Renacer de las cenizas

Para llegar al hogar de la señora Ximena hay que internarse por un camino polvoriento en medio de las quebradas del Cerro Las Cañas, en la ciudad de Valparaíso, ubicada en la costa del Pacífico, a 115 kilómetros de Santiago. La casa de paredes amarillas y grises destaca de sus vecinas entre el paisaje rodeado de senderos ocultos. Llegar hasta allí no es fácil, a menos que un vecino del sector ayude al visitante con las instrucciones de rigor.

La señora Ximena, sin embargo, conoce cada centímetro de este cerro que rodea su casa. Ha recorrido cada rincón desde hace más de treinta años. Acá se enamoró, creó una familia, vio crecer a sus hijos y vivió los momentos más felices de su vida, bajo el cielo porteño de la perla del Pacífico. También, el infierno. Ese que se desató la tarde del 12 de abril del 2014.

Cerro Las Cañas, Valparaíso.

Un par de años antes, Nina Hormazábal, profesora del Departamento de Arquitectura de la USM, junto a un grupo de alumnos, trabajaban arduamente en la creación de una vivienda modular solar progresiva de emergencia de bajo costo, para presentarla en Concurso Internacional Solar Decathlon Europe 2014. Se trataba de un proyecto de innovación tecnológica cuya finalidad principal era dar una solución sustentable y rápida ante catástrofes naturales que cada tanto azotan la larga y angosta geografía de Chile.

Terremotos devastadores, tsunamis, erupciones volcánicas, deslizamientos de tierra e incendios forestales se encargan de recordarnos cada cierto tiempo la vulnerabilidad de este territorio ubicado en al sur de Latinoamérica. Varios capítulos de la historia de Chile están marcados por catástrofes que remecen la memoria de sus habitantes, con las inevitables consecuencias que trae consigo y que afectan, en su mayoría, a familias de más bajos recursos.

Bruno Sandoval, artesano captado en Pelluhue, después del terremoto y tsunami del 2010.

El proyecto Casa Fénix no pudo encontrar un mejor contexto para nacer. El primer prototipo se trataba de vivienda definitiva de 64m2 construida a partir de un módulo de emergencia de 12m2, cuya construcción se compone de cuatro etapas de desarrollo: Survival Module (SM, dormitorio), Mechanical Module (MM, Baño y cocina), Living Module (LM, Estar comedor), Sun Space (SS, Galería solar), las que apuntan a un inmueble definitivo y a largo plazo para responder a los problemas habitacionales post-emergencia. Además del diseño, se planteó la forma de distribución del módulo, como un “pack” de emergencia, para armar y desarmar, siguiendo solo las instrucciones de un manual.

“Es un desafío muy grande generar una vivienda solar apta para nuestra realidad nacional, no nos sirve una edificación tecnológica que no sea accesible para las personas que la necesiten.… Casa FENIX es una construcción que responde a la urgencia, pero mirando hacia la permanencia. Se puede armar para la emergencia y si hay necesidad de trasladarla se puede desarmar y volver a construir donde se desee”, explicaba por entonces Nina Hormazábal, directora del proyecto.

Curiosamente, durante el desarrollo, el equipo tenía en mente que el prototipo debía adaptarse a la realidad de las quebradas de los cerros de Valparaíso. Casi una premonición.

Primer prototipo de Casa Fénix

Sábado 12 de abril del 2014. Otoño en el puerto de Valparaíso. Eran las 16.40 cuando el choque de dos aves en una torre de alta tensión en el fundo El Peral, ubicado en Cerro La Pólvora, a tres kilómetros de la ciudad, sería el detonante del peor incendio urbano en la historia de Chile. Vientos de 70 km por hora hicieron que las llamas avanzaran rápidamente por los cerros Santa Elena, La Cruz, El Litre, La Virgen, El Vergel, el Ramaditas y Las Cañas. Fueron cinco días de un infierno incontrolable que arrasó con 1090 hectáreas, y dejó un saldo de dos mil, 900 viviendas destruidas y doce mil, 500 personas damnificadas, entre ellas, la señora Ximena y su familia.

Las tareas de remoción de escombros y reconstrucción se iniciaron de inmediato. Para el equipo de Casa Fénix, el sexto lugar obtenido durante su participación en el Solar Decathlon Europe 2014, pasaba a un segundo plano.

Mientras los organismos de emergencia se concentraron rápidamente en hacer un catastro de los daños y generar medidas de asistencia para las familias afectadas, el equipo de arquitectos de Casa FENIX compuesto por Sebastián Rojas, Alejandra Carrasco y Carolina Sepúlveda y los académicos Andrea Pino y Pablo Sills, organizó un Taller de Diseño Participativo, al que asistieron cuatro familias de los Cerros La Cruz y Las Cañas, entre ellas, la familia de la señora Ximena, quienes fueron finalmente seleccionados para desarrollar una nueva versión del prototipo sustentable, con financiamiento del Minvu y materiales de construcción donados empresas privadas. Para Nina Hormazábal, “la idea fue tomar una problemática social, en este caso los incendios urbanos de Valparaíso, y ver cómo podíamos responder a ésta”.

El diseño de la vivienda se adoptó a las condiciones específicas del terreno, las necesidades de la familia y las características de la ciudad: en sus 92 metros cuadrados, cuenta con tres dormitorios, una cocina, un comedor, un baño, una sala de estar, un set fotovoltaico para convertir la energía solar en eléctrica y un sistema solar para el agua caliente. De esta manera, se generó un modelo de colaboración, que reunía a cuatros actores fundamentales: las víctimas de una catástrofe, el Gobierno, la Empresa Privada y la USM.

Casa Fénix Huerta Carvajal en etapa de construcción.

El 20 de agosto del 2015, la señora Ximena no solo recibía las llaves de su nueva casa. También abría la puerta a una nueva oportunidad de dejar atrás lo vivido. “Si no hubiese sido por la ayuda que recibimos, aún estaríamos de allegados en otro lugar. Lo perdimos todo, casa, muebles y todos nuestros recuerdos. Pero nos hemos ido recuperando de a poco. Nunca imaginamos tener una casa así”, afirma. “Además, nos hicimos famosos, ya que han venido de muchos lugares a fotografiar la casa y hacernos entrevistas”.

Sala de estar

El equipo de Casa Fénix ha continuado el desarrollo e implementación de nuevos prototipos, generando soluciones concretas para la vivienda social, enfocándose especialmente, en los sectores más vulnerables del país.

Conoce el proyecto completo en http://casafenix.cl/casa-fenix-huerta-carvajal/