosperidad y la paz para sí mismos y para el mundo.

No esperamos que los diversos países compartan las mismas culturas, tradiciones o incluso sistemas de gobierno, pero esperamos que todas las naciones mantengan estos dos deberes fundamentales de la soberanía: respetar los intereses de su propio pueblo y los derechos de cualquier otro país soberano. Esta es la hermosa visión de esta institución, y esta es la base para la cooperación y el éxito.

Las naciones fuertes y soberanas permiten que diversos países con diferentes valores, culturas y sueños distintos no sólo coexistan, sino que trabajen uno junto al otro sobre la base del respeto mutuo.

Las naciones fuertes y soberanas permiten que sus pueblos tomen posesión del futuro y controlen su propio destino. Y las naciones fuertes y soberanas permiten que los individuos florezcan en la plenitud de la vida deseada por Dios.

En Estados Unidos, no buscamos imponer nuestro estilo de vida a nadie, sino dejarlo brillar como un ejemplo para que todos lo vean. Esta semana da a nuestro país una razón especial para estar orgullosos de ese ejemplo. Estamos celebrando el 230 aniversario de nuestra amada Constitución, la constitución más antigua aún en uso en el mundo actual.

Este documento atemporal ha sido el fundamento de la paz, la prosperidad y la libertad para los estadounidenses y para millones de personas en todo el mundo cuyos países han encontrado inspiración en su respeto a la naturaleza humana, la dignidad humana y el estado de derecho.

Lo más grande de la constitución de Estados Unidos son sus tres primeras y bellas palabras. A saber: “Nosotros el pueblo”.

Generaciones de estadounidenses se han sacrificado para mantener la promesa de esas palabras, la promesa de nuestro país, y de nuestra gran historia. En Estados Unidos, el pueblo gobierna, el pueblo hace las reglas, y el pueblo es soberano. Yo fui elegido no para tomar el poder, sino para darle poder al pueblo estadounidense, a quien pertenece.

En asuntos exteriores, estamos renovando este principio fundacional de soberanía. El primer deber de nuestro gobierno es para con su pueblo, para con nuestros ciudadanos, para servir a sus necesidades, garantizar su seguridad, preservar sus derechos y defender sus valores.

Como Presidente de Estados Unidos, siempre pondré a Estados Unidos en primer lugar, al igual que ustedes, como líderes de sus países siempre, y siempre deberían hacerlo, pondrán a sus países en primer lugar. (Aplausos.)

Todos los líderes responsables tienen la obligación de servir a sus propios ciudadanos, y el estado-nación sigue siendo el mejor vehículo para elevar la condición humana.

Pero hacer una vida mejor para nuestro pueblo también requiere que trabajemos juntos en estrecha armonía y unidad para crear un futuro más seguro y pacífico para todas las personas.

Estados Unidos será para siempre un gran amigo del mundo, y especialmente de sus aliados. Pero ya no se pueden aprovechar de él, o entrar en un acuerdo unilateral donde Estados Unidos no obtenga nada a cambio. Mientras yo esté en el cargo, defenderé los intereses de Estados Unidos por encima de todo.

Sin embargo, al cumplir nuestras obligaciones para con nuestros propios países, también nos damos cuenta de que es de interés para todos buscar un futuro donde todo país pueda ser soberano, próspero y seguro.

Estados Unidos hace más que hablar por los valores expresados ​​en la Carta de las Naciones Unidas. Nuestros ciudadanos han pagado el precio final de defender nuestra libertad y la libertad de muchas naciones representadas en esta gran sala. La devoción de Estados Unidos se mide en los campos de batalla donde nuestros hombres y mujeres jóvenes han luchado y sacrificado junto a nuestros aliados, desde las playas de Europa hasta los desiertos de Oriente Medio y las selvas de Asia.

Es un crédito eterno del carácter estadounidense que incluso después de que nosotros y nuestros aliados saliéramos victoriosos de la guerra más sangrienta de la historia, no buscamos la expansión territorial, ni intentamos oponernos e imponer nuestro modo de vida a los demás. En cambio, ayudamos a construir instituciones como ésta para defender la soberanía, la seguridad y la prosperidad para todos.

Para las diversas naciones del mundo, esta es nuestra esperanza. Queremos armonía y amistad, no conflictos y luchas. Nos guiamos por los resultados, no por la ideología. Tenemos una política de realismo de principios, arraigada en objetivos, intereses y valores compartidos.

Ese realismo nos obliga a confrontar una cuestión que enfrenta cada líder y país en esta sala. Es una cuestión que no podemos escapar o evitar. ¿Nos deslizaremos por el camino de la complacencia, adormecidos ante los retos, amenazas e incluso las guerras que enfrentamos, o tenemos suficiente fuerza y orgullo para enfrentar esos peligros hoy, para que nuestros ciudadanos puedan disfrutar de paz y prosperidad mañana?

Si deseamos levantar a nuestros ciudadanos, si aspiramos a tener la aprobación de la historia, entonces debemos cumplir nuestros deberes soberanos para con las personas que representamos fielmente. Debemos proteger nuestras naciones, sus intereses y sus futuros. Debemos rechazar las amenazas a la soberanía, desde Ucrania hasta el mar de China Meridional. Debemos respetar las leyes, respetar las fronteras y respetar la cultura, y el compromiso pacífico que estas permiten. Y así como pretendían los fundadores de este cuerpo, debemos trabajar juntos y confrontar juntos a aquellos que nos amenazan con el caos, la confusión y el terror.

El flagelo de nuestro planeta hoy es un pequeño grupo de regímenes renegados que violan todos los principios en los que se basan las Naciones Unidas. No respetan ni a sus propios ciudadanos ni los derechos soberanos de sus países.

Si los muchos justos no se enfrentan a los pocos perversos, entonces el mal triunfará. Cuando las personas decentes y las naciones se convierten en espectadores de la historia, las fuerzas de la destrucción acopian más poder y fuerza.

Nadie ha mostrado más desprecio por otros países y por el bienestar de su propio pueblo que el depravado régimen de Corea del Norte. Es responsable de las muertes por hambre de millones de norcoreanos, y por el encarcelamiento, la tortura, la matanza y la opresión de innumerables más.

Todos fuimos testigos del mortífero abuso del régimen cuando Otto Warmbier, un inocente estudiante universitario estadounidense, fue devuelto a Estados Unidos para morir unos días después. Lo vimos en el asesinato del hermano del dictador con agentes nerviosos prohibidos en un aeropuerto internacional. Sabemos que secuestró a una dulce niña japonesa de 13 años de una playa de su propio país para esclavizarla como tutora de idiomas para los espías de Corea del Norte.

Si esto no es lo suficientemente retorcido, ahora la persecución imprudente de armas nucleares y misiles balísticos por Corea del Norte amenaza al mundo entero con la pérdida impensable de la vida humana.

Es escandaloso que algunos países no sólo comercien con ese régimen, sino que armen, suministren y apoyen financieramente a un país que pone en peligro el mundo con conflictos nucleares. Ninguna nación en la tierra tiene interés en ver esta banda de criminales armarse con armas y misiles nucleares.

Estados Unidos tiene gran fuerza y ​​paciencia, pero si se ve obligado a defenderse a sí mismo o a sus aliados, no tendremos más remedio que destruir totalmente a Corea del Norte. El “Rocket Man” está en una misión suicida para sí y para su régimen. Estados Unidos está listo, dispuesto y es capaz, pero espero que esto no sea necesario. De eso se tratan las Naciones Unidas; para eso están las Naciones Unidas. Veamos cómo lo hacen.

Es hora de que Corea del Norte se dé cuenta de que la desnuclearización es su único futuro aceptable. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas celebró recientemente dos votaciones unánimes por 15 votos a cero, en las que se aprobaron resoluciones contra Corea del Norte, y quiero agradecer a China y a Rusia por unirse a la votación para imponer sanciones, junto con todos los demás miembros del Consejo de Seguridad. Gracias a todos los que participaron.

Pero debemos hacer mucho más. Es hora de que todas las naciones trabajen juntas para aislar al régimen de Kim hasta que cese su comportamiento hostil.

Nos enfrentamos a esta decisión no solo en Corea del Norte. Ya es hora de que las naciones del mundo se enfrenten a otro régimen imprudente, uno que habla abiertamente de asesinatos en masa, promete la muerte a Estados Unidos, la destrucción de Israel y la ruina de muchos líderes y naciones en esta sala.

El gobierno iraní enmascara una dictadura corrupta detrás de la falsa apariencia de una democracia. Ha convertido a un país rico, con una rica historia y cultura, en un país renegado y económicamente exhausto, cuyas principales exportaciones son la violencia, el derramamiento de sangre y el caos. La víctima de los líderes de Irán que ha sufrido durante más tiempo es de hecho su propio pueblo.

En lugar de utilizar sus recursos para mejorar las vidas de los iraníes, sus ganancias petroleras van a financiar a Hezbolá y a otros terroristas que matan a inocentes musulmanes y atacan a sus pacíficos vecinos árabes e israelíes. Esta riqueza, que pertenece justamente al pueblo iraní, también fortalece la dictadura de Bashar al-Assad, alimenta la guerra civil de Yemen y socava la paz en todo Oriente Medio.

No podemos permitir que un régimen asesino continúe con estas actividades desestabilizadoras mientras construye misiles peligrosos, y no podemos cumplir un acuerdo si este proporciona cobertura para la eventual creación de un programa nuclear. (Aplausos). El acuerdo con Irán fue una de las peores y más unilaterales transacciones que Estados Unidos haya hecho nunca. Francamente, ese trato es una vergüenza para Estados Unidos, y no creo que hayan oído lo último al respecto, créanme.

Es hora de que el mundo entero se una a nosotros en la exigencia de que el gobierno de Irán termine su búsqueda de la muerte y la destrucción. Es hora de que el régimen libere a todos los estadounidenses y ciudadanos de otras naciones que han detenido injustamente. Y sobre todo, el gobierno de Irán debe dejar de apoyar a los terroristas, comenzar a servir a su propio pueblo y respetar los derechos soberanos de sus vecinos.

El mundo entero entiende que las buenas personas de Irán quieren el cambio, y, aparte de la vasta potencia militar de Estados Unidos, lo que más temen los líderes de Irán es a su pueblo. Esto es lo que hace que el régimen restrinja el acceso a Internet, destruya las antenas parabólicas, dispare a estudiantes desarmados que protestan y aprisione a reformadores políticos.

Los regímenes opresores no pueden durar para siempre, y llegará el día en que el pueblo iraní tendrá que elegir. ¿Seguirán por el camino de la pobreza, el derramamiento de sangre y el terror? ¿O el pueblo iraní volverá a las raíces orgullosas de la nación como un centro de civilización, cultura y riqueza donde su pueblo pueda ser feliz y próspero una vez más?

El apoyo del régimen iraní al terrorismo está en marcado contraste con los recientes compromisos de muchos de sus vecinos para combatir el terrorismo y detener su financiamiento.

En Arabia Saudita tuve el gran honor a principios del pasado año de dirigirme a los líderes de más de 50 países árabes y musulmanes. Acordamos que todas las naciones responsables deben trabajar juntas para confrontar a los terroristas y al extremismo islamista que los inspira.

Detendremos el terrorismo radical islámico porque no podemos permitir que destruya nuestra nación y, por supuesto, que destruya el mundo entero.

Debemos negar a los terroristas refugio seguro, tránsito, financiamiento y cualquier forma de apoyo a su vil y siniestra ideología. Debemos expulsarlos de nuestras naciones. Es hora de exponer y responsabilizar a los países que apoyan y financian a grupos terroristas como al Qaeda, Hezbolá, los talibanes y otros que matan a personas inocentes.

Estados Unidos y nuestros aliados trabajan juntos en todo Oriente Medio para aplastar a los terroristas perdedores y detener el resurgimiento de los refugios seguros que usan para lanzar ataques contra todos nuestros pueblos.

El mes pasado, anuncié una nueva estrategia para la victoria en la lucha contra este mal en Afganistán. A partir de ahora, nuestros intereses de seguridad dictarán la duración y el alcance de las operaciones militares, no puntos de referencia arbitrarios y calendarios establecidos por los políticos.

También he cambiado totalmente las reglas de combate en nuestra lucha contra los talibanes y otros grupos terroristas. En Siria e Iraq hemos hecho grandes progresos hacia una derrota duradera de ISIS. De hecho, nuestro país ha logrado más contra ISIS en los últimos ocho meses que en muchos, muchos años combinados.

Buscamos la desescalada del conflicto sirio y una solución política que honre la voluntad del pueblo sirio. Las acciones del régimen criminal de Bashar al-Assad, incluyendo el uso de armas químicas contra sus propios ciudadanos, incluso niños inocentes, sacuden la conciencia de toda persona decente. Ninguna sociedad puede estar a salvo si se permite que armas químicas prohibidas puedan propagarse. Es por eso que Estados Unidos llevó a cabo un ataque con misiles en la base aérea que lanzó el ataque.

Valoramos los esfuerzos de los organismos de las Naciones Unidas que prestan asistencia humanitaria vital en las zonas liberadas de ISIS y agradecemos en particular a Jordania, Turquía y el Líbano por su papel en la acogida de los refugiados del conflicto sirio.

Estados Unidos es un país compasivo y ha gastado miles de miles de millones de dólares en ayudar a apoyar este esfuerzo. Buscamos un enfoque para el reasentamiento de refugiados que está diseñado para ayudar a estas personas horriblemente tratadas, y que permita su eventual retorno a sus países de origen, para ser parte del proceso de reconstrucción.

Por el costo de reasentar a un refugiado en los Estados Unidos, podemos ayudar a más de 10 en su región de origen. Por la bondad de nuestros corazones, ofrecemos asistencia financiera a los países anfitriones de la región y apoyamos los acuerdos recientes de los países del G20 que tratarán de acoger a refugiados lo más cerca posible de sus países de origen. Este es el enfoque seguro, responsable y humanitario.

Durante décadas, Estados Unidos ha abordado los desafíos migratorios aquí en el Hemisferio Occidental. Hemos aprendido que, a largo plazo, la migración incontrolada es profundamente injusta tanto para los países emisores como para los receptores.

Para los países emisores, reduce la presión doméstica para llevar a cabo las necesarias reformas políticas y económicas y los drena del capital humano necesario para motivar e implementar esas reformas.

Para los países receptores, los costos sustanciales de la migración no controlada son soportados abrumadoramente por los ciudadanos de bajos ingresos cuyas preocupaciones son a menudo ignoradas por los medios de comunicación y el gobierno.

Quiero destacar la labor de las Naciones Unidas en el intento de abordar los problemas que hacen que la gente huya de sus hogares. Las Naciones Unidas y la Unión Africana lideraron misiones de mantenimiento de paz que han sido contribuciones invalorables a la estabilización de conflictos en África. Estados Unidos continúa liderando el mundo en asistencia humanitaria, incluida la prevención y el alivio del hambre en Sudán del Sur, Somalia, el norte de Nigeria y Yemen.

Hemos invertido en mejores condiciones de salud y oportunidades en todo el mundo a través de programas como PEPFAR, que financia el alivio del SIDA; la Iniciativa del Presidente contra la Malaria; la Agenda de Seguridad Sanitaria Mundial; el Fondo mundial para poner fin a la esclavitud moderna; y la Iniciativa de Financiamiento para Mujeres Emprendedoras, parte de nuestro compromiso de empoderar a las mujeres en todo el mundo.

Agradecemos también — (aplausos) — agradecemos también al Secretario General el reconocimiento de que las Naciones Unidas deben reformarse si quieren ser un socio eficaz para hacer frente a las amenazas a la soberanía, la seguridad y la prosperidad. Con demasiada frecuencia el enfoque de esta organización no ha estado en los resultados, sino en la burocracia y el proceso.

En algunos casos, los estados que buscan subvertir los nobles objetivos de esta institución han secuestrado los propios sistemas que se supone que promuevan. Por ejemplo, es una fuente masiva de vergüenza para las Naciones Unidas que algunos gobiernos con historiales atroces en materia de derechos humanos sean parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Estados Unidos es uno de los 193 países de las Naciones Unidas, y sin embargo, pagamos el 22 por ciento de todo el presupuesto y más. De hecho, pagamos mucho más de lo que cualquiera se da cuenta. Estados Unidos tiene una carga de costos injusta, pero, para ser justos, si realmente pudieran lograr todos sus objetivos declarados, especialmente el objetivo de la paz, esta inversión fácilmente valdría la pena.

Importantes partes del mundo están en conflicto y algunas, de hecho, van al infierno. Pero personas poderosas de esta sala, bajo la dirección y los auspicios de las Naciones Unidas, pueden resolver muchos de estos horribles y complejos problemas.

El pueblo estadounidense espera que un día pronto las Naciones Unidas puedan ser un defensor mucho más responsable y eficaz de la dignidad humana y la libertad en todo el mundo. Mientras tanto, creemos que ninguna nación debería tener que soportar una parte desproporcionada de la carga, ya sea militar o financiera. Las naciones del mundo deben asumir un papel mayor en la promoción de sociedades seguras y prósperas en sus propias regiones.

Es por eso que en el Hemisferio Occidental Estados Unidos se ha opuesto al régimen corrupto y desestabilizador de Cuba y haya abrazado el sueño duradero de que el pueblo cubano viva en libertad. Mi administración anunció recientemente que no levantaremos sanciones al gobierno cubano hasta que haga reformas fundamentales.

También hemos impuesto sanciones duras y calibradas al régimen socialista de Maduro en Venezuela, que ha llevado a una nación próspera al borde del colapso total.

La dictadura socialista de Nicolás Maduro ha infligido terrible dolor y sufrimiento a la buena gente de ese país. Este régimen corrupto destruyó una nación próspera al imponer una ideología fallida que ha producido pobreza y miseria en todas partes donde se ha intentado. Para empeorar las cosas, Maduro ha desafiado a su propio pueblo, robando el poder de sus representantes electos para preservar su desastroso régimen.

El pueblo venezolano está muriendo de hambre y su país está colapsando. Sus instituciones democráticas están siendo destruidas. Esta situación es completamente inaceptable y no podemos quedarnos mirando.

Como vecino y amigo responsable, nosotros y todos los demás tenemos un objetivo. Ese objetivo es ayudarles a recuperar su libertad, recuperar su país y restaurar su democracia. Quisiera agradecer a los líderes en esta sala por condenar al régimen y brindar un apoyo vital al pueblo venezolano.

Estados Unidos ha tomado medidas importantes para responsabilizar al régimen. Estamos dispuestos a tomar más medidas si el gobierno de Venezuela persiste en su camino para imponer un gobierno autoritario al pueblo venezolano.

Tenemos la suerte de tener relaciones comerciales increíblemente fuertes y saludables con muchos de los países latinoamericanos reunidos hoy aquí. Nuestro vínculo económico constituye una base crítica para el avance de la paz y la prosperidad para todos nuestros pueblos y todos nuestros vecinos.

Pido a todos los países aquí representados que estén dispuestos a hacer más para hacer frente a esta crisis tan real. Llamamos a la restauración plena de la democracia y las libertades políticas en Venezuela. (Aplausos).

El problema en Venezuela no es que el socialismo haya sido mal implementado, sino que el socialismo haya sido implementado fielmente. Desde la Unión Soviética a Cuba hasta Venezuela, dondequiera que se haya adoptado el verdadero socialismo o comunismo, ha producido angustia, devastación y fracaso. Aquellos que predican los principios de estas ideologías desacreditadas sólo contribuyen al sufrimiento continuo de las personas que viven bajo estos crueles sistemas.

Estados Unidos está junto a cada persona que vive bajo un régimen brutal. Nuestro respeto a la soberanía es también un llamado a la acción. Todos los pueblos merecen un gobierno que se preocupe por su seguridad, sus intereses y su bienestar, incluyendo su prosperidad.

En Estados Unidos buscamos lazos más fuertes de negocios y comercio con todas las naciones de buena voluntad, pero este comercio debe ser justo y debe ser recíproco.

Durante demasiado tiempo, el pueblo estadounidense fue informado de que los enormes acuerdos comerciales multinacionales, los tribunales internacionales que no rinden cuentas y las poderosas burocracias mundiales eran la mejor manera de promover su éxito; pero a medida que se actuaba respecto a esas promesas, millones de empleos desaparecieron y miles de fábricas desaparecieron. Otros aprovechaban el sistema y rompían las reglas. Y nuestra gran clase media, que una vez fue la base de la prosperidad estadounidense, fue olvidada y quedó atrás, pero ya no se les olvida y nunca más serán olvidadas.

Aunque Estados Unidos buscará la cooperación y el comercio con otros países, renovamos nuestro compromiso con el primer deber de cada gobierno: el deber con nuestros ciudadanos. Este vínculo es la fuente de la fortaleza de Estados Unidos y de cada nación responsable hoy aquí representada.

Si esta organización tiene la esperanza de enfrentar con éxito los desafíos que tenemos ante nosotros, dependerá, como dijo el presidente Truman hace unos 70 años, de la “fuerza independiente de sus miembros”. Si queremos aprovechar las oportunidades del futuro y superar juntos los peligros presentes, no puede haber sustituto para las naciones fuertes, soberanas e independientes, naciones que están arraigadas en sus historias y que han invertido en sus destinos; naciones que buscan aliados para hacer amistad, no enemigos para conquistar; y lo más importante de todo, naciones que son hogar de patriotas, de hombres y mujeres que están dispuestos a sacrificarse por sus países, sus conciudadanos, y por todo lo que es mejor en el espíritu humano.

Al recordar la gran victoria que condujo a la fundación de este organismo, nunca debemos olvidar que aquellos héroes que lucharon contra el mal también lucharon por las naciones que amaron.

El patriotismo llevó a los polacos a morir para salvar Polonia, a los franceses a luchar por una Francia libre, y a los británicos a mantenerse fuertes por Gran Bretaña.

Hoy, si no nos entregamos nosotros mismos, nuestros corazones y nuestras mentes en nuestras naciones, si no construimos familias fuertes, comunidades seguras y sociedades sanas para nosotros, nadie puede hacerlo por nosotros.

No podemos esperar que alguien más, que países lejanos o burócratas lejanos lo hagan, no podemos hacerlo. Debemos resolver nuestros problemas, construir nuestra prosperidad, asegurar nuestro futuro, o seremos vulnerables a la decadencia, la dominación y la derrota.

La verdadera pregunta para las Naciones Unidas hoy en día, para las personas de todo el mundo que esperan una vida mejor para ellos y para sus hijos, es fundamental: ¿seguimos siendo patriotas? ¿Amamos nuestros países lo suficiente como para proteger su soberanía y tomar posesión de su futuro? ¿Los reverenciamos lo suficiente como para defender sus intereses, preservar sus culturas y asegurar un mundo pacífico para sus ciudadanos?

Uno de los más grandes patriotas estadounidenses, John Adams, escribió que la revolución de Estados Unidos fue “efectuada antes de que comenzara la guerra [de la Independencia], la revolución estaba en las mentes y los corazones de la gente”.

Ese fue el momento en que Estados Unidos despertó, cuando miramos alrededor y entendimos que éramos una nación. Nos dimos cuenta de quiénes éramos, qué valorábamos y que daríamos nuestras vidas para defenderlo. Desde sus primeros momentos, la historia estadounidense es la historia de lo que es posible cuando las personas se apropian de su futuro.

Los Estados Unidos de América han sido una de las mayores fuerzas para el bien en la historia del mundo y los más grandes defensores de la soberanía, la seguridad y la prosperidad para todos.

Ahora estamos llamando a un gran despertar de las naciones, al restablecimiento de sus espíritus, su orgullo, su pueblo y su patriotismo.

La historia nos pregunta si estamos a la altura de la tarea. Nuestra respuesta será una renovación de la voluntad, un redescubrimiento de la resolución y un renacimiento de la devoción. Tenemos que derrotar a los enemigos de la humanidad y desbloquear el potencial de la vida misma.

Nuestra esperanza es una palabra y un mundo de naciones orgullosas e independientes que abrazan sus deberes, buscan la amistad, respetan a otros y hacen causa común en el mayor interés compartido de todos: un futuro de dignidad y paz para la gente de esta maravillosa Tierra.

Esta es la verdadera visión de las Naciones Unidas, el antiguo deseo de cada pueblo y el anhelo más profundo que vive dentro de cada alma sagrada.

Así que sea ésta nuestra misión, y que este sea nuestro mensaje al mundo: Lucharemos juntos, nos sacrificaremos juntos, y permaneceremos juntos por la paz, por la libertad, por la justicia, por la familia, por la humanidad y por el Dios todopoderoso que nos hizo a todos.

Gracias. Dios les bendiga. Dios bendiga a las naciones del mundo. Y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América. Muchas gracias. (Aplausos).