Desconéctate para conectarte

“Disconnect to connect”

Por medio de los avances tecnológicos, durante las últimas décadas, el mundo ha evolucionado rápidamente. Con el auge del Internet, se implantaron nuevas formas de informarse, comunicarse y entretenerse. A raíz de esta evolución y por la rápida incorporación de las nuevas tecnologías en la vida cotidiana, los hábitos han cambiado y varios aspectos del ser humano han sido modificados, desde cómo se relaciona con los demás hasta como se percibe a sí mismo.

Hoy en día las TIC juegan un papel fundamental en la vida de jóvenes, adultos y la sociedad en general, por el hecho que tales herramientas han modificado la manera en que las personas interactúan entre sí. Orlando D’Adamo (2007) menciona:

Internet ha colaborado en la transformación del público desde la posición de sujeto receptor hasta la de sujeto receptor-emisor, ha despertado una nueva manera de consumir, ha facilitado la homogeneización de los hábitos de consumo, y ha transformado los modos de producir de las personas (págs. 149–150).

Cuando D’Adamo habla sobre el cambio que ha provocado el Internet en las personas frente a los MMC, se refiere a un cambio de rol, de simple receptores a receptores-emisores, de ser pasivos a ser activos. De hecho hoy se aplica el término de perceptores, ya que en la actualidad ya no solo se recibe lo que los medios transmiten, sino que se es capaz de elegir y discriminar la información, aparte de poder emitir nueva. Es por ello que se puede decir que hubo un giro en el modo en que se forma la opinión pública como en el contenido de ésta.

La red de redes no solo transformó al receptor, sino también a los medios tradicionales. Antes la Prensa se encargaba del texto, la Televisión del video y la Radio del sonido, ahora el Internet incluye en sí mismo todas esas formas de comunicar y muchas más. Es por ello que este nuevo medio se convirtió en un escenario en el cual los viejos medios requieren participar, pues se dieron cuenta que para satisfacer el consumo de un perceptor deben evolucionar con la red. Probablemente en un futuro no tan lejano, desaparecerán por completo los aparatos físicos periodísticos, televisivos y radiofónicos, pero seguirán generando contenido audiovisual al cual se acudirá en línea. En otras palabras, el mundo de los medios de comunicación será el mundo virtual.

Siguiendo la misma línea, quisiera resaltar una pregunta: ¿Se ha llegado a un punto en que la comunicación virtual ha reemplazado a la comunicación interpersonal?

Mi primer contacto con las redes sociales fue aproximadamente en el 2006, empezando la secundaria y con 12 años de edad. Me acuerdo del boom que tuvo en esos tiempos, todos queríamos ser parte de esa grandiosa innovación. Sin embargo, para mí no fue muy fácil acceder a ese nuevo mundo, ya que al principio mis padres no querían darme permiso ante algo que ni ellos comprendían profundamente. Les tocó educarme y formarme frente a dicho fenómeno tecnológico. Se encargaron de abrirme los ojos acerca del poder del internet, y hacerme ver que al estar inmerso en ese ambiente, uno también es parte de él; he allí la importancia de estar conscientes que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Fui accediendo poco a poco a redes sociales como MSN, Hi-5 y Skype. En los primeros pasos me llevaron de la mano mi papá y mamá, pero al notar que iba aprendiendo el sentido de todo, me fueron dando cada vez más libertad hasta soltarme por completo, creyendo en mí y confiando en que iba a utilizarlas correctamente.

Es una realidad que he vivido rodeada del Internet y redes sociales desde temprana edad, pero al ir creciendo y madurando como persona, también fui creciendo y madurando en relación al uso de tales instrumentos. Acepto que he tenido altibajos en el trayecto, ya que por momentos me clavé con Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat y Youtube, pero cuando he estado a punto de llegar a la obsesión, una voz en mi interior me dice “Disconnect to connect”, y eso me recuerda que para conectarnos al mundo real, debemos desconectarnos del mundo cibernético. Ninguna comunicación virtual debería de reemplazar la comunicación más valiosa de la humanidad, la interpersonal.

No es nada fácil, porque quiérase o no, el Internet te pinta todo de color de rosa, y sin querer caemos en una especie de trampa donde se cree que hoy en día gracias a estos avances tecnológicos se está más comunicado que antes. O sea sí es verdad que las redes sociales han ayudado en varios aspectos, como al contacto instantáneo con familiares y amigos a la distancia, pero muchas veces, lastimosamente también se deja de estar comunicados con las personas que están alrededor.

Te dejo un pequeño video que me hizo reaccionar respecto a lo anteriormente dicho, y que desde entonces me sirve de inspiración y motivación en mi vida. Me ayudó a encontrar un equilibrio hacia el uso de las redes sociales, para que éstas sumen a mi humanidad, en lugar de restarla.

Las nuevas tecnologías no es que sean ni buenas ni malas, depende del uso que se les dé. Ese uso está en las manos de cada uno. Todos tienen la capacidad de decidir inteligente, libre y voluntariamente.

Tener control sobre las TIC o ser controlado por ellas… ¿Cuál es tu decisión?

Referencias

D’Adamo, O. (2007). Medios de comunicación y opinión pública.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Monica Ungo’s story.