Sueños…

Anoche fue una de esas noches en las que los sueños fueron tan reales que por un momento pensé que no estaba durmiendo. Podía sentir que estaba conmigo, a mi lado, tomándome la mano y besándome el lunar que tanto le gustaba. Podía sentir que me mordía la falange gordita por la que se moría.

Podía sentir que aun no se había ido de mi vida.

Like what you read? Give Juliana C. Ibañez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.