Cantando la cancioncita de “En los libros hallarás el tesoro del saber”

El año era… puta, ¿qué año sería? Yo creo 2002 o 2001. Iba en la secundaria, en una escuela que si bien no era 100% religiosa, había una clase en que debíamos llevar una biblia…

Terminando esa clase, la siguiente sería “expresión y apreciación artística” música, pues. Al vernos francamente distraidos y de hecho desinteresados en las partituras: el profesor, o profesora, realmente eso no es importante; nos preguntó: “¿Saben leer la biblia?”… “Pues sí. Acabamos de tener, como cada semana, una clase únicamente de eso.” era lo que me imagino que todos pensamos…

“Me refiero a realmente saber leerala, a saber usarla. ¿Sabían que le pueden preguntar cosas?”

A todos nos llamó la atención. No hablaría en nombre de los demás, pero a esa edad, 12 o 13 años, no teníamos una idea propia de lo que es la religión. “Tal vez sirve aunque sea para eso”, pensé, y me dispuse a prestar atención.

-Es un libro que es mejor interpretarlo que leerlo. Y es muy sencillo, solo tienen que consentrarse muy bien en lo que quieren saber, ponen la mano sobre él y le hacen la pregunta. Después lo abren en la hoja que quieran y señalan con su dedo en alguna parte sin ver y leen el versículo que señalaron. Ahí encontrarán su respuesta.-

¿Así de fácil? Al parecer sí. Entonces con esa madurez que teníamos, nos dedicamos el resto de la clase a preguntarle tonterías a la biblia.

No se me hubiera quedado tan grabada esa clase de no haber sido por el súper berrinche que hizo la instructora de nuestra clase de “Formación humana” (o sea, la que nos pedía la biblia) escandalizada porque alguien nos había puesto a usar la biblia como vil bola de adivinación.

¡Qué escándalo! Claro que la historia sería mejor si en consecuencia hubieran corrido al profesor (o profesora) por corromper nuestras impresionables mentes, ocasionando que al irse nos paráramos en nuestro pupitre al grito de “Oh capitán, mi capitán”, pero no, ni siquiera recuerdo que se volviera a tocar el tema. Pero la lección se quedó en mí.

Eeeeeen fin… la cosa es que actualmente, y aunque seguro debe haber una biblia en mi casa, no es como que la tenga siempre a la mano; pero si por alguna razón me encuentro con una en mis manos, no dejo pasar la oportunidad de preguntarle cualquier cosa. Y creo que siempre me ha funcionado.

Y eso, combinado con ésos memes de “abre el libro que tengas más cerca en cualquier página y, lo que diga, te dirá cómo será tu vida sexual este año” o alguna tontería así, me llevó a esa práctica de #PréguntaleAUnLibro: exactamente con la misma dinámica, pero con algunas variantes…

Procurar que el tema del libro vaya en el mismo sentido de la pregunta que se hace.

O sea, no le vayan a preguntar planificación familiar a su libro de Crepúsculo. Pero tampoco se trata de preguntar “¿Voy a ser mago?” y abran su Harry Potter.

Si quieren preguntar sobre el futuro, busquen en un libro que aún no hayan leído.

Espero no ser el único loco que tiene un montón de libros que todavía no empieza a leer, ni mucho menos el único enfermo que lee varios libros al mismo tiempo.

Para entender algo de lo que ya saben la respuesta, busquen en un libro que ya hayan leído.

Obviamente…

Pueden volver a preguntar si así lo necesitan.

O sea, tampoco es la ley de Herodes, si lo que leyeron no creen que tenga relación o sentido, vulvan a intentarlo. O para hacerlo interesante, pídanle que sea más específico.

Recuerden que es completamente interpretativo.

Ayúdense un poco tambien, ni que fuera la televisión de Garfield para que les dé lo que necesitan en el momento en que lo necesitan… o tal vez sí.

Y pues recuerden que no hay que tomarse nada demasiado en serio. Como dirían los más ‘iluminados’: Todas las respuestas están en nosotros mismos.

Y aquí les dejo unas respuestas que me dieron, obvio no voy a decir qué pregunté, porque la verdad ¡Les vale madre!


"Había que conocer perfectamente la zona para conseguir desaparecer así." #PréguntaleAUnLibro.

"No son más que tipos que comprenden la fuerza del amor demasiado tarde, que ven derrumbarse toda su vida" #PréguntaleAUnLibro

"La única posibilidad de apresar la realidad y permanecer en ella es también un trabajo sobre el vacío, hasta cierto punto desesperanzado." #PréguntaleAUnLibro

“...es lo que no se piensa, es asomarse a la verdadera conciencia, cuya sangre o realidad está mas allá del recuerdo.” #PréguntaleAUnLibro

"Yo quería saber qué sintió en aquel instante de vértigo en que el pasado y el presente se confunden." #PréguntaleAUnLibro

#PréguntaleAUnLibro Me salió una hoja en blanco. Esa es la respuesta: no hay nada escrito y me toca a mí y solo a mí escribirlo.

Ya pasaron los tiempos heroicos de mi juventud en que podía declarar con todo candor y certeza la belleza de mis mujeres. #Paráfrasis #PréguntaleAUnLibro

"Lo mejor es seguir el ejemplo de Homero, que nunca llegó a describir a Helena." #PréguntaleAUnLibro


Eso es todo, seguro es más chafa de lo que parece, o solo yo de pinche loco que se pone a preguntarle cosas a sus libros… pero no creo dejar de hacerlo.

Trataré de seguir escribiendo aquí mis observaciones de la vida no importándome realmente si les parecen interesantes o no.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Chuck Merino García’s story.