Mi alma se aferra a ti, tu mano derecha me sostiene. Sal. 63:8

Durante este año está palabra fue fundamental en mi vida, entender que puedo aferrarme con todo a su persona y aún así todo depende de la fuerza de su mano que me ha sostenido.

Generalmente esforzarse y fallar causaba desilusión, frustración, culpabilidad y toda clase de sentimientos de ese tipo, sin embargo encontrarse con un Dios de gracia que te abraza y te levanta, que te permite sacudirte y seguir en la carrera *Sin palabras*... esto no se acaba, estamos en una transición de espera, él esta cerca, la mejor desicion es levantarse, su mano nos ayuda, nos sustenta, nos redirecciona y nos restaura.

Si de algo somos presos es de su amor, no tiene que culminar una etapa para percatarse​ de su fidelidad.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.