Los jazmines plateados.

(Fragmento)

Autor: Chuck Merino García

Eso eran los días de Julian: terroríficas alucinaciones de múltiples momentos simultáneos. Imaginen poder ver al mismo tiempo nacimiento, plenitud y ruina de todo lo que alguna vez conocieron sin poder hacer nada para remediarlo. Condenado a ver cómo todo, irremediablemente fracasa. 
Solo unos cuantos meses y ya siente que está perdiendo la razón; no imaginaría lo que llega a ser, ver cientos de años de oportunidades derrumbarse frente a tus ojos, presenciar una y otra vez cómo los hombres por su propia naturaleza, mancillan y corrompen tus esfuerzos por alcanzar finalmente esa armonía que no concebimos los que tuvimos que luchar desde que adquirimos conciencia. Él ya casi no lo resiste, está a punto de abandonar la lucha y entregarse al destino que le otorguen los dioses, solo le quedan por delante unos cuantos recuerdos más; y una revelación que no concederá claridad alguna. Después vendrá la rendición ante fuerzas que ya ni siquiera encuentran divertido el destruirlo, por una deuda que nunca estuvo consciente de estar adquiriendo. Cuánto lo siento, Julian.

Like what you read? Give Chuck Merino García a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.